Primer Manejo Pruebas

Toyota Supra 2021 de cuatro cilindros: Primer Manejo

Rompiendo el protocolo

Rompiendo el protocolo

Aunque la tercera generación del Toyota Supra (A70) fue la primera en incorporar un motor turbo, era conocido por el motor seis cilindros, que entregaba 230 hp y 246 libras-pie de torque—un verdadero deportivo para los años 1980. Y el Supra A80 de los 90s, con su motor seis cilindros de aspiración natural, era la leyenda de esas épocas. Para la mayoría de la gente, el Supra y el motor de seis cilindros en línea son inseparables.

Después de 21 años de no estar presente en los Estados Unidos, el Toyota Supra regresó en su quinta generación con un diseño polarizador, gran forma de conducción y un potente motor de seis cilindros en línea traído de BMW. Pero las cosas han cambiado para el año modelo 2021. Por primera vez en la historia, Toyota está rompiendo con el protocolo al ofrecer un Supra con un motor turbo de cuatro cilindros.

Romper una tradición como esta para una marca que es conocida por quedarse en su carril es bizarro. Pero Toyota vio una oportunidad. Al asociarse con BMW y dividirse los costos de desarrollar en conjunto el Supra y Z4, Toyota tuvo acceso al motor turbo 2.0 litros de BMW que ampliaría el margen de acceso a su vehículo insignia.

Toyota ya vendía este Supra de cuatro cilindros en Europa y Asia, pero esta es la primera vez que llega a suelo estadounidense, donde se ubicará entre el Toyota 86 y el Supra de seis cilindros. Actualmente, Toyota está manteniendo el precio en secreto, pero en Alemania el Z4 de cuatro cilindros es 15 por ciento más económico.

Pero hacer una versión menos potente de un auto que está orientado al rendimiento es algo riesgoso, sobretodo porque puede diluir la promesa de ese vehículo. No es muy frecuente cuando se rompen los hábitos en esta industria, así que nos preguntamos: ¿Tiene el Supra de cuatro cilindros todo para estar al nivel de sus predecesores?

¿Cómo se conduce el Supra de cuatro cilindros?

Al igual que el motor 3.0 litros de seis cilindros en línea, el motor turbo de cuatro cilindros llegó de BMW. Actualmente se comparte con el actual Serie 3 y el Z4 sDrive30i, y en el Supra produce 255 hp y 295 libras-pie de torque y está acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades que manda la potencia a las ruedas traseras. Aunque los mercados internacionales también contarán con una versión menos potente del motor cuatro cilindros, en Estados Unidos únicamente recibiremos la versión con más fuerza. Pero la mala noticia es que no habrá una transmisión manual en el futuro.

El Supra de cuatro cilindros es 200 libras más ligero que su contraparte de seis cilindros, y la mayoría de ese peso se perdió al recortar dos cilindros del motor. El Supra 2.0 también perdió peso debido a que no cuenta con una suspensión adaptiva o un diferencial, ambos llegan de serie en la variante con más caballos de fuerza. El peso ligero ayuda a que el turbo de cuatro cilindros llegue a las 60 mph en 5.0 segundos, según Toyota, lo que lo mantiene detrás del 3.0 litros por 1.1 segundos. Por ahora, tendremos que creerle a Toyota, pero próximamente nosotros estaremos probándolo a fondo.

Así que, ¿cómo se conduce el Supra de cuatro cilindros? En las carreteras sinuosas de Malibu, el vehículo se pega al piso, sintiéndose plantado incluso en la parte trasera. Toyota hizo algunos cambios al chasis en comparación con el modelo 2020, y eso se notó en las curvas. Durante nuestra competencia de Best Driver’s Car, nos quejamos mucho sobre el movimiento en la parte trasera. Toyota escuchó y lo arregló. Las imperfecciones de la carretera de Mulholland no le importaron al Supra, mostrando buen control de la carrocería durante todo el tiempo.

El buen control de la carrocería del Supra es complementado por su dirección, que se siente preciso y balanceado para un Gran Turismo. También nos habíamos quejado de la dirección del Supra en ocasiones pasadas, y por alguna razón el modelo con el motor de cuatro cilindros se siente un poco más decisivo y rápido, especialmente en las carreteras sinuosas. Le daremos el crédito a la pérdida de peso, sobretodo en el eje delantero.

Aunque el control de la carrocería y la dirección están bien ajustadas, la suspensión fue muy rígida para la conducción diaria. La mala calidad de las carreteras de Los Ángeles tienen la culpa, pero mi cuerpo se lanzó al aire en un par de ocasiones al conducir sobre la carretera 405 y durante mi manejo en Mulholland mi cabeza pegó con el techo cuando pasé sobre un vado (como no hay una suspensión adaptiva, la marcha no puede ser peor).

El potente motor de 2.0 litros y la transmisión de ocho velocidades todavía entregan un manejo deportivo. Por supuesto, la falta de potencia es notoria, pero el Supra de cuatro cilindros es divertido. Aunque la transmisión hace cambios hacia arriba de forma rápida, es un poco más lenta al hacer cambios hacia abajo. El modo Sport hace que el motor revolucione a altas revoluciones, y la transmisión detiene los cambios por más tiempo y actúa como si hiciera el rev matching cuando hace cambios hacia abajo.

Algo que extrañamos en el Supra 2.0 litros son los ruidos del escape cuando está en modo Sport; sí, son artificiales pero suenan estupendo. Toyota debería de considerar instalar más materiales de insonorización, ya que la cabina es severamente ruidosa.

Otra diferencia entre el Supra de cuatro y seis cilindros está en los frenos. Toyota equipó al Supra 2.0 litros con rotores más pequeños en el frente y utiliza calipers de un pistón en lugar de cuatro en cada rueda. A pesar de estos cambios, el frenado es bastante bueno, pero debemos de esperar a ver nuestros propios números para ver la diferencia. (El Supra Launch Edition 2020 que probamos paró de 60 a 0 mph en 99 pies).

¿Qué diferencias hay entre el Supra de cuatro y seis cilindros?

Al ser el Supra de nivel de entrada, hay algunas diferencias clave que reducen el equipamiento. En lugar de tener asientos eléctricos, los conductores deberán de ajustarlos de forma manual. El sistema de audio de serie solo cuenta con cuatro altavoces. Otras características como Apple CarPlay y control crucero inteligente, que llegan de serie en la mayoría de los Toyota, solo están disponibles con el paquete Safety and Technology. Ese paquete también agrega monitoreo de punto ciego, sensores de estacionamiento, sistema de navegación, un sistema de audio de 12 altavoces, y algo llamado Supra Connected Services, que es un servicio de conserje que también incluye muchos controles desde su teléfono inteligente.

La buena noticia es que Toyota reemplazó la pantalla de 6.5 pulgadas del modelo 2020 por una de 8.8 pulgadas, que ahora llega de serie en todos los modelos 2021. Pero además de eso, uno no verá muchas diferencias—la consola central, sistema de infotenimiento y tablero son los mismos que en el Supra 3.0 litros, lo que significa que obtiene el mismo diseño, gráficas y controles que en el BMW.

Al igual que en muchos de los autos deportivos, el interior es pequeño, pero no se siente claustrofóbico. El espacio para la cabeza es suficiente para alguien que mide 1.85 metros de alto, y el espacio para los hombros es decente. Las ventanas pequeñas reducen la visibilidad lateral, y aunque la posición es baja, la visibilidad hacia el frente es aceptable.

¿Debería de comprarme el Supra de cuatro cilindros?

La cosa más importante es que el Supra continúa llamando la atención en lugares como Malibu, donde los autos deportivos abundan por doquier. Durante mi manejo, dos personas diferentes que corrían a un lado de la carretera pararon cuando vieron el Supra, y los autos que conducían en dirección contraria prendían y apagaban sus faros y mostraban su pulgar hacia arriba. Ahora lo hace por menos dinero. ¿Cuánto? No sabemos todavía, pero sería por menos de $50,000 dólares, que es el precio inicial del Supra 3.0 2020.

Es difícil rendir tributo a tus predecesores cuando el mundo en el que vivimos es completamente diferente al de hace 20 años, pero con un motor turbo de cuatro cilindros, el Supra vive el mejor momento de su vida al entregarle emoción a quienes lo buscan.