Auto Shows Detroit

Toyota Supra 2020: Primer Vistazo

El Supra está de vuelta

El Supra está de vuelta

Muchas veces los regresos son buenos: Johnny Cash, la chaqueta de mezclilla y los cócteles. Otras veces no tanto.

Dentro de ese rubro, siempre están los que consideramos como unos regresos titubeantes: Beetle. Z. Thunderbird. GTO. Giulia. ¿Será un buen tributo a una gloria del pasado mientras que presenta la mirada de la marca hacia el futuro? ¿O será una conspiración de marketing y una ingeniería a costo con un nombre del pasado estampado en la carrocería?

Es con estos ojos tan críticos que nos topamos con el Toyota Supra 2020 – uno de los autos japoneses deportivos más icónicos en términos de diseño y performance. Esta es la cosecha de siete años, desde cuando los diseñadores pusieron por primera vez el lápiz en el papel para dibujar los primeros sketches de lo que fue el FT-1 Concept. Este es un auto que quería el CEO y nieto del fundador de la compañía. Sin duda, Toyota está tomándose muy enserio este modelo. Y el resultado lo demuestra.

Hablamos con diseñadores, ingenieros y planeadores de producto de Toyota de Estados Unidos. Incluso condujimos el prototipo en la pista y en las calles (al igual que el BMW Z4, su primo de plataforma). Después viajamos a las oficinas centrales de Toyota en Texas  para una sesión de fotos privada con el Supra de producción antes de su presentación en Detroit.

¿Está a la altura de su legendaria reputación? Echemos un vistazo a todo lo que sabemos del Supra.

Viendo hacia el pasado y hacia el futuro

Han pasado dos décadas desde la última vez que el Toyota Supra estuvo disponible en Estados Unidos. En el año modelo 1998, el Supra, con nombre código A80, se ofreció con la opción de un motor de aspiración natural o uno turbo de 3.0 litros y seis cilindros. El motor turbo entregaba 320 hp y 315 libras-pie de torque, que competía directamente con el V-8 del Ford Mustang Cobra SVT, que producía 305 hp y 300 libras-pie de torque.

Con su gran diseño y transmisión manual de seis velocidades, el Supra Turbo era rápido (0-60 mph en 5.1 segundos; cuarto de milla en 13.6 segundos a 106 mph) e increíblemente ágil (0.94 g en el skidpad y 68.9 mph en el slalom antes de que existiera nuestra pista en forma de ocho). Aún así, el A80 no era ni un muscle car ni un deportivo ordinario. Claro, los tuners podían sacarle más de 600 hp y corrían el cuarto de milla en los 10 segundos, pero el Supra de fábrica tenía el espacio de un Super GT, haciéndolo incluso más exótico, con un precio de $40,000 dólares, lo equivalente a $62,000 dólares de hoy en día.

Andrew Coetzee, vicepresidente de planeación de producto y estrategia de Toyota Norteamérica, describió al A80 Supra de esta forma “Honestamente, el último modelo – un gran auto – era un poco más de grand touring. Era largo (100.4 pulgadas de distancia entre ejes), pesado (3,505 libras), pero había tornillos huecos utilizados para asegurar el asiento a la plataforma. Había una alfombra hueca que ahorraba peso. Aunque vehículos como este le dan la oportunidad de experimentar y desarrollar técnicas nuevas que puede utilizar en otros modelos”.

Y hablando sobre el nuevo Supra, dijo “pero este es muy ágil – es un auto que no tiene escusas, un gran deportivo desde donde uno lo mire”. Y sobre por qué Toyota invertiría en un auto que entra e un segmento limitado, Coetzee dijo “Este auto tiene un gran significado para nosotros. Lo estamos haciendo no porque es un gran caso de negocios. Lo estamos haciendo porque nuestro presidente, Akio Toyoda, cree que como compañía, realmente debemos de continuar construyendo productos emocionantes”.

Por cada Camry, Prius y RAV4 que Toyota construye, los clientes, distribuidores y fans del Supra leales a la marca han estado “volviéndonos locos, pidiéndonos otro Supra”, dijo Coetzee. Algo es cierto: Akio Toyoda cree en escuchar al cliente. Así es como su compañía lo hizo posible.

El camino de seda

Al igual que el fabricante le hizo con el Subary BRZ y el Toyota 86, Toyota encontró un colaborador para compartir el desarrollo y recursos – en este caso BMW. Es parte de una alianza más grande apodada The Silk Road (el camino de seda), formada en 2012, que también requirió el intercambio de los motores diésel de BMW por la tecnología híbrida de Toyota.

Para el Supra, Toyota trabajó muy cerca con BMW, que desarrolló el hardware y puntos clave de toda la plataforma. Lo que llega del otro lado es “un paquete de ingeniería”. Ese paquete y todos sus órganos internos, incluyendo aquellos en el interior, son la base del BMW Z4 2019 y el Toyota Supra 2020.

 

Pero seamos claros: Con todo el hardware que comparten, los dos modelos son muy diferentes, además del claro diseño y tipo de carrocería. Todo lo que puede ser utilizado para tunear el paquete – cada perilla, o incluso el mapeo del acelerador, la transmisión y comportamiento del diferencial, la dirección, los frenos, los ajustes de la suspensión – fueron hechos con completa independencia. Es como si dos arquitectos cuentan con unos planes de construcción y les proponen hacer una casa con su propia imagen, utilizando su propio lenguaje y materiales, sin siquiera hablar uno con el otro. Usted raramente sabría que los resultados finales comparten el mismo ADN.

Hasta que se cerró esta edición, ninguno de los dos equipos de ingeniería ha conducido el modelo del otro. Como resultado, el Supra y el Z4 entregan dinámicas diferentes. Esto suena como una narrativa de relaciones públicas – especialmente si consideramos que la cooperación que era necesaria para producir la arquitectura común de estos coches.

Pero hemos conducido ambos prototipos, y cada uno cuenta con su propia personalidad. A diferencia del Toyota 86 y Subaru BRZ – que son casi indistinguibles en términos de estilo o sensación de conducción – el Supra y Z4 tienen su propia carrocería, diseño interior y dinámicas de manejo. Además, las estrictas leyes antimonopolio alemanas prohíben una mayor cooperación más allá del núcleo del automóvil que se desarrolló conjuntamente en Múnich. Así que no diga que son el mismo auto: uno con techo y el otro sin techo.

La historia tras bambalinas: Durante el primer contacto que tuvimos con el prototipo del Supra, uno de los ingenieros, Masayuki Kai, se preguntó si alguno de los periodistas habían conducido al BMW Z4. Yo levanté la mano y fui el único con la mano arriba. De pronto, todas las preguntas pasaron hacia mí. “¿Cómo es?”, preguntó Kai. “Diferente”, dije. “¿Qué tan diferente?” él y su equipo querían saber. Les dije que su modelo era “más suave y más fluido”, lo cual pareció caerles bien.

Los papás de Kai fueron músicos que vivieron y tocaron en Alemania, donde Kai nació. Vivió ahí durante 10 años y domina el alemán. Su familia regresó a Japón, donde Kai obtuvo su título de ingeniero mecánico. Cuando comenzó a trabajar en Toyota unos años después, tuvo la oportunidad de trabajar para Toyota Gazoo Racing. Después se unió al equipo del Supra y se mudó a Múnich, donde ha vivido durante los últimos cinco años. Así que Kai está equipado para cumplir con el requisito de sinergia y traducción entre BMW y Toyota.

Toyota Supra 2020
PRECIO $50,920 dólares
ESQUEMA DEL VEHÍCULO Motor delantero, RWD, 2-pasajeros, cupé de 2 puertas
MOTOR 3.0L/335-hp/365-lb-ft turbo DOHC 24-válvulas I-6
TRANSMISIÓN Automática de 8 velocidades
PESO EN VACÍO 3,397 libras (estimado fabricante)
DISTANCIA ENTRE EJES 97.2 pulgadas
LARGO X ANCHO X ALTO 172.5 x 73.0 x 50.9 pulgadas
0-60 MPH 4.1 segundos (estimado fabricante)
AHORRO DE COMBUSTIBLE, SEGÚN LA EPA 21/31/25 mpg (estimado MotorTrend)
CONSUMO DE ENERGÍA, CIUDAD/CARRETERA 160/109 kW-hrs/100 millas (estimado)
EMISIONES CO2, COMBINADAS 0.79 lb/milla (estimado)
DE VENTA EN LOS ESTADOS UNIDOS Mediados de 2019