Car of the Year Premios

Toyota Corolla Hatchback: Participante al Auto del Año 2019 de Motor Trend

El Corolla que mejor se maneja

El Corolla que mejor se maneja

Nos gusta: la dinámica de conducción, el lujoso interior

No nos gusta: los asientos traseros pequeños, la zona de carga diminuta

La mayoría de los jueces estuvieron de acuerdo en una cosa: este es el mejor Corolla que hemos conducido en mucho tiempo.

Al presionar el Corolla Hatchback en la pista sinuosa, el sensible y sólido chasis siguió pidiendo más. Retóricamente preguntamos, ¿cuándo fue la última vez que pudo hacer derrapar un Corolla? Ed Loh atribuyó la dinámica mejorada del Corolla al “efecto Akio”, como tributo al CEO del fabricante automotriz. “El chasis es sólido y puede uno lanzarlos hacia las curvas sin más”, comentó Christian Seabaugh. Pero ¿acaso es el igual del Hyundai Veloster? Alisa Priddle piensa que no.

La sensación lujosa del interior también salió a relucir; algo poco común en este nivel de precio. Un juez lo describió como un “mini Lexus”. Otro dijo “parecido al Avalon”. La pantalla del panel de instrumentos digital es grande y nítida; hay muchos materiales suaves al tacto que cubren el tablero y los paneles de las puertas. La comodidad del asiento delantero fue tan impresionante (en el modelo SE) que Jonny Lieberman dijo: “Los asientos son tan suaves que creo que forman parte de la suspensión”.

A pesar de lo mucho que nos gustó la cabina delantera, todo lo de atrás es un fracaso. Chris Theodore comentó que Toyota invirtió más dinero entre los pilares A y B, dejando en consecuencia los asientos traseros pequeños e inhóspitos. Los adultos no disfrutarán viajar apretados ahí atrás. La zona de carga se expande a 23.3 pies cúbicos con los asientos traseros abatidos, aproximadamente la mitad de lo que ofrece el Veloster. Sería conveniente contar también con más insonorización, ya que el rugido ronco del motor se escucha en la cabina.

Por otro lado, a muchos les gustará el estilo deportivo del hatchback. Es una mejora con respecto al Corolla iM que sustituye. Además es mucho mejor que el anticuado sedán Corolla de la actualidad; a menos, desde luego, que necesite un asiento trasero.