Premios SUV of the Year

SUV del Año 2019: Tras bambalinas

La competencia tan diversa plantea la pregunta filosófica: ¿qué es una SUV?

La competencia tan diversa plantea la pregunta filosófica: ¿qué es una SUV?

“Votemos ahora mismo”.

Apenas era el tercer ciclo de finalistas del día cuando un frívolo Kim Reynolds, un extraordinario y veterano evaluador de vehículos, hizo su declaración con una sonrisa infantil y un raro destello de emoción.

Para este momento, nuestro grupo de 36 competidores había pasado mucho tiempo en manos de Motor Trend. Este conjunto de SUVs y crossovers había pasado por tres días de pruebas técnicas, recorridos de escrutinio, sesiones fotográficas interminables y dos días adicionales de extenuante evaluación anecdótica en los circuitos de prueba de Honda en el desierto de Mojave. Habíamos reducido el grupo a 11 finalistas que representaban nueve nombres comerciales, de los que surgiría un ganador.

Pero Kim estaba listo para terminarlo, justo ahí en ese instante.

“Esto me remonta a la niñez que nunca tuve. Podría conducir todo ese día, escuchando a los Beatles, reviviendo mi juventud dorada”.

No, no nos dejamos influenciar por el interés de Kim en el Jeep Wrangler y la nostalgia. Pero la pasión de los jueces por los vehículos SUV que competían era palpable al pasar de los pequeños participantes a los gigantes, de los clásicos renovados a los nuevos nombres comerciales. Lo hicimos para que usted no tuviera que hacerlo. Drive my car. Beatles, 1965.

No todos estábamos en la estación de los Beatles. Algunos optaron por Hair Metal, otros prefirieron movimientos de orquestas. Nosotros teníamos Latin Pop y K-Pop. Por lo general el estéreo estaba apagado, para escuchar mejor el crescendo del motor y detectar cualquier rechinido, zumbido, cascabeleo o ruido excesivo del viento o del pavimento.

Todo en un día de trabajo. Y solo un año de elaboración.

La planeación para el premio a la SUV del Año 2019 comenzó con la autopsia de nuestra prueba de 2018. Después hubo que danzar con los fabricantes automotrices para alinear qué sería elegible y estaría disponible durante nuestro periodo de prueba. Discutiendo exhaustivamente sobre las variantes y los niveles de equipamiento. Pidiendo colores que resaltaran para las fotos y los videos.

Conteo final: 36 vehículos que representan 24 nombres comerciales. Muchos de estos vehículos SUV nunca habían existido antes de este año, incluyendo: Hyundai Kona, Jaguar I-Pace y E-Pace, Range Rover Velar, BMW X2, Cadillac XT4, Subaru Ascent, Lexus RX 350L, Volvo XC40 y Mitsubishi Eclipse Cross. Algunos eran nuevos en Norteamérica, como el Ford EcoSport y el Nissan Kicks. Los bateadores pesados que regresaron rediseñados fueron: Ford Expedition, Lincoln Navigator, Toyota RAV4, Mercedes-Benz G-Wagen, Subaru Forester y, así es, el amado Wrangler de Kim.

No es de extrañar que los 11 jueces estuvieran tan emocionados de salir a la carretera este año. Ticket to ride. Beatles, 1965.

Tenemos nuestra propia versión de kaizen, perfeccionando siempre los procesos de selección. Probamos la versión beta de una nueva aplicación de software para calificar a cada participante: una lista de verificación interna para asignar valores a todo – desde los huecos entre paneles hasta la calidad y acabado en el interior, desde la facilidad de uso del sistema de infotenimiento hasta la disponibilidad de puertos USB, desde la presión del acelerador hasta el amortiguamiento de la suspensión. Con algo de ajuste fino, la aplicación proveerá datos empíricos para aumentar nuestra evaluación anecdótica de cada auto con respecto a nuestros seis criterios. Por ahora promueve la consistencia. El estricto protocolo nos da también la libertad de subir el estéreo a todo volumen y sentir el auto a un nivel emocional.

Honda está en modo kaizen completo también. Hace tres años fuimos los primeros forasteros en usar el centro de pruebas renovado de Honda en California, afuera de la ardiente y polvorienta comunidad de Cantil; desde entonces hemos disfrutado sus mejoras.

Este año pudimos dar un vistazo al interior del cuarto de control del centro: dispuesto con pantallas que rastrean cada movimiento en el campus de 3,800 acres mediante cámaras, barreras de control y sistemas GPS mientras una estación meteorológica genera informes cada hora. Si excede el límite de velocidad, el centro de comandos lo sabrá. Tratamos de no poner a prueba la paciencia de Honda.

Nuestro equipo de pruebas de manejo compuesto por Kim, Chris Walton y Erick Ayapana había pasado ya una semana en las instalaciones, poniendo cifras a las SUV. Kim hace pruebas en el circuito de figura en ocho y en la pista de derrape. Chris acciona los pedales para los tiempos de 0 a 60 mph y de cuarto de milla, además de las distancias de frenado. Erick brinda refuerzo desde la banca.

El mejor momento de la prueba: después de que Kim sacudió el Wrangler Rubicon, quería volver a probar pero quitando los paneles suaves laterales; como Dios quiere que sean los Jeep. Erick lo sujetó al asiento con cinta adhesiva para que no se cayera y así volvió al camino. Esa dedicación es casi tan demente como la de los fotógrafos que se amarran a la parte posterior de un vehículo en movimiento para obtener la toma perfecta.

El Wrangler 2019 se diseñó para que lo pudieran armar y desarmar con rapidez y facilidad. Perdí la cuenta de las veces que se desmembraron los Jeep; los editores de crónicas Scott Evans y Christian Seabaugh podrían haber puesto una clínica al terminar la semana.

La pasante del equipo de prueba, JC Anne Hancock, logró destacar de manera anticipada y no solo por codificar y cotejar nuestra aplicación de prueba. Un escorpión oculto bajo el Ford Edge se rehusaba a abandonar las instalaciones. Cuando se hundió bajo la Ram Power Wagon de prueba a largo plazo, JC Anne se metió de un salto, lanzó la camioneta de 6,000 libras en reversa, pasó por encima de nuestro erizado visitante y luego cambió la marcha a directa para una segunda pasada. Chica decisiva. Why don’t we do it in the road. Beatles, 1968.

Tuvimos 11 jueces (incluyendo los recién llegados Zach Gale y Stefan Ogbac) en sesión en los circuitos de prueba. Antes de que un juez girara un volante con ira, pusimos cada caso en su contexto. Nuestros recorridos detallados proporcionan los detalles sobre la plataforma de cada vehículo, su chasis, tren motriz, precios, características notables y competidores dentro del segmento. Es mucha información para absorber, especialmente cuando está uno empapado en calores con temperaturas de tres dígitos.

Una vez que se debate sobre cada SUV, se envía a la sesión fotográfica antes de que se ponga el sol. Cada año esta máquina bien engrasada se vuelve más eficiente. Esta vez significa que llegaremos al restaurante mexicano Gloria’s en California City antes de lo usual. Nuestra brigada de personal cubierto de arena no tiene reservación. Se crea confusión hasta que Miguel Cortina de MotorTrend en Español destella con su conocida sonrisa mostrando los dientes y ofrece una encantadora explicación, en su español barítono, desde luego. Las meseras se embelesaron. Vaya, hasta los meseros se embelesaron. De repente salen algunos clientes y llenamos un sector enorme del restaurante. Comienzan a llegar tinas de margaritas y platos de banderillas. Nos arrastramos de vuelta a nuestro hotel cercano bien alimentados.

El siguiente día comienza con el jefe de fotografía Brian Vance moliendo café tostado artesanal mientras Honda explica en nuestra sesión informativa de seguridad antes de dejarnos sueltos en las 7.5 millas del óvalo de alta velocidad, el camino sinuoso de 1.9 millas, el circuito de grava de media milla, un circuito todoterreno de una milla de longitud y una nueva zona de superficies especiales para tratar de agitar las cosas. Está comenzando a hacer calor. Here comes the sun. Beatles, 1969.

Gordon Dickie, juez invitado y consultor de dinámica de vehículos, desenvuelve un medidor para los huecos entre los paneles de la carrocería. Está equipado con las herramientas esenciales de su oficio. Gordon no se tomará un descanso para almorzar durante los siguientes dos días por estar llenando su carpeta con minucias sobre la ejecución del diseño de cada auto. Es escocés. Los descansos para almorzar son para débiles.

La pista todoterreno siempre es enriquecedora. Admito que hice vueltas (y di gritos) adicionales en la arena profunda en la G-Wagen, porque la arena cayendo sobre el parabrisas es algo adictivo. Los tres Wrangler y el Jeep Cherokee pasan también un tiempo adicional en la nieve falsa. Soy minucioso en ese sentido.

Todas las apuestas estaban a favor del arenador residente Christian, para que fuera el primero en hacer que un vehículo se atorara de modo que necesitara un buen arrastre para salir. Pero el honor fue para el editor ejecutivo Mark Rechtin en la Hyundai Santa Fe con tracción delantera. Casi al mismo tiempo Christian se atoró en la Eclipse Cross a pesar de su control Super All-Wheel. La Power Wagon al rescate.

Mark también recibió el premio por hacer que se atoraran más vehículos con su prueba patentada de parada de pánico a mitad de una colina; la mayoría que no pudieron continuar tuvieron que retroceder rápidamente y volver a avanzar por la colina sin detenerse. Fue a propósito, es lo que le decía a cualquiera que estuviera escuchando. Me dio la libertad de omitir la prueba de hundimiento en vehículos que sabía que ya habían tenido problemas. Con 36 vehículos que deben recorrer todas las superficies y recibir todas las calificaciones en la nueva aplicación, no había tiempo adicional para quedarse atorado.

Después de un día completo de evaluación, agrupamos a los competidores en una formación en V de movimiento lento, mientras que los drones tomaban fotografías desde arriba. Luego los autos se reposicionaron para una toma grupal en la puesta de sol. Todos llenos de arena nos retiramos de nuevo al restaurante Gloria’s, en donde esta vez estaban esperándonos a nosotros y nuestra enorme sed colectiva.

Hay algo seriamente malo con nosotros. El tiempo de levantarse fue a las 7:30 la mañana siguiente, pero todos habían dejado el hotel para dirigirse a los circuitos de prueba mucho antes de esa hora. Demasiados SUVs a probar antes de deliberar para reducir el grupo de competidores y seleccionar finalistas. Todos los jueces quieren sus apuntes completos para la confrontación que está por venir.

El único auto que se quedó atorado el siguiente día fue la Eclipse Cross, el cual no debería haberse plantado en la arena. Dependiendo de a quién le preguntemos, fue un problema eléctrico, de software o error del conductor. Pero esto ocurrió con varios conductores, así que… Don’t let me down. Beatles, 1969.

Trabajamos duro con los competidores y para las 5:20 p.m. estamos reunidos alrededor de una mesa de conferencia improvisada para comenzar a seleccionar los finalistas.

Sacamos a los débiles primero: la Eclipse Cross con sus problemas técnicos, su estilo raro y sus desconcertantes faros. También se va la Ford EcoSport, basada en una plataforma vieja del Fiesta y que contiene un sinfín de piezas de plástico económicas.

Las SUVs extremas: el Wrangler y el Mercedes G 500/G 63 encienden emociones y comparaciones. ¿Qué tan bien se modernizó cada uno, permaneciendo al mismo tiempo fiel a sus raíces y su propósito? El Jeep avanzó, la G-Wagen no.

Del otro lado del espectro de precios, el Kicks ni siquiera ofrece tracción total, pero su desempeño fue bastante bueno en el pozo de arena para ser un vehículo con tracción delantera. Se entabla un fiero debate sobre lo que constituye una SUV y si la tracción total (AWD) debería ser un requisito. La respuesta aún nos elude, pero estamos más cerca de resolver los problemas de segmentación del mundo automotriz. Con un grupo tan diverso de competidores, medir cada vehículo contra nuestros criterios nunca había sido tan importante. Después de todo, esta no es una prueba de comparación.

El impresionante Range Rover Velar nos tuvo en ansias para conducirlo, al igual que el Jaguar eléctrico y el de gasolina. Pero la E-Pace no logró avanzar a la siguiente ronda.

La Edge ST es una grata incorporación a la gama de Ford, pero las mejoras de mitad de ciclo no proporcionaron a la ST el suficiente rendimiento ni al Titanium las características exclusivas como para pasar a la ronda de finalistas. La Infiniti QX50 se merece un reconocimiento histórico por su revolucionario motor, pero necesita una mejor calibración para su transmisión, además de que su dirección estuvo torcida e impredecible. Coscorrón y coscorrón.

Con más jueces del nuevo milenio, hubo un mayor énfasis en el sistema de infotenimiento y la conectividad. ¿No hay Apple CarPlay en un Nissan Kicks base? Herejía. ¿No hay Android Auto en la RAV4? Impensable. Un solo puerto USB y una cuota mensual para acceder a CarPlay en la BMW X3; imprudente y avaricioso.

La Forester de Subaru llegó con grandes expectativas: las dos generaciones anteriores habían conseguido el premio. Sigue cumpliendo con muchos de los requisitos, pero dos jueces coincidieron en que no tenía la potencia suficiente. Lo mismo aplica para la Acura RDX: hace muchas cosas hábilmente, pero nada excepcional. Al final, Mark convoca una reunión y ambos sobreviven a la siguiente ronda.

Lo interesante es que los 11 finalistas que representan ocho nombres comerciales reflejaron muy de cerca los resultados de nuestra aplicación de calificación. Mmm. Esta cosa tiene un potencial definitivo. Seguiremos refinándola.

Después de comer algo, conducimos una hora hasta nuestro hotel en Tehachapi. Esta vez Gordon es cuidadoso a la hora de seguir a alguien. El año pasado condujo accidentalmente detrás de un fotógrafo que se dirigía de vuelta a L.A. y se perdió del ritual de beber licor café en el círculo tribal y contar historias de los secretos y mentiras de la industria automotriz.

Los finalistas:

El director técnico Frank Markus está finalizando el itinerario del circuito de pavimento antes de que nosotros hayamos presionado el botón “Snooze” en nuestras alarmas. Todo equipo de personal necesita alguien como Frank, o de lo contrario estas logísticas se desmoronarían.

La mitad de nuestros finalistas son nuevos nombres comerciales. Conducirlos en nuestro circuito de 27.6 millas es siempre una sorpresa. Los que tienen la delantera pueden revelar debilidades, los competidores que apenas lograron avanzar a la ronda final pueden sobresalir. Long and winding road. Beatles, 1970.

La pequeña e impresionante Kona con su impertinente interior revela una carrocería con mucha actividad en los caminos accidentados alrededor de Tehachapi. La Kona EV fomenta un debate respecto de los tiempos de carga y el rango. No tiene problemas con ninguno de estos dos puntos y expone a la I-Pace de alto rendimiento, que necesita mucha más potencia para lograr su aceleración y manejo deportivos (y su rango más corto). Pero la I-Pace también arrasa con su atractiva apariencia.” Respeto el hecho de que hayan construido primero un Jaguar y después un Jaguar EV”, dice Kim, que lo llama una interpretación moderna de la clásica sedosidad y el refinamiento de Jaguar.

El Wrangler y la I-Pace son dos polos opuestos en el segmento, generando la pregunta filosófica acerca de cómo definir una SUV cuando el estilo de carrocería y el tren motriz ya no son determinantes. El mundo ha avanzado y las SUVs tienen que juzgarse con base en qué tan bien cumplen su función esperada, dice el jefe de la oficina internacional Angus MacKenzie.

Hay aprecio por los chicos grandes, la Expedition y la Navigator: la ingeniería incondicional y un excelente trabajo al diferenciar los dos hermanos de plataforma para sus respectivos compradores. La Expedition brinda un servicio sólido a una familia grande; esa es la razón por la que ganó nuestra Gran Prueba de SUVs de gran tamaño anteriormente en este año. Pero su panel de instrumentos y su consola central parecen haberse arrancado directamente de una pickup de la Ford F-Series, lo que hiere los sentimientos de los jueces.

Hubo algo mágico al conducir la Black Label Navigator, envuelta en colores azul y crema para navegación en yate, asientos con masaje completo, su lujoso sistema Revel reproduciendo “Welcome to the Black Parade” de My Chemical Romance a todo volumen. Fue un momento, un amorío con el descarado lujo estadounidense lo que nos hace querer conducirla todo el día hacia ningún lado en especial. No era yo el único con las canciones adecuadas en la Navigator. Christian tuvo su momento musical en la Navigator con la versión de Gary Clark Jr. de la canción de blues “If Trouble Was Money”. Cuando Mark encendió la Navigator, fue con la canción “Wicked Game” de Chris Isaak. Ideal, dijo: “odio las SUV grandes y torpes, pero terminé adorando esta cosa. ‘Qué juego tan perverso juegas, que me haces sentir de esta forma”.

Los jueces más jóvenes fueron los primeros en acoger a la vivaz XC40 con sus detalles interiores en naranja a la última moda y la pantalla de infotenimiento Sensus del tamaño de un iPad. Pero Kim se enfureció con la interfaz de usuario de Sensus y sus diminutos jeroglíficos. Le sugirieron intentarlo de nuevo escuchando a los Beatles. “Helter Skelter”, respondió sarcásticamente. Beatles, 1968.

Los jueces de más edad se sintieron nostálgicos con el Wrangler. Los jueces más jóvenes divagaron sobre la nostalgia que nunca habían experimentado. Todos coincidieron en que el Wrangler tenía una honestidad sin paralelo. Merece un pase de pasillo en áreas como la aerodinámica y el ruido del pavimento, dijo Frank. Los paneles cuadrangulares permitieron a Christian conducir involuntariamente por todo un circuito completo con una botella de agua colocada entre el parachoque y la parrilla.

Fue una contienda intrigante. Después de dos horas era evidente que había una profunda apreciación por unos participantes tan diversos: un Wrangler derivado de la Segunda Guerra Mundial, el Jaguar eléctrico futurista, la Navigator con su estilo inteligente, la poderosa Expedition, la hábil Forester, la alegre Kona, la briosa XC40, la moldeada Velar y la fluida Acura RDX.

Votar es simple: las tres principales elecciones garabateadas en un cuadro de papel en blanco. Mark y Angus se retiran para realizar el conteo. Está reñido. ¿Conservó Kim su estado eufórico? Love me do. Beatles, 1962.