Premios SUV of the Year

Subaru Forester: Finalista a la SUV del Año 2019 de Motor Trend

Funcionalidad en vez de diversión

Funcionalidad en vez de diversión

Nos gusta: su inteligencia en la ejecución del diseño y la funcionalidad, su tracción total competente, el andar flexible

No nos gusta: el tren motriz con potencia insuficiente, los controles de asistencia de seguridad insistentes

Subaru conoce a su público: personas prudentes en climas inclementes, a los que les gusta enlodarse las botas y los abrigos de polar.

Estas personas por lo general tienen un comportamiento plácido al conducir, como si hubiera un huevo recién salido del mercado bajo el pedal del acelerador. Así que no les molestará que la rediseñada Forester no tenga potencia suficiente o que nos haya aterrorizado en las maniobras para rebasar con lo que Christian Seabaugh describió como una aceleración “glacial”. En realidad es más lenta que la Crosstrek (que es más pequeña y económica). La CVT estuvo a punto de salvarla al “realizar un trabajo heroico”, de acuerdo con Scott Evans.

Y lo que es peor, el letargo del motor fue la causa de que la Forester se atascara después de una parada de pánico en una pendiente lodosa, sin importar los talentos de la tracción total del X-Mode. Tuvimos que retroceder y emprender otra carrera para sobrepasar la colina con una suave pendiente. Esto no es alentador a la hora de maniobrar por las empinadas calzadas de Vermont después de una tormenta de nieve.

Pero la Forester fue victoriosa en todas las demás categorías. A pesar de su tamaño compacto, es posible dar cabida a un equipo de básquetbol en su amplia cabina con suficiente espacio para las piernas. La zona de carga con su ancha entrada puede alojar la cantidad de leños necesaria para toda una gélida semana. Y el interior es moderno, aunque no elegantemente, tal como su camisa favorita de franela.

Para quienes sigan en terapia abrigando recuerdos de madres intimidantes, la Subaru será un constante recordatorio de pasadas experiencias con sus constantes pitidos de advertencia que acosan al conductor por cualquier cosa y por cualquier razón no identificable. “¡Ya cállate!” Gritó Frank Markus.

Sus deficiencias son una pena, porque Subaru hizo un excelente trabajo al evitar que entre el ruido del pavimento y del viento a la cabina, además de brindar un andar similar al de una alfombra mágica para un vehículo de su clase.

“Por el precio que uno paga, hace casi todo lo que podríamos esperar de este vehículo”, dijo Zach Gale. “Es realmente un paquete maravilloso y bien equipado”.