Primer Manejo Pruebas

Subaru Ascent 2019: Primer Manejo

Llenando la alineación

Llenando la alineación

Subaru controla menos del 4 por ciento del mercado de automóviles de Estados Unidos, por lo que es un participante relativamente pequeño en la industria. Y aunque no le apasiona convertirse en alguien tan grande como HondaToyota, Subaru sabe desde hace tiempo que necesita expandir su gama con una SUV de tres filas. A diferencia del Tribeca, que se ubicaba en la categoría de vehículos pequeños hasta que se descontinuó hace años, la Subaru Ascent 2019 se asienta en el segmento de las SUV medianas de tres filas para competir de manera apropiada contra la Ford Explorer, Honda Pilot, Toyota Highlander y otros modelos. Es más larga que la Highlander y la Pilot, pero más corta que la Explorer.

En el lanzamiento de la Ascent en McMinnville, Oregon, la gente de Subaru dijo que la marca hizo un buen trabajo en atraer clientes jóvenes y parejas sin hijos con sus productos. Pero admiten que muchos de los que se encuentran en la etapa de la vida enfocada en la paternidad se vieron forzados a dejar la marca para encontrar un vehículo que se adapte a sus necesidades. La Ascent busca aferrarse a los compradores en esta etapa de la mitad de la vida, ofreciendo asientos para siete u ocho pasajeros, dependiendo de la configuración seleccionada.

Tal vez la Ascent haya llegado tarde a la fiesta, pero al menos trajo consigo un excelente regalo. Muchas de las cualidades y características que admiramos en otros Subaru (como una visibilidad superior, el espacio interior y el sistema de seguridad EyeSight) demuestran ser especialmente benéficas en este modelo orientado a las familias. De nuestra impresión inicial, esta joven participante se siente capaz de estar a la par con la fuerte competencia.

Todo comienza con la Subaru Global Platform (plataforma global de Subaru), que debutó en la quinta generación del Impreza y que a la larga sustentará a todos los modelos de la gama. La nueva arquitectura refuerza la rigidez de la carrocería y del chasis, mejora el sistema de la suspensión y enfatiza un bajo centro de gravedad. El resultado es una mejoría en el manejo y la estabilidad, menor ruido y vibración además de una seguridad mejorada en caso de una colisión. Esta fue la primera vez que condujimos la Ascent de producción en serie; de inmediato sentimos el trabajo invertido en este vehículo. Aunque se notan las imperfecciones y los topes en el camino, el chasis lidia con estos obstáculos de una manera controlada. El manejo es mejor de lo que uno podría esperar de la mayoría de los crossovers de tres filas de un tamaño similar. Aunque la sensación de la dirección es ligera, la Ascent responde de manera apropiada incluso a los movimientos sutiles del volante. No es difícil realizar vueltas de tres puntos, como se da el caso en muchos vehículos grandes.

Tal vez se vea tentado a pensar que la Ascent necesita un V-6, pero su motor bóxer 2.4 litros turbo de cuatro cilindros resulta ser increíblemente satisfactorio. El motor se ubica en un nivel cercano al piso para darle al crossover un centro de gravedad ideal. Desarrolla 260 hp, pero Subaru dice que se enfoca realmente en el torque, que a 277 libras-pie, es más alto que en la mayoría de los competidores clave, incluyendo la Highlander y la Pilot. Bajo demanda, la Ascent demuestra la suficiente motivación para incorporarse a la autopista o rebasar otros vehículos, aunque no es muy veloz. La potencia se canaliza a través de una CVT, que no dio problemas durante nuestra prueba de conducción, aunque nos gustaría probarla más cuando recibamos un Ascent en nuestra oficina.

Mientras tanto, tuvimos la oportunidad de someter la Ascent a una breve prueba de tracción con un remolque Airstream. La SUV de tres filas, que puede remolcar la hasta 5,000 libras dependiendo del nivel de equipamiento, hizo pequeñas vueltas alrededor del slalom con facilidad. No pudimos obtener mucha más información en el circuito corto, pero como anticipamos, se sintió como si tardara un poco más de lo normal en frenar.

Tal vez la Ascent no posee las plumas más llamativas, pero su diseño exterior conservador puede tener sus beneficios. Al igual que otros Subaru, se jacta de una excelente visibilidad gracias a su postura recta y a su parabrisas y ventanas laterales de baja altura. Además de su funcionalidad, las puertas son ligeras y fáciles de abrir.

No puedo hablar por los pasajeros con piernas largas, pero sí puedo decirle que los que tengan mi estatura de 5 pies 3 pulgadas encontrarán adecuada la tercera fila. Incluso con la segunda fila totalmente hasta atrás, para proporcionar a esos pasajeros el máximo espacio para las piernas, podía sentarme cómodamente sin que mis rodillas tocaran los respaldos de los asientos. Las puertas traseras se abren ampliamente a 75 grados, facilitando la entrada y salida en la tercera fila, especialmente si optamos por la configuración de siete asientos que proporciona un pasillo para los asientos de más atrás. Los asideros en los asientos de la segunda fila también facilitan el proceso de salir desde la tercera fila.  El espacio para la cabeza tampoco fue un problema. Una palanca en la parte inferior de los asientos de la segunda fila les permite abatirse, además de que se deslizan hacia delante y atrás con facilidad. Aunque para regresar los respaldos de los asientos a la posición recta se requiere un poco más de fuerza.

Podría argumentarse que la Ascent se ve ya un poco obsoleta con su consola central llena de botones, su mecanismo de gran tamaño en la palanca de cambios y su distribución genérica en el tablero. Pero Subaru se enfocó en la funcionalidad, incluso al tratarse de los asientos amplios y cómodos. El modelo Premium que probamos incluía tapizado de tela resistente a las manchas como equipamiento de serie. Tal vez la nueva Volkswagen Atlas ofrezca hasta 17 portavasos, pero Subaru está arrollando a la competencia con 19 portavasos, cinco de los cuales se encuentran en la tercera fila. Ah, aparte los compradores pueden optar por hasta ocho puertos USB, aunque el modelo base incluye solo cuatro.

El precio inicial de la Subaru Ascent 2019 será de $32,970 dólares cuando llegue a los concesionarios durante las próximas semanas. Los precios de los modelos más costosos pueden rebasar los $45,000 dólares. Subaru ofrecerá el Ascent en cuatro niveles de equipamiento: base, Premium, Limited y Touring.

Por primera vez en un Subaru, el sistema EyeSight se incluye como equipamiento de serie. Este paquete incluye frenado automático de emergencia, control de velocidad crucero adaptivo, asistente de mantenimiento de carril y advertencia de salida de carril. También está la alerta de arranque del vehículo de adelante, que emite un sutil sonido para recordarnos que debemos movernos cuando el vehículo de adelante avanza en el tráfico. Para los que tenemos poca paciencia con Bluetooth, se incluyen también Apple CarPlay y Android Auto como equipamiento de serie. Subaru espera que el Limited sea el nivel de equipamiento más popular, con un precio inicial de poco menos de $40,000 dólares. Dispone con tapizados de cuero como equipamiento de serie, un volante con calefacción, faros LED que responden a la dirección, techo panorámico en la segunda fila, portón trasero eléctrico con memoria de altura y botón de arranque. Los modelos con el nivel máximo Touring cuentan con navegación, asientos del conductor y pasajero delantero con aire acondicionado, un sistema de sonido Harman Kardon con 14 altavoces, techo panorámico y un espejo retrovisor inteligente que muestra una imagen del área detrás del vehículo usando una cámara montada sobre el cristal del portón trasero.

La decisión de Subaru de usar un motor de cuatro cilindros rinde fruto cuando se trata del ahorro de combustible. De acuerdo con las clasificaciones de la EPA, el ahorro máximo es de 21/27 mpg en ciudad/carretera o de 20/26 en modelos más pesados. En comparación, la Honda Pilot 2018 equipada con motor V-6 obtiene 19/26 si se acopla con tracción total, que llega como equipamiento de serie la Ascent. La Toyota Highlander AWD 2018 con el motor V-6 logra un máximo de 20/27.

Tal vez Subaru sea una marca de nicho, pero la Ascent no se siente como si estuviera fabricada para un tipo específico de cliente, con la considerable excepción de su tracción integral como equipamiento de serie. Considerando todas las cosas, es un competidor bien proporcionado que pondrá en alerta a la Explorer y la Highlander.