Primer Manejo Pruebas

Ram 1500 4×4 V-6 eTorque 2019: Primera Prueba

¿Cómo se compara con el motor V-8?

¿Cómo se compara con el motor V-8?

La presentación de la nueva Ram 1500 fue a principios de este año, cuando condujimos vehículos de prueba con el motor 5.7 litros V-8, destinado a ser el motor de volumen. Nos causó una buena impresión y la catalogamos como una camioneta que se conduce como un auto. En nuestra primera prueba reportamos mejoras en aceleración, manejo y andar respecto de su predecesora, la cual ya era muy competente. ¿Cómo cambia esta ecuación si consideramos a la Ram 1500 equipada con un motor V-6 y nueva tecnología semihíbrida eTorque?

Para 2019, Ram está anunciando la pickup semihíbrida. En vez del alternador tradicional, la Ram 1500 usa en el motor una unidad generadora accionada por correa. Esta unidad alimenta un paquete de baterías de 48 voltios montada en el panel trasero detrás de la cabina. Con este nuevo sistema, se supone que los conductores experimentarán un despliegue más natural en arranque/parada y un torque adicional a bajas rpm para ayudar al motor. Agrega un refuerzo temporal de 90 libras-pie a todos los modelos V-6 o 130 libras-pie a los modelos V-8 equipados con la tecnología. El sistema semihíbrido también recupera la energía del freno con la intención de incrementar la capacidad de respuesta y el ahorro de combustible.

Después de un paseo en la Ram V-6, varios editores dijeron que el eTorque es casi imperceptible. El sistema de arranque/parada funcionó según lo prometido, sin obstaculizar una aceleración limpia. El hecho de que podamos sentir o no que proporciona energía adicional es otra cuestión.

Como se esperaba, los modelos V-6 tienen una clara desventaja de potencia en comparación con sus contrapartes con motor V-8. La potencia normal es de 305 hp y 269 libras-pie de torque, en comparación con 395 hp y un máximo de 410 libras-pie. Esas cifras hacen una diferencia en el camino. Varios de nosotros tuvimos problemas con la entrega de potencia de la camioneta, por lo menos al conducirla junto con los vehículos de prueba V-8 con y sin eTorque. Lo que lamentamos es que no desarrolla potencia con la suficiente rapidez.

“Se siente como si tuviéramos viento en contra”, lo sintetizó Ed Loh. “Tiene una chispa mucho menor”.

El editor de crónicas Christian Seabaugh observó además que se sentía como si le faltara potencia a velocidades de autopista. “Muchos cambios porque la potencia está muy arriba; siento que si Ram invirtiera tanto como lo hizo en eTorque, esa potencia estaría disponible mucho antes”.

“Hay que aumentar las revoluciones para desarrollar potencia y despierta a 4,500 rpm”, comentó el editor de crónicas Scott Evans. “Se siente raro estar siempre revolucionando el motor para ascender una colina o para rebasar, pero es efectivo”, dijo Scott, añadiendo que el eTorque es fluido y la camioneta tiene suficiente potencia en general.

¿Pero qué indican las cifras? En nuestras pruebas, el prudente motor V-6 de la Ram alcanzó las 60 mph en 8.5 segundos. Como se podría esperar, es un poco más lenta que las Ram con V-8 que probamos. Presentada en una primera prueba anterior, la Ram 1500 Laramie 4×4 doble cabina 2019 con un motor V-8 y sin eTorque alcanzó la marca en 6.1 segundos. Una Long Horn 4×4 de doble cabina propulsada por un V-8 similar sin eTorque, llegó en 6.3 segundos. Una Limited doble cabina 4×4 V-8, el nivel más alto de la gama, además de ser la más pesada, logró 6.5 segundos con eTorque.

La Ram 2019 con un V-6 es también más lenta que una Ram 1500 Big Horn V-6 2013 con tracción trasera que probamos. Esa camioneta desarrolló los mismos caballos de fuerza y el mismo torque de serie que la nueva V-6, pero llegó de 0 a 60 mph en 7.4 segundos.

Nuestro vehículo de prueba llegó con una suspensión de aire opcional, que cuesta $1,795 dólares y vale la pena cada centavo. Aunque casi todas las Ram 1500 que hemos probado minimizan los baches en el camino, las que cuentan con suspensión neumática son incluso más equilibradas.

“Una sorprendente suspensión para una camioneta, incluso un auto grande”, comentó el editor de pruebas de manejo Chris Walton. “El andar en carretera fue del tipo ‘alfombra mágica'”.

Este nivel de refinamiento es especialmente impresionante en comparación con los rivales de la Ram. Nuestro vehículo de prueba costó $55,485 dólares, pero lidiaba con los baches en el camino con más aplomo que una prestigiosa GMC Sierra Denali 2019. Parte del ruido se filtra a la cabina, pero no lo suficiente como para perturbar al conductor o a los pasajeros.

En el cuarto de milla, nuestro vehículo de prueba estuvo un poco más lento, tardando 16.5 segundos a 84.5 mph. Es un poco más lenta que las nuevas Ram V-8 y está por debajo de los 15.7 segundos a 88.3 mph del modelo 2013. Quedó un poco atrás también en el circuito de figura en ocho, con un tiempo de 29.7 segundos a 0.54 g. Compare eso con el tiempo de 28.3 segundos a 0.60 g de la Ram 1500 Limited 2019 o los 28.6 segundos a 0.59 g de la Ram 2013.

Varios de los editores notaron una sensación blanda de los frenos. Sin embargo, la potencia del freno se transmite de una forma lineal y predecible. La Ram tardó 132 pies en detenerse por completo desde 60 mph, mientras que a las Ram V-8 les tomó entre 122 y 130 pies, excepto una Ram Rebel que probamos, que tardó 135 pies. La Ram 2013 pudo detenerse en 123 pies.

Uno de los puntos fuertes de la Ram es su ligereza y su sensación maniobrable en las curvas. Esta característica se vuelve incluso más pronunciada en el remolque, ya que se siente más ágil que los modelos V-8. La Ram aún tarda en alcanzar velocidad (17.7 segundos en llegar a 60 mph, para ser exactos) y se puede sentir cierta vibración del asiento trasero al tirar de un remolque a una velocidad aproximada de 50 a 55 mph. Pero cambia con más fluidez de segunda a tercera en comparación con los modelos V-8.

Aunque la de ocho velocidades se siente abrupta algunas veces, la palanca de cambios en forma de perilla facilita alternar entre Estacionamiento, Reversa, Directa y Neutral. Se desplaza entre las marchas con más facilidad que la palanca de cambios en el volante tradicional que se ve en la Chevrolet Silverado y en las GMC Sierra. En general, Ram diseñó un interior que es más funcional y exclusivo que sus rivales.

Las Ram incluyen una útil caja de consola central que ofrece 12 combinaciones de almacenamiento distintas. El área de los portavasos se desliza hacia delante y atrás; además hay suficiente espacio para bolsas, pequeñas mochilas o una laptop. La cabina está cubierta de materiales de primera calidad, desde los detalles en cuero y metálicos en el tablero hasta incluso los asientos de tela. No se descuidó ninguna superficie.

“Los asientos de tela tienen una apariencia exclusiva y son mejores que los asientos de tela promedio que uno encuentra por lo general en una camioneta”, dijo el editor general de Motor Trend en Español, Miguel Cortina. Incluso Loh comparó el interior en tela con el de la Range Rover Velar.

La pantalla táctil de 8.4 pulgadas es muy fácil de entender. Sin embargo, hay un ligero retraso una vez que presionamos un botón, a diferencia del sistema de infotenimiento en las nuevas Silverado y Sierra de GM. Los editores elogiaron la clara imagen que suministra la cámara de visión trasera.

Por desgracia, el motor V-6 no tiene un buen desempeño en cuanto a ahorro de combustible. Los resultados de nuestra prueba EQUA Real MPG fueron de 15.4/19.7 mpg en ciudad/carretera. No es mucha diferencia en comparación con la Long Horn 4×4 doble cabina con motor V-8 que probamos (14.7/21.6 mpg). Mientras tanto, la eTorque V-8 Limited logra 18.7/22.6 mpg. Las clasificaciones de la EPA para nuestras camionetas de prueba incluyen 19/24 mpg para el modelo V-6 con tracción en las cuatro ruedas, 15/21 mpg para la camioneta Long Horn con V-8 y tracción en las cuatro ruedas y de 17/22 mpg para la camioneta de prueba Limited con V-8, tracción en las cuatro ruedas y el sistema eTorque.

Nuestro vehículo a prueba tiene la misma fórmula básica que hace de la Ram 1500 una camioneta tan competente: un andar confiable, un interior tanto ergonómico como atractivo y valor por su dinero. Dicho esto, el V-6 brinda a esta camioneta un sabor distinto al de sus contrapartes con mayor cilindrada. Sin embargo, el V-8 puede ser la variante más atractiva, ya que acelera bien sin sacrificar el ahorro de combustible.

Los modelos 2019 de la Ram 1500 V-6 eTorque, la Limited V-8 eTorque y la Long Horn V-8 se probaron en condiciones de calor extremo y el rendimiento se vio afectado de manera adversa. Trataremos de volver a hacer las pruebas y actualizaremos estos resultados en una fecha posterior.

Ram 1500 Big Horn 4×4 (Crew, V-6 eTorque) 2019
PRECIO BASE $43,590 dólares
PRECIO DEL MODELO A PRUEBA $55,485 dólares
ESQUEMA DEL VEHÍCULO Motor delantero, 4WD, 5-pasajeros, camioneta de 4 puertas
MOTOR 3.6L/305-hp/269-libras-pie DOHC 24-válvulas V-6 y un motor eléctrico de 12-hp/90-lb-ft, 305 hp/269 libras-pies combinado
TRANSMISIÓN Automática de 8 velocidades
PESO EN VACÍO (DISTRIBUCIÓN DELANTERA/TRASERA) 5,456 libras (55/45%)
DISTANCIA ENTRE EJES 144.6 pulgadas
LARGO X ANCHO X ALTO 232.9 x 82.1 x 75.8-79.6 pulgadas
0-60 MPH 8.5 segundos
CUARTO DE MILLA 16.5 segundos @ 84.5 mph
FRENADO, 60-0 MPH 130 pies
ACELERACIÓN LATERAL 0.71 g (promedio)
PISTA EN FORMA DE OCHO 29.7 segundos @ 0.54 g (promedio)
REAL MPG 15.4/19.7/17.1 mpg
AHORRO DE COMBUSTIBLE SEGÚN LA EPA 19/24/21 mpg
CONSUMO DE ENERGÍA CIUDAD/CARRETERA  177/140 kW-hrs/100 millas
EMISIONES CO2, COMBINADAS  0.93 lb/milla