Primer Manejo Pruebas

Mercedes-Benz Clase A 2019: Primer Manejo

Buen esfuerzo y ejecución

Buen esfuerzo y ejecución

Tradicionalmente, los intentos de Mercedes-Benz de fabricar autos de lujo básicos han sido bastante mediocres. El CLA, su indiscreción más reciente, venía con una frustrante transmisión de doble embrague y un interior repleto de plástico. Pero la reputación subóptima de Mercedes podría cambiar pronto con su sedán Clase A.

Con el objetivo de convertirse en el modelo más reciente y económico de Mercedes por detrás del CLA, el Clase A sedán es una revelación en democratización del lujo. El estilo está muy influenciado por el CLS elite, con pocas líneas rectas o bordes afilados, un voladizo trasero corto y faros delgados. Aunque es atractivo desde ciertos ángulos, desde otros se ve un poco aburrido. Pero para muchos compradores dichas pautas de diseño probablemente serán menos importantes que la estrella de tres puntas en la parrilla.

En el interior, el Clase A da una bastante buena impresión de ser un auto mucho más costoso. Desde la pantalla doble hasta el volante multifunción y las ventilas del aire acondicionado inspiradas en una turbina, verdaderamente proyecta una imagen de lujo. Los materiales no son tan agradables como los de un Clase S, pero era de esperarse por alrededor de $30,000 dólares. La buena noticia es que, a diferencia de algunos materiales en el CLA, el Clase A no parece haber sido fabricado en base a su precio. Todo lo que uno toca se siente de alta calidad (en especial si consideramos el precio) y el diseño interior realmente se ve excelente.

Mercedes logró incorporar además una cantidad impresionante de características en su modelo menos costoso. Los Faros LED, un techo panorámico de cristal, ruedas de 17 pulgadas, volante multifunción, botón de arranque y pantallas duales de 7.0 pulgadas, así como el soporte para Apple CarPlay y Android Auto, se incluyen como equipamiento de serie. Pero los compradores dispuestos a gastar más tendrán la opción de agregar características como pantallas de 3.3 pulgadas más grandes, sistema de navegación, un paquete de asistencia para el conductor, un exclusivo sistema de sonido Burmester, asientos con calefacción y ventilación, ruedas más grandes y un head-up display.

Lo malo es que si selecciona todas esas casillas opcionales, ese precio base relativamente asequible puede inflarse hasta niveles cercanos a los modelos Clase E. Los precios para Estados Unidos aún no han sido finalizados, pero nuestro vehículo de prueba probablemente rondaba los $50,000 dólares.

El atractivo del Clase A es el nuevo sistema MBUX basado en la nube de Mercedes, que usa inteligencia artificial para proporcionar controles de voz que realmente pueden usarse. También cuenta con un tablero táctil que reemplaza el antiguo control giratorio y, por primera vez en un Mercedes, una pantalla táctil. El resultado es un sistema de infotenimiento fácil de usar que le permite controlarlo de la manera más natural para usted.

Si no sabe en dónde está un control o no quiere pasar tiempo buscando cierto ajuste, los controles de voz se convierten rápidamente en una conveniencia agradable. Incluso puede usarlos para controlar los asientos con ventilación. Solo tenga cuidado al hablar sobre su nuevo auto por teléfono o con pasajeros. El sistema se activaba por sí solo cada vez que decíamos la palabra “Mercedes”. Por fortuna puede ajustarlo para que solo funcione cuando presione el botón en el volante.

El sistema de navegación también tiene un truco inesperado en el que usa la realidad aumentada para sobreponer flechas direccionales en una imagen de video, mostrándole en dónde debe girar. Casi de manera idéntica a Pokemon Go, solo que con las indicaciones en una pantalla de infotenimiento en vez de monstruos de bolsillo en su teléfono. Tal vez solo funcione en calles de ciudad, pero sigue siendo bastante genial.

En el camino, queda claro de inmediato que el tren motriz es más refinado que el del CLA. Mercedes usó también aquí una transmisión de doble embrague de siete velocidades, pero los cambios de esta unidad son uniformes, incluso en el tráfico de parada y arranque. Y aunque 188 hp no son mucho en estos días, el motor 2.0 litros turbo de cuatro cilindros tiene bastante ímpetu para la conducción cotidiana. Además, el escape suena mejor de lo esperado.

Solo tuvimos una oportunidad de conducir el modelo con tracción total, pero el A 220 nos impresionó con su manejo sorprendentemente deportivo para un automóvil que no es de alto rendimiento. En los caminos secundarios sinuosos, el auto tuvo bastante agarre y una suspensión que mantuvo el balanceo de la carrocería bastante controlado. Lo sorprendente es que los asientos traseros son suficientemente espaciosos como para alojar a dos adultos sin primero exigirles que se quiten las piernas.

Pero el Clase A no es perfecto. Aunque es aceptable para este nivel de precio, hubo más ruido del pavimento de lo que estamos acostumbrados en un Mercedes. La suspensión más baja de la línea AMG también resultó más dura de lo que esperábamos.

No se ha anunciado oficialmente todavía, pero parece que en Estados Unidos habrá definitivamente una versión AMG del Clase A. Lo que aún no queda claro es qué versión será. Podría ser el A 35 de 306 hp que se lanzó como primicia en formato hatchback para Europa, un A 45 con más de 400 hp o ambos.

Con su asequible precio inicial y su inspiradora insignia, probablemente el Clase A se venda bien. Pero en esta ocasión los compradores realmente obtendrán un auto que vale lo que cuesta y cumple con la promesa de la marca Mercedes.