Primer Manejo Pruebas

Mazda3 sedán 2019: Primer Manejo

El compacto rediseñado obtiene una buena dosis de refinamiento

El compacto rediseñado obtiene una buena dosis de refinamiento

Mazda está preocupado por su pelvis. En serio. El fabricante pasó mucho tiempo pensando en todo sobre su región pélvica y cómo interactúa con la parte superior de su cuerpo al desarrollar el nuevo Mazda3 2019. El hecho de que Mazda entendiera cómo su pelvis se mueve en relación con el resto de su cuerpo fue la clave en entender cómo darle a su nuevo sedán y hatchback compacto el performance deportivo por el que se conoce la marca – “Oneness”, en lenguaje Mazda – mientras que también trata de competir contra fabricantes de lujo.

El Mazda3 2019 marca el inicio de un punto sin regreso para Mazda – es la línea que separa a cada hombre “zoom-zoom” Mazda de sus ambiciones para ser un fabricante de lujo. Aunque muchos fabricantes demuestran sus intenciones de lujo con autos grandes y caros, Mazda optó por utilizar el Mazda3 como su fundación. Su más reciente vehículo Skyactiv es una pieza del rompecabezas; la nueva plataforma es más rígida y ligera que antes, y utiliza tecnologías nuevas y viejas diseñadas para ayudarle a conducirse mejor que antes.

Un ejemplo de la tecnología “vieja” que se encuentra en el nuevo Mazda3 es la suspensión de eje de torsión en la parte trasera, una jugada que le ayudará a ahorrarse dinero. Las configuraciones de la suspensión de eje de torsión pueden ser propensas a características de manejo no deseables, pero Mazda asegura que contraintuitivamente utilizó una suspensión de eje de torsión porque era más fácil controlar esos movimientos no deseados en los cojinetes de su suspensión que en una suspensión multilink, como lo tenía el pasado Mazda3. En otras palabras: por el pelvis.

El tren motriz podría ser familiar para los actuales dueños de una Mazda CX-5 o un Mazda3; el motor 2.5 litros de cuatro cilindros con desactivación de cilindros produce 187 hp y 186 libras-pie de torque y se encuentra en el Mazda3 2019 sedán o hatchback. Está asociado a una transmisión automática de seis velocidades o una manual de seis velocidades, y está disponible con tracción integral. Durante nuestra prueba, únicamente condujimos modelos Mazda3 Premium con tracción delantera y transmisión automática.

Los motores Skyactiv-X llegarán primero a Europa y después a Japón. Mazda comenzará a implementar este motor en otras partes del mundo, pero los mercados con estrictas emisiones tendrán la prioridad. Creemos que los motores Skyactiv-X llegarán a los Estados Unidos en 2021 – y tal vez más tarde si es que hay una administración republicana en la Casa Blanca en 2021.

Ignorando el hecho de que los motores son los mismos, el Mazda3 2019 se siente realmente evolucionario en comparación al modelo pasado. El talón de Aquiles del pasado Mazda3 era que su suspensión era más rígida y la cabina era más ruidosa, y la diferencia entre el modelo pasado y el nuevo modelo es inmediatamente notable tras conducir unas millas. El tiempo y recursos que Mazda invirtió estudiando el cuerpo humano realmente parece haber servido. La calidad de manejo es simplemente excepcional. Incluso cuando condujimos sobre baches y topes, los ocupantes están completamente aislados de los impactos.

Aún así, a pesar de estar aislado de los impactos y el ruido, el Mazda3 sigue siendo divertido de conducir. La dirección es directa y progresiva, con un toque ligero que nos recuerda al Mazda MX-5 Miata. El vudú pélvico de los ingenieros de Mazda realmente se nota cuando se conduce por curvas, ya que la suspensión y asiento se combinan para que se sientan como uno.

El punto débil en las dinámicas de conducción del Mazda3, si tuviera que elegir uno, sería su motor. No hay nada malo con el 2.5 litros de cuatro cilindros – se siente potente y contento, y la transmisión de seis velocidades está bien relacionada – pero este nuevo chasis es tan bueno que me gustaría obtener más. Un toque más de torque sería bueno – el Mazdaspeed3 no está entre las cartas, pero un asistente eléctrico se vería bien, especialmente si consideramos que la plataforma se construyó con la electrificación en mente.

Si las dinámicas de conducción son la mitad del rompecabezas de lujo, el interior sería la otra mitad. Aunque no me he subido a la versión base, el Mazda3 2019 totalmente equipado es una gran alternativa en comparación al Audi A3 y Mercedes-Benz CLA. Mazda hizo su tarea – los materiales, desde los asientos de cuero y terminados de metal, son de primera. La atención al detalle de Mazda también se muestra en las perillas y botones, ya que todos tienen una gran calidad.

El nuevo diseño de la cabina es una mejora significativa en comparación al modelo saliente. La pantalla de serie de 8.8 pulgadas está ubicada más arriba en el tablero y dirigida hacia el conductor. Junto con la perilla “Commander” en la consola central, el tiempo que el conductor necesita quitar la vista de la calle es mínima. En el frente del conductor hay una pantalla personalizable que muestra el velocímetro, información de ahorro de combustible o información de seguridad activa, flanqueada por un tacómetro en la parte izquierda y el indicador del tanque de combustible en la parte derecha. Los modelos Premium también cuentan con un head-up display con datos de navegación, minimizando el tiempo que el conductor necesita quitar los ojos de la carretera.

Y quienes no estén en el asiento del conductor, el asiento del pasajero delantero es espacioso (aunque no es eléctrico y no se ajusta tanto como el asiento del conductor), y el asiento trasero es cómodo, aunque un poco apretado para pasajeros altos – el Mazda3 sin duda sigue siendo compacto en el interior – a diferencia del Honda Civic.

El Mazda3 2019 tendrá un precio inicial a partir de los $21,895 dólares cuando salga a la venta en la primavera. El precio del hatchback comenzará a partir de los $24,495 dólares. El Mazda3 Premium es el modelo más equipado, con un precio inicial de $27,395 dólares para el sedán y $28,395 dólares para el hatchback. La tracción integral y transmisión manual (esta última únicamente disponible en el hatchback), se espera que estén disponibles en su lanzamiento. Las cifras de ahorro de combustible todavía no están disponibles, pero esperamos que se encuentren alrededor de los 27/36/30 mpg en ciudad/carretera/terreno combinado, al igual que el modelo saliente.

En resumen, la preocupación de Mazda por el pelvis parece haber valido la pena. El nuevo Mazda3 2019 captura el espíritu de Mazda de ser divertido de conducir y nos encanta su entrega para una experiencia de lujo que le puede dar batalla a los compradores de un Audi A3 y Mercedes CLA.