Primer Manejo Pruebas

Kia Soul 2020: Primer Manejo

El nuevo Soul aumenta la potencia y la sofisticación, pero permanece fiel a sus raíces

El nuevo Soul aumenta la potencia y la sofisticación, pero permanece fiel a sus raíces

Al ser uno de los modelos con más ventas de Kia, el Soul siempre ha sido difícil de categorizar. ¿Vagoneta alta? ¿Crossover? ¿Tal vez un poco de ambos? Desde que llegó a Estados Unidos en 2010, el Soul ha marchado orgullosamente al ritmo de su propio tambor: cuadrado y torpe. Y en última instancia es más genial debido a ello. Ahora que ha entrado a su tercera generación, el Kia Soul 2020 añade una dosis saludable de refinamiento, mientras que mantiene su extraña racha intacta.

Los competidores del Soul han ido y venido a través de los años. Nissan perdió la fe en sus extravagantes Cube y Juke, que sustituyó por el Kicks en 2018. Y el original subcompacto denominado “caja sobre ruedas”, el Scion xB, pasó de ser extravagante y genial a flácido y aburrido en su segunda generación, antes de que Toyota desapareciera a esta marca. Todavía no se ha dado el veredicto sobre el sucesor espiritual – la Toyota C-HR.

Ninguno de estos modelos pueden igualar al Soul en cuanto a los caballos de fuerza. La novedad para 2020 en todos los niveles de equipamiento (excepto el GT-Line 1.6T) es un motor 2.0 litros de cuatro cilindros de aspiración natural que entrega 147 hp que acciona las ruedas delanteras mediante la propia CVT de Kia, que se vio por primera vez en el Forte 2019 y sustituye a la transmisión automática de seis velocidades. Son 14 caballos de fuerza menos que el motor 2.0 litros del año pasado (y 17 caballos de fuerza más que el motor base 1.6 litros del auto saliente), pero el ahorro de combustible cambia de 25/30 mpg en ciudad/carretera a 27/33 mpg (o 29/35 mpg en un modelo especialmente enfocado al ahorro). Aún queda una transmisión manual de seis velocidades en la hoja de equipamiento opcional, pero está disponible solamente en el modelo LX base.

Si lo que realmente quiere es potencia, el motor 1.6 litros turbo de cuatro cilindros está de vuelta en el modelo de nivel superior, el GT-Line 1.6T, acoplado a una transmisión automática de doble embrague y siete velocidades, además de contar con paletas de cambio por primera vez. Con 201 hp a nuestra disposición, este Soul reforzado tiene más que suficiente poder para hacer girar los neumáticos delanteros. Aún y cuando la potencia nominal es la misma que en el modelo del año pasado, se siente aún más potente a velocidades de autopista. Otros componentes exclusivos del 1.6T son los frenos de disco más grandes y la suspensión con calibración deportiva. Aunque tal vez no sea un hatchback de alto rendimiento que pudiera certificarse, el Soul 2020 turbocargado dispone de maniobras que hacen juego con su potencia y no hace el ridículo en las curvas. Mejor aún, el 1.6T es casi tan económico como el 2.0 menos potente, logrando una clasificación casi idéntica de 27/32 mpg.

Ya sea que la suspensión esté calibrada de forma deportiva o no, el Soul ofrece una impresionante calidad en el andar, despachando los topes a mitad de curva sin dramatismo ni quejas. Parte del crédito se debe a la distancia entre ejes más larga de este año, de 1.2 pulgadas para un total de 102.4. La carrocería también es más larga, por 2.2 pulgadas, pero la figura en general es casi idéntica.

A primera vista, la silueta exterior resulta familiar: es alta y cuadrada, sin complejos. El extremo delantero es ahora más moderno y cohesivo, con faros inquisitivos conectados por un terminado que enfatiza la anchura, que permaneció sin cambios en 70.9 pulgadas. El efecto en general se sitúa en algún punto entre adormilado y sofisticado, algo así como si un Range Rover Evoque consumiera demasiados comestibles. Sin duda un gran elogio, considerando que el Evoque tiene un precio inicial de más de $40,000 dólares, mientras que el precio inicial de un Soul LX 2020 es de apenas $18,485 dólares.

En cambio, la ejecución del diseño del extremo trasero es exagerada, con demasiados elementos de estilo que compiten por nuestra atención. Por sí solas, las nuevas luces traseras “estilo boomerang” son un excelente detalle, en especial la forma en que se envuelven en la parte superior del portón trasero. Pero eche un vistazo a la esquina en el pilar C, en donde hay una pieza negra de plástico con el logotipo del Soul incrustado. Kia compara esta forma con las alas de un aeroplano, pero honestamente es solo otro intento del concepto “techo flotante” y se ve un poco rezagado al combinarlo con las líneas verticales de la escotilla. Es probable que la pauta de estilo envejezca al igual que esa pieza de plástico.

Aún y cuando el Soul desafía la descripción de la categoría, en definitiva no es una SUV; hasta ahora ha puesto fin a la tendencia de pretender parecerse visualmente a una. La novedad para 2020 es el nivel de equipamiento X-Line con un precio inicial de $22,485 dólares, que añade un revestimiento de carrocería contrastante y guardabarros gruesos. Este paquete será excelente para el guerrero urbano que conduce a una corta distancia del camino de grava. El Soul 2020 porta esa apariencia sorprendentemente bien, pero ha perdido algo de reputación callejera en el proceso.

Es probable que la mayoría de los propietarios del Soul estén más preocupados por lo que ocurre en el interior. Y en gran parte no estarán decepcionados. Incluso los modelos base reciben un sistema de infotenimiento con pantalla táctil de 7.0 pulgadas, un sistema de audio con seis altavoces y conectividad con Apple CarPlay y Android Auto. Como equipamiento de serie, en las versiones EX y GT-Line 1.6T hay un nuevo sistema de infotenimiento de 10.3 pulgadas con navegación satelital. La pantalla ancha es nítida y brillante; además provee mucho campo visual para poder ver hasta dos o tres pantallas dividas a la vez. Los usuarios de Apple CarPlay y Android Auto apreciarán el espacio adicional en esta pantalla para hasta 10 aplicaciones.

Aunque el modelo del año pasado contaba con enigmáticos alojamientos para los altavoces en forma circular que parecían flotar sobre las ventilas del tablero, ahora los tweeters están alojados en diminutos biseles rectangulares enseguida de las ventilas de forma triangular. Hay que parpadear varias veces antes de poder darnos cuenta de que la figura combinada emula la forma de un altavoz, en donde los tweeters sirven como la bobina y las ventilas hacen el papel de la bocina. El tema se extiende al panel de las puertas, en donde una pieza de adorno estilizada produce la ilusión de ondas de sonido. ¡Ingenioso!

Solo los compradores del GT-Line 1.6T disfrutarán de la opción más notable del Soul 2020: el sistema de audio Harman-Kardon de 640 watts. Además de una mayor vitalidad sónica, la iluminación ambiental es realmente la estrella del show. Los bordes iluminados de los altavoces brillan y emiten pulsos en sincronía con el ritmo de la música. En respuesta a la retroalimentación de los clientes, Kia hizo la iluminación más brillante y sensible en comparación con la versión del año pasado. Aunque no es para todos, es una pena que esta opción exclusiva del Soul se limite al nivel de equipamiento superior solamente.

En cuanto a la seguridad, Kia ofrece una lista exhaustiva de características de seguridad activa en el Soul 2020, aunque tendrá que optar por un modelo superior al LX para conseguirlas. De todas formas, el frenado automático de emergencia, el asistente de mantenimiento y cambio de carril, el monitoreo de punto ciego y la alerta de cruce de tráfico trasero se incluyen como equipamiento de serie en el S, que tiene un precio inicial de $21,285 dólares. Nada mal.

Al ofrecer cinco niveles de equipamiento en vez de los tres del año pasado, Kia también delimitó los precios y opciones del Soul a lo largo de una mayor extensión. El salto más grande está en el extremo superior, en donde el GT-Line 1.6T impone su genial precio de $28,485 dólares; alrededor de $500 dólares más que un Soul 2019 totalmente equipado. Esto está a la par con un Mazda CX-3 Touring o un Subaru Crosstrek, aunque el Kia los deja comiendo polvo con su potencia turbo. También está a punto de llegar una versión EV del Soul, si a usted le gustan más los electrones que los motores de gasolina.

Con su expresivo estilo y sus detalles inteligentes en el interior, el Kia Soul 2020 se mantiene fiel a su excéntrica misión. Pero también resulta ser un auto extremadamente completo y agradable, con un sólido atractivo en general. Las extravagantes sobreadornos sirven para mejorar un paquete sólido, en vez de compensar alguna deficiencia evidente. Así que, para quienes desean un paquete práctico con un poco de atrevimiento, el Kia Soul 2020 está listo para cumplir.