Primera Prueba Pruebas

Infiniti QX80 2018: Primera Prueba

¿Realmente es nueva?

¿Realmente es nueva?

Si no está rota, no la arregles. O, en el caso de la Infiniti: si no está rota, dale un aspecto remozado, hazle algunas actualizaciones de menor importancia y sigue vendiéndola unos años más. Esa es, en apariencia, la filosofía que el fabricante automotriz siguió al diseñar la QX80 2018, un vehículo que podría haberse beneficiado de una nueva generación después de siete modelos. ¿Son sus cambios lo suficientemente buenos como para mantener a Infiniti en la gama de las SUV grandes y de lujo? Echamos mano a una renovada QX80 2018 para averiguarlo.

Cuando las primeras fotos oficiales de la nueva QX80 aparecieron en Internet, algunos integrantes del personal (entre quienes se incluye el autor de esta reseña) intentamos detectar los cambios. Los faros y las luces traseras de la SUV están inspirados en el concepto QX80 Monograph, pero más allá de eso, el vehículo tenía el mismo aspecto basado en la Nissan Patrol que ha estado a la venta desde 2010. Esa impresión no cambia cuando uno repasa la hoja de especificaciones. La Infiniti QX80 2018 sigue estando impulsada por un motor V8 de 5.6 litros de aspiración natural que entrega 400 hp y 413 libras-pie de torque, conectado a una transmisión automática de siete velocidades.

En persona, sin embargo, es mucho más fácil notar que la SUV insignia de Infiniti ha pasado por el bisturí. Los nuevos faros tienen frescura y clase, y hacen que la parte delantera se vea mucho mejor. Las luces LED dentro de los faros son también impresionantes: emiten un haz de luz blanca con un patrón de corte increíblemente agudo. Las luces se veían tan extrañas atravesando el portón de mi garaje que tuve que verificar dos veces que no fueran faros láser, los cuales siguen estando prohibidos en los Estados Unidos. La QX80 también tiene un guardabarros delantero rediseñado, otro aporte a su aspecto exterior más moderno.

Trepe (literalmente) para entrar a la cabina y notará un nuevo tapizado de cuero con más acolchado cubriendo los asientos. También podrá notar nuevos detalles de costuras en toda la cabina y un revestimiento de madera de mejor calidad. Nuestro vehículo de prueba venía con el nuevo esquema interior en color café tipo silla de montar con vetas grises oscuras, lo que le da a la cabina un aspecto atractivo y sofisticado. Los asientos delanteros tipo cubo son extremadamente cómodos y están complementados con descansabrazos acolchonados.

Pero después de poner un pie en la sorprendentemente lujosa QX50, el interior de la QX80 impresiona mucho menos dado su precio. El mayor reproche acerca de la cabina de la QX80 es que parece un poco pasada de moda. El cuero más fino del mundo no podría compensar el atraso generacional de la pantalla táctil de la QX80, que es lenta para responder y tiene gráficas de baja resolución. Los medidores analógicos y la pantalla digital de información estilo Nokia, integrada en el panel, tampoco le hacen mucho favor al interior.

Aunque las pantallas en la parte delantera de la cabina son anticuadas, Infiniti actualizó las pantallas del reposacabezas dual que vienen con el paquete Theater de $2,450 dólares. Las pantallas son de mayor tamaño (8 pulgadas) y de mayor resolución, con una relación de aspecto cercana a la de los smartphones, lo que significa que el contenido que reproduzca desde su teléfono se verá con nitidez y sin distorsión. Hablando de lo que se puede ver en esas pantallas, los ocupantes de la segunda fila pueden ver lo que deseen en cada una, de manera independiente, aunque deberán luchar para ver quién se queda con la única entrada HDMI.

Acceder a la tercera fila es sencillo gracias a que los asientos de la segunda fila se reclinan hacia adelante en un movimiento fluido con solo presionar un botón ubicado en la consola central, o bien jalando de la palanca en el asiento mismo. Aunque los asientos de la última fila podrían ser mejores. Para mí, que mido 5 pies con 7 pulgadas, el espacio para las rodillas estaba bien, pero es probable que alguien con piernas más largas se sienta apretado. Y como el piso está elevado, no es posible sentarse bien, lo que hace que los asientos sean incómodos para los adultos. Si su plan es que atrás viajen solo los niños, entonces está bien.

El poderoso motor V8 de 5.6 litros de la QX80 siempre ha sido uno de sus mejores argumentos de venta, y sigue siéndolo en el modelo renovado. En ralentí, el motor produce un sonido grave y placentero al oído, y canta a medida que uno pisa el acelerador. La aceleración resultante no lo hará hundirse en el asiento, pero es más que adecuada para mezclarse en el tráfico. La caja automática de siete velocidades permite hacer cambios descendentes de forma manual llevando la perilla de cambios a la izquierda, aunque la transmisión tiene una respuesta algo lenta.

En la pista, la QX80 aceleró a 60 mph en 6.3 segundos y completó el cuarto de milla en 14.9 segundos a 94.2 mph. Dado que la transmisión viene de modelos anteriores, no sorprende mucho que esos tiempos coincidan exactamente con los del último modelo 2015 que probamos, antes de la renovación. En comparación con el resto de la clase, la QX80 es solo más veloz que la vieja Lexus LX 570, que va de 0 a 60 en 7.0 segundos y marca 15.4 segundos en el cuarto de milla. Todos los demás modelos de lujo con carrocería sobre bastidor son más veloces, incluso el Cadillac Escalade y la Lincoln Navigator V6 biturbo, que llegan a los 60 mph en 5.9 segundos.

Pero para un vehículo que pesa más de 6,000 libras, la QX frena sorprendentemente bien. El modelo 2018 frenó desde 60 mph en 122 pies, 1 pie menos que el modelo 2015. Para ponerlo en perspectiva, la nueva Navigator necesitó 132 pies para frenar a la misma velocidad mientras que la Escalade lo hizo en 133 pies. Nuestra SUV también venía equipada con el paquete Driver Assistance de $2,900 dólares, que agrega un conjunto de características de seguridad activa. Estas incluyen advertencia de colisión delantera con frenado automático de emergencia, advertencia e intervención en caso de punto ciego, aviso de salida de carril y mantenimiento de carril, control de velocidad crucero adaptativo con rango de velocidades completo, y asistente de control de distancia, que funciona como un tipo de crucero adaptativo manteniendo una distancia de seguridad con el auto que va delante. Todas estas características parecían funcionar bien, pero las que aplican los frenos de forma automática no lo hacían con la suavidad de otras Infiniti que he conducido.

No es esperable que una SUV de este tamaño pueda manejarse como un auto deportivo, pero uno tampoco querría mucha inclinación al tomar una curva. Con la sorprendentemente atlética Navigator, la QX80 no se sentía tan bien en las curvas. Al tomar la entrada en curva a una autopista con cierta urgencia, sentirá las tres toneladas de peso en vacío de la QX80 ya que el balanceo de la carrocería es notable. La QX80 marcó un tiempo de 28.1 segundos en nuestra prueba en el circuito de figura en ocho, más lenta que la Escalade (27.4 segundos), la Navigator (27.8 segundos) y la LX 570 (27.9 segundos). Pero este tiempo de vuelta no narra la historia completa. Dejaré que Chris Walton, editor de pruebas de manejo, lo explique.

“Se esperaba que hubiera cabeceo y balanceo. Y los hubo en gran cantidad.”, dijo. “Lo que no esperaba era que el pedal de freno fuese firme a la primera pisada, luego se aflojara y llegara casi al suelo en la zona de frenada, y no todas las veces, lo cual es desconcertante. La dirección es ligera pero no requirió mucho ajuste en la pista de derrape. No es posible anular por completo el control de tracción y el control de estabilidad electrónico (ESC). Si conducía sin ESC, la QX80 subviraba severamente, lo que provocaba una gran intervención, restaba aceleración y sumaba mucho más corcoveo y cabeceo. Básicamente, su manejo es tan pesado como su aspecto y no hace nada con apuro”.

Sin lugar a dudas, pocos propietarios llevarán a la QX80 a su límite de manejo como lo hicimos nosotros. Para quienes se conforman con no conducir su SUV de lujo a lo loco, la QX80 renovada ofrece un andar cómodo y tranquilo, incluso con la opción de ruedas de 22 pulgadas y neumáticos de perfil bajo con la que vino nuestro vehículo de prueba. Infiniti agregó más insonorización al modelo 2018, lo que incluye más material en el tablero para amortiguar el ruido del motor e insonorización en el piso de la zona de carga para ayudar a evitar el ruido del pavimento.

Estacionar la QX80 es más fácil gracias a un sistema estándar de cámaras de 360 grados. Infiniti dice que la nueva QX80 puede tener hasta cinco cámaras y que una de ellas apunta a un punto ciego que es particularmente perjudicial en vehículos de gran tamaño: la rueda delantera del lado del acompañante. Esta vista le permite acercarse a la acera o comprobar el espacio libre entre el vehículo y un objeto por debajo de la línea de visión. Puede cambiar de vista de cámara fácilmente por medio de un botón ubicado en la consola central. Si necesita aún más visibilidad, las Infiniti cuentan con el espejo retrovisor inteligente de Nissan a partir de la QX80. La pantalla incorporada en el espejo, parte del paquete Deluxe Technology de $5,700 dólares, muestra la señal de video de una cámara ubicada en la parte superior de la luneta trasera para ofrecerle una vista panorámica libre de pilares.

Nuestra Infiniti QX80 4WD 2018 tenía un precio de $85,160 dólares, lo que sería la versión más equipada al momento (este verano llega una QX80 Limited Edition de precio superior). Este precio es bastante inferior al precio de $100,315 dólares de la Lincoln Navigator 2018 de prueba que probé recientemente, y cuyo equipamiento era de nivel similar. La QX80 también tiene un precio inicial menor que el de los modelos con carrocería sobre bastidor de la competencia: $65,745 dólares para un modelo con tracción trasera y $68,845 dólares para uno con tracción en las cuatro ruedas. Estos precios representan aumentos de solo $900 dólares sobre el modelo 2017 anterior a la renovación. Es decir, usted obtiene un estilo más definido, un interior mejorado y más tecnología a su disposición por menos de $1,000 dólares.

Aunque es la opción menos costosa en la categoría de SUV de lujo, la QX80 no parece pertenecer a esa categoría. La Infiniti no está al mismo nivel que la sobresaliente Navigator, pero tampoco lo esperaría de un producto que cuesta $15,000 dólares menos. Si quiere la mejor SUV de lujo del mercado y está dispuesto a pagar lo que vale, compre una Navigator. Pero si quiere una muy buena experiencia deportiva y utilitaria y puede pasar por alto algunos detalles desactualizados, la QX80 ofrece una buena relación precio-calidad.

Infiniti QX80 (4WD) 2018
PRECIO BASE $68,845 dólares
PRECIO DEL VEHÍCULO A PRUEBA $85,160 dólares
ESQUEMA DEL VEHÍCULO Motor delantero, 4WD, 7-pasajeros, SUV de 4 puertas
MOTOR 5.6L/400-hp/413-libras-pie DOHC 32-válvulas V-8
TRANSMISIÓN Automática de 7 velocidades
PESO EN VACÍO (DISTRIBUCIÓN DELANTERA/TRASERA) 6,024 libras (52/48%)
DISTANCIA ENTRE EJES 121.1 pulgadas
LARGO X ANCHO X ALTO 208.9 x 79.9 x 75.8 pulgadas
0-60 MPH 6.3 segundos
CUARTO DE MILLA 14.9 segundos @ 94.2 mph
FRENADO, 60-0 MPH 122 pies
ACELERACIÓN LATERAL 0.74 g (avg)
PISTA EN FORMA DE OCHO 28.1 segundos @ 0.60 g (promedio)
AHORRO DE COMBUSTIBLE SEGÚN LA EPA 13/19/15 mpg ciudad/carretera/terreno combinado
CONSUMO DE ENERGÍA CIUDAD/CARRETERA 259/177 kW-hrs/100 millas
EMISIONES CO2, COMBINADAS 1.28 lb/milla