Primer Manejo Pruebas

Hyundai Veloster N 2019: Primer Manejo

Haciendo cool a Hyundai

Haciendo cool a Hyundai

“Se trata de llevar más potencia y más emoción a la marca Hyundai y hacer autos divertidos de manejar”, dijo Albert Biermann cuando presentó el Hyundai Veloster N 2019. Y él debería de saber. Biermann fue el jefe de la división M de BMW y ahora es presidente de la sub-marca de Hyundai orientada hacia el rendimiento. Después de presentar la sub-marca N en el Auto Show de Frankfurt 2015, Hyundai ahora tiene dos modelos N en su alineación global y está trabajando en más. El primer modelo en llegar a los Estados Unidos será el Veloster N, y tuvimos la oportunidad de manejarlo en uno de los circuitos más desafiantes en el mundo: Nürburgring Nordschleife.

Lanzar un vehículo como el Veloster N en una pista tan legendaria hace sentido. La marca coreana ha estado haciendo pruebas en el Nürburgring desde 2011, y en 2013 abrió un centro técnico junto a la pista. Ese mismo año comenzó a hacer pruebas bajo el agua de su sub-marca N, primero con el i30 N y después con el Veloster N. También se ha beneficiado de su éxito en el deporte motor, particularmente el WRC y la serie TCR, y al justo como lo dijo Ed Loh, editor en jefe de Motor Trend en su columna de septiembre, la marca coreana ha contratado a ex jefes de BMW para manejar los equipos de desarrollo y diseño. Thomas Schemera, quien era el director de la división M de BMW en las Américas, ahora es el nuevo jefe global de la sub-marca N; el ex diseñador de BMW, Thomas Bürkle ahora es jefe de diseño en el Centro de Diseño de Hyundai; y Biermann se encarga de que los autos sean divertidos de conducir. Con este dream team, Biermann & Co. han desarrollado la fórmula para la sub-marca N.

El Veloster N tendrá una variante cuando llegue a los Estados Unidos en el cuarto trimestre de este año, con el Perfomance package como la única opción. La actualización más importante es la potencia adicional, que crece de 250 a 275 hp (el torque se queda igual) y el diferencial de deslizamiento limitado. En lugar de obtener las ruedas de 18 pulgadas con neumáticos Michelin Pilot Super Sport, obtendrá ruedas de 19 pulgadas con las Pirelli P Zero. Otra buena actualización son frenos más grandes en el eje delantero y trasero – ambos ventilados. El paquete también incluye un sistema de escape modular, una relación final de la transmisión un poco diferente, una barra estabilizadora delantera más corta (21mm en lugar de 23 mm) y una altura total más baja (54.9 vs. 55.1 pulgadas).

En las dos vueltas que tuve en el Nürburgring, el Veloster N equipado con el Performance package se sintió en casa. Propulsado por un motor 2.0 litros de cuatro cilindros con un turbo de doble desplazamiento, el hot hatch se siente potente y ágil. Sus 275 caballos de fuerza y 260 libras-pie de torque son más que suficientes para moverlo rápido. Hyundai estima un tiempo de 0-62 mph de 6.1 segundos, pero dado nuestra experiencia en la pista y en las calles, ese número suena demasiado conservador. Una caja manual de seis velocidades con rev matching manda toda la potencia a las ruedas delanteras.

Cualquiera de las dos configuraciones estará equipada con cinco modos de manejo: Eco, Normal, Sport, N y N Custom. El último personalizará las características de la suspensión y dirección, así como el sonido del escape según los gustos del conductor. Aunque dos vueltas en el Nürburgring me dieron solo una probadita de lo que el Veloster N es capaz, tuve una buena sensación del vehículo. En modo N, la suspensión y dirección se sienten más rígidas, pero me hubiera gustado que la dirección fuera más dura. El hot hatch se siente plantado y estable en las curvas, mostrando muy poco balanceo. Equipado con control de aceleración en las curvas, control de torque en la dirección y el diferencial electrónicamente controlado, uno puede entrar a las curvas a altas velocidades y experimentar poco subviraje, además de tener una entrega de potencia linear al salir de las curvas. Los desperfectos de la Nordschleife fueron evidentes dentro del Veloster N, pero nunca hasta el punto donde me sentí incómodo. Si pudiera mejorar algo, sería el sonido del escape, que parece no ser tan fuerte dentro de la cabina como afuera.

 

Ubicadas arriba de la pantalla del tablero de 4.2 pulgadas, las luces para hacer los cambios fueron de gran ayuda en la pista. Se prenden y cambian de color blanco a amarillo y rojo, indicándole al conductor cuándo es un buen momento de hacer los cambios. La palanca de la transmisión es de recorridos cortos y el pedal del embrague se siente firme. Incluso el pedal del freno tiene buena comunicación, con un recorrido corto y gran firmeza. Los discos ventilados (13.6 pulgadas en el frente y 12.4 pulgadas atrás) hacen un gran trabajo en frenar al vehículo. La toma de aire en los costados de la fascia delantera ayuda a enviar aire frío a los frenos, e incluso tras más de una docena de vueltas en la pista, parecían no sufrir.

El día siguiente manejé el Veloster N en las calles alrededor de Nürburg. La ruta fue muy diversa, desde calles sinuosas y estrechas hasta las rectas de la autobahn y bajos límites de velocidad al pasar por pueblos pintorescos. Esta vez conducía en modo Sport y noté que la suspensión fue un poco menos rígida que en modo N, aunque la dirección se sintió prácticamente igual. La excelente calidad de las calles alemanas hizo difícil sentir vibraciones dentro de la cabina, entregando un manejo cómodo.

Pise el acelerador y sentirá que cómo su espalda empuja con fuerza al respaldo mientras escucha los chasquidos y explosiones del escape. Esas dinámicas de manejo deportivas son complementadas en las carreteras sinuosas, donde el Veloster N se controla de forma ejemplar. La soldadura adicional y el aumento a la rigidez torsional (6.9 por ciento) sobre el Veloster regular hacen que el N se comporte mucho mejor. También es muy fácil de conducir y le entrega emoción al conductor.

Esa emoción llegó en diferentes niveles durante la ruta de 30 minutos. El auto se siente divertido en las curvas, dándome más confianza para empujarlo más fuerte dado el poco balanceo y las buenas dinámicas. Pero después esa emoción creció a un nivel diferente cuando llegué a la autobahn. El poco tráfico del sábado por la mañana en las afueras de la ciudad hizo que el día fuera perfecto para conducir rápido. ¿Qué tan rápido? Pude ver la aguja del velocímetro cruzar las 160 mph. Hyundai asegura que la velocidad máxima del Veloster es de 155 mph, pero yo conduje por lo menos 9 mph más rápido que eso. A esas altas velocidades el auto se siente callado y controlado, aunque las condiciones excepcionales de la autobahn se llevan mucho de ese crédito, ya que no sentí ese mismo nivel de control cuando manejé a 140 mph en el Nürburgring. Los vados de la recta del Nordschleife hicieron que el auto se sintiera menos estable que en la autobahn.

Tendremos otra oportunidad de conducir el Veloster N una vez más cuando llegue a suelo estadounidense, seguramente a finales de octubre o principios de noviembre. Nos gustaría probar el launch control y manejar una variante sin el Performance package.

Hay varios detalles exteriores que distinguen al Velsoter N. Una parrilla flanqueada por un splitter rojo con tomas de aire laterales le da un aspecto único. Los terminados en la parte baja de las puertas y los calipers en color rojo lo distinguen del Veloster regular, y una de mis características favoritas es la luz de freno triangular ubicada en el spoiler. Y sí, la rara configuración de puertas 2+1 sigue en el Veloster N. Todo eso se ve bien hasta que uno lo ve junto al bello y jubiloso i30 N. Desafortunadamente no hay planes para llevar el i30 N (conocido como el Elantra en nuestro mercado) a los Estados Unidos.

Por dentro, hay algunos toques que nos dicen que este es un modelo N. El volante tiene dos botones pintados de azul celeste: uno selecciona los modos de manejo Eco, Normal o Sport y el otro, marcado con una bandera a cuadros, selecciona N o N Custom. Los cinturones de seguridad están pintados de color Performance Blue y los asientos de tela, volante y palanca de cambios tienen costuras en azul celeste. En comparación con el Veloster regular, los asientos tienen más soporte lateral, aunque no son nada especiales. El sistema de infotenimiento tiene gráficas cool para mostrar el performance, incluyendo fuerza G, números del turbo, torque y potencia, ajustes de la suspensión y un cronómetro integrado.

El precio no ha sido anunciado, pero Hyundai asegura que podemos esperar del mismo valor que encontramos en el resto de su alineación. Creemos que el Veloster N estará disponible por alrededor de $28,000 dólares y el Performance package podría sumarle otros $3,000 dólares más. Eso es el mismo rango de precios en el que se encuentra el Volkswagen Golf GTI y Ford Focus ST, pero más barato que el Honda Civic Type R.

Hyundai espera tener éxito con el Veloster N en los Estados Unidos. Se ha estado vendiendo muy bien en Corea, y el i30 N está agotado en algunos mercados europeos, como Alemania. Si el brazo de rendimiento de Hyundai puede ganarse los corazones de los clientes de los Estados Unidos – y dada nuestra experiencia con el Veloster N, hay muy buenas probabilidades de que esto ocurra – la sub-marca N tendrá un futuro próspero en América. Considerando el talento que existe dentro de Hyundai, creemos que N llegó aquí para quedarse.