Car of the Year Premios

Hyundai Veloster: Finalista al Auto del Año 2019 de Motor Trend

El que más mejoró de todos

El que más mejoró de todos

Nos gusta: el estilo interior y exterior, la extravagancia de las tres puertas, los turbos sin lag, el valor

No nos gusta: el ruido del pavimento del modelo base, los plásticos duros, el motor 2.0L proveniente del Elantra

¿Un poco de asimetría, un valor innegable, estilo hatchback con toques de cupé y una tendencia a pasarla bien? Esa es una excelente forma de obtener la atención de los jueces.

Como lo hizo en su primera participación para Auto del Año 2012, la segunda generación del Veloster avanzó a la ronda de finalistas por muchos de sus méritos. En ese entonces sugerimos lo que el Veloster necesitaría para dar el salto: “Cuando Hyundai le dé el motor que necesita con desesperación y calibre la suspensión para generar la deportividad que sugiere el exterior, este será el cohete de bolsillo más candente del segmento”.

Parece que Hyundai escuchó. La versión de 2019 se beneficia de un motor base más grande y potente, dos nuevos (y fantásticos) motores turbocargados opcionales, una mejor palanca de cambios manuales, transmisión manual automatizada de doble embrague opcional, un chasis mejorado y suspensión trasera independiente. En el proceso, Hyundai extendió los niveles de equipamiento disponibles y el rendimiento.

Los precios comienzan en una cifra razonable de $19,385 dólares por el auto base de 147 hp, hasta alrededor de $30,000 dólares por el modelo N de alto rendimiento con sus 275 hp; en cada nivel del Veloster aumenta el equipamiento que se incluye y la diversión al conducir. Nos impresionó el sistema de asistencia de mantenimiento de carril y el frenado automático que vienen de serie, además de la disponibilidad del control de velocidad crucero adaptativo, el head-up display y el audio de calidad superior. El modelo que destaca de la camada es el R-Spec con su precio de $23,785 dólares, que ofrece un rendimiento cercano al N por miles de dólares menos.

El modelo base, llamado apropiadamente Veloster 2.0, no tenía el suficiente comportamiento en carretera como para ser ese vehículo perfecto de transporte cotidiano y esa criatura salvaje de fin de semana. Elegido como el auto que más mejoró con respecto a su generación anterior, el Hyundai Veloster merece que quienes buscan dar color a su forma de conducir le den un buen vistazo.