Primer Manejo Pruebas

Honda Passport 2019: Primer Manejo

Bienvenida a la familia

Bienvenida a la familia

Con sus espectaculares rocas de color rojo – complementadas por los arcos naturales y grandes acantilados – Moab, Utah es uno de los lugares más fabulosos de este planeta. He tenido la suerte de viajar aquí algunas veces, pero las formaciones de las rocas y sus acantilados de más de 2,000 pies nunca me dejan de sorprender; por el contrario, me empujan a seguir explorando y disfrutar de la naturaleza de diferentes maneras. Una de esas maneras es la conducción 4×4 y la diversidad de los senderos hacen que Moab sea un excelente lugar para conducir un Jeep Wrangler elevado o un vehículo familiar como la totalmente nueva Honda Passport 2019.

A finales de los años 90s y principios de los 2000, la Honda Passport era una SUV para cinco pasajeros de carrocería sobre bastidor. Su función principal fue entregarle más espacio y capacidad a los clientes de Estados Unidos que buscaban salirse de sus sedanes. Esencialmente era una Isuzu Rodeo con el logo de Honda, y aunque la Pilot la reemplazó en 2003, la Passport tuvo esa habilidad todoterreno para pasar por algunos de los senderos más difíciles de Moab.

Pero la industria y el mundo han cambiado significativamente desde 2002, cuando la última Passport se vendió en los Estados Unidos. Ese año, por ejemplo, entre los autos más vendidos había nombres que ya no vemos más – como el Buick Century y el Chevrolet Cavalier. El top 10 de hoy está lleno de crossovers y camionetas, ya que la gente está buscando vehículos más espaciosos y altos.

La Passport 2019 se ha adaptado para esos cambios, ya que comparte la mayoría de sus partes con la Pilot, teniendo una plataforma monocasco y un sistema de tracción integral que le permite conducir por senderos arduos, pero se enfoca en entregar una experiencia de conducción satisfactoria sobre el pavimento. Se ubicará entre la CR-V y la Pilot, ofreciendo espacio para cinco pasajeros y un enorme espacio de carga.

 

Parte de ese toque aventurero está en sus dimensiones. La Passport es 6.2 pulgadas más corta que la Pilot (190.5 pulgadas de largo), tiene una altura más alta por 0.8 (ubicándose en 8.1 pulgadas para los modelos con tracción integral), y comparte la misma distancia entre ejes que la Pilot (111 pulgadas). Este, junto con sus voladizos cortos atrás y adelante, le permite a la Passport tener unos ángulos de ataque/vadeo/salida de 21.4/17.3/27.7 grados. Los majestuosos caminos secundarios dentro de los parques nacionales Arches y Canyonlands han servido como la prueba para la nueva Passport, y aunque la mayoría del tiempo condujimos sobre caminos de terracería, hubo algunas veces en donde nos paramos sobre tres ruedas mientras pasábamos una roca. Su voladizo corto en el frente evitó cualquier daño a la fascia, pero notamos algunos raspones mínimos debajo de la carrocería al conducir sobre las partes más difíciles de este sendero.

Honda hizo algunos cambios a la suspensión, permitiéndole afrontar las vibraciones sobre el pavimento y entregar una mejor amortiguación cuando practicamos el off-road. Cuando condujimos sobre las rocas, la suspensión absorbió los movimientos de buena manera – incluso cuando conducíamos a aproximadamente 55 mph sobre algunos caminos de terracería, la cabina se sentía callada y en paz. Lo mismo ocurre cuando condujimos en la carretera – hemos felicitado a Honda por el poco balanceo de la carrocería que hemos experimentado en sus SUVs, y la Passport sigue esa física. La dirección se siente bien balanceada, entregando una buena retroalimentación de lo que sucede en la carretera, mientras que la percepción es un poco más deportiva que en la Passport.

El corazón de la Passport – un motor 3.5 litros V-6 que entrega 280 hp y 262 libras-pie de torque – está asociado a una transmisión automática de nueve velocidades. Este es el mismo tren motriz que encontramos en las versiones más equipadas de la Pilot, y es la única combinación disponible en todas las variantes de la Passport. La tracción integral está disponible en cada versión por $1,900 dólares adicionales – excepto en la Elite, donde cuenta con este sistema de serie. Es el mismo sistema que hemos probado en la Pilot, que puede mandar hasta el 70 por ciento del torque a las ruedas traseras y el 100 por ciento de ese torque a la rueda derecha o izquierda. Hay cuatro modos de manejo disponibles: Normal, Snow (nieve), Mud (barro) y Sand (arena). Cada modo cambia el mapeo del acelerador y transmisión, y dependiendo del modo con el que esté circulando, se mandará más torque a las ruedas traseras para un mejor performance. Cuando conduje con el modo Mud, noté más derrape de las ruedas traseras sobre superficies húmedas, permitiéndole a la Passport mantener su momentum. También conduje con el modo Snow y noté que las presiones al acelerador fueron menos agresivas que con el modo Normal.

La falta de una tercera fila hace que la Passport sea aproximadamente 100 libras más ligera que la Pilot, y pude sentir un poco más de deportividad que en la hermana mayor. Pise el acelerador a fondo y escuchará un buen sonido desde el escape, mientras su espalda es empujada contra el respaldo. El motor se siente adecuado en términos de potencia para un crossover de este tamaño, y la cabina está bien protegida del ruido del viento o de los neumáticos. Aunque Honda ha hecho cambios a la transmisión de ZF, hubo algunos momentos donde la caja tomó mucho tiempo para hacer los cambios hacia abajo, y aunque la mayoría de los cambios eran suaves, el modo Mud los hacía un poco más ásperos. Tendremos que pasar más tiempo con la Passport y reportar sobre el comportamiento de la caja un poco más adelante.

Habrá cuatro versiones disponibles – Sport, EX-L, Touring y Elite – una vez que la Passport llegue a los distribuidores el 4 de febrero. Pero sin importar la versión, cada Passport cuenta con una cabina espaciosa, con capacidad para cinco pasajeros y todo su equipaje. Solo condujimos la variante Elite en Utah, y los pasajeros podrán disfrutar de asientos delanteros con aire acondicionado y calefacción, volante con calefacción, tapizados de cuero en toda la cabina, asientos traseros con calefacción, cargador inalámbrico para teléfonos inteligentes y cuatro puertos USB (dos en el frente, dos en la parte trasera). Aún así, cada variante cuenta con botón de arranque, aire acondicionado de tres zonas, ruedas de 20 pulgadas, luces LED de circulación diurna, faros y luces traseras de LED, así como un espacio de almacenamiento escondido debajo del piso del maletero, en el que pueden caber pequeñas bolsas de compras, una laptop o bolso de mujer. Sin embargo, quienes elijan la versión Sport no podrán tener Apple CarPlay o Android Auto, ya que esta capacidad solo está disponible en las variantes EX-L, Touring y Elite a través de la pantalla táctil de 8.0 pulgadas. Una cosa que extrañamos en el interior es el freno de estacionamiento eléctrico, ya que todas las variantes están equipadas con un pedal de freno. Los plásticos suaves al tacto se encuentran en cada versión.

Al igual que los nuevos modelos de Honda, la Passport está equipada con Honda Sensing, lo que significa que todos los modelos cuentan con un sistema de mitigación de frenado con alerta de choque, asistente de mantenimiento de carril, alerta de salida de carril con mitigación de salida de la carretera y control crucero adaptivo. Además de su diseño más tosco, la Passport realmente destaca por estas tecnologías de seguridad, ya que es el único modelo en su segmento en contar con estas características de serie. Y como lo hemos dicho en el pasado, funcionan de maravilla.

Con un precio que inicia a partir de los $33,035 dólares, la Passport Sport es más cara que su competencia y se ubica más arriba que la Pilot LX ($32,495 dólares). EX-L, que cuenta con mucho más equipamiento que la Sport, obtiene un precio más elevado – $37,445 dólares. Las variantes Touring y Elite están disponibles por $40,325 dólares y $44,725 dólares, respectivamente. No es un modelo muy accesible, pero Honda señala que uno recibe más valor por su dinero, debido al equipamiento de serie sobre su competencia (Chevrolet Blazer, Ford Edge, Hyundai Santa Fe, Nissan Murano y Jeep Grand Cherokee). Para una SUV de cinco pasajeros, estos precios pueden sentirse demasiado altos, pero solo el tiempo dirá si el mercado está listo para más aventuras a bordo de la Passport.