Primer Manejo Pruebas

GMC Yukon Denali 2021: Primer Manejo

Lujo en su máxima expresión.

Lujo en su máxima expresión.

La GMC Yukon ha sido un ícono de la cultura popular en diferentes partes del mundo. Utilizada como vehículo para transportar a presidentes, magnates y senadores alrededor de diferentes países, la Yukon siempre ha sido vinculada con el símbolo de poder—especialmente el modelo Denali. El lanzamiento de la nueva plataforma de carrocería sobre bastidor de General Motors ha hecho posible el desarrollo de una nueva Yukon, que añorábamos desde hace unos años. Compartiendo el chasis con la Chevrolet Silverado, Cadillac Escalade y Chevrolet Tahoe, la GMC Yukon Denali llega con más tecnología, un manejo más refinado y un interior más lujoso que se distingue del resto de la gama Yukon.

Empezando con el motor, la GMC Yukon Denali es exclusivamente propulsada por el 6.2 litros V-8 que produce 420 caballos de fuerza y 460 libras-pie de torque. Aunque el motor es exactamente el mismo que vimos en la Denali 2020, la transmisión de 10 velocidades es completamente nueva y hace una gran diferencia al manejo. Para empezar, hace los cambios en el momento correcto y de forma suave, y si el conductor necesita más torque no tarda en hacer cambios hacia abajo. Además, a diferencia de otras transmisiones con muchas velocidades, ésta no trata de siempre ir por la velocidad más alta para ahorrar combustible, sino que se queda en la velocidad mejor indicada para las condiciones de manejo.

Durante nuestra prueba, el motor se sintió fuerte y sin problemas. Aunque la Yukon es un vehículo muy pesado, la potencia es más que suficiente para su tamaño. En las calles de la ciudad se siente refinada y callada, pero en la carretera se siente potente—rebasar a vehículos más lentos es una tarea fácil.

Además, su andar ha sido calibrado para reflejar lo que uno esperaría de un vehículo tan lujoso como Denali. El interior es sumamente callado, las vibraciones del pavimento en mal estado son estupendamente bien controladas por la suspensión, haciendo que el manejo se sienta algo flotante.

A diferencia de la Yukon AT4, que está enfocada al rendimiento en el todoterreno, el interior de la Denali es más lujoso y diferente—incluso cuando tomamos en cuenta la Suburban y Tahoe. La pantalla del sistema de infotenimiento está incrustada en el tablero, con las ventilas de aire ubicadas arriba de ésta. Pero aquí es en donde se pierde una parte esencial—los botones de todo el interior son exactamente los mismos que se encuentran en la Tahoe o Suburban, lo que hace que la Denali pierda esa sensación de ser un vehículo especial y más lujoso. La atención al detalle es en donde General Motors debe de mejorar—dijimos esto cuando se lanzó la Silverado y lo hemos dicho con Tahoe y Suburban. En la GMC Yukon pasa igual.

Adaptando el nuevo look de las SUVs de GM, la Yukon se deshace de su palanca de transmisión en la columna de la dirección para darle la bienvenida a una en forma de botones. El aspecto se ve más limpio y deja mucho más espacio en el interior, pero en lo personal creo que es un poco difícil de acceder desde el asiento del conductor, ya que requiere que el conductor extienda completamente su brazo para tener acceso a ella. Otra falla es que el control de los modos de manejo se encuentra a la izquierda del conductor y no cuenta con algún tipo de etiqueta indicando de qué se trata. Además, en esa zona de seis pulgadas a la izquierda del conductor hay 12 botones y la mitad de ellos están bloqueados por el volante. Estos son detalles que se pudieron haber resuelto fácilmente antes del lanzamiento, y desafortunadamente llegaron al modelo de producción.

Pero fuera de esos detalles, la Yukon Denali cuenta con una mejor calidad de materiales y equipamiento. Cualquier característica de lujo—como los asientos con aire acondicionado y calefacción o volante con calefacción—están incluidos de serie. La pantalla de infotenimiento funciona como un teléfono inteligente, lo que hace que el sistema sea fácil de usar. Las gráficas son modernas y el sistema es muy completo.

 

Sin embargo, la Yukon destaca mucho en cuanto a espacio interior. La segunda fila es sumamente espaciosa para personas de más de 6 pies de alto. El espacio para las piernas y la cabeza es más que suficiente, e incluso en la tercera fila el espacio es amplio para adultos. Las grandes ventanas hacen que la cabina se sienta espaciosa y además es cómoda para los viajes largos en carretera cuando toda la familia está abordo. El espacio para carga también incrementó casi en un 50 por ciento, y aunque sigue siendo comprometido con la tercera fila en posición normal, tiene el espacio suficiente para las maletas chicas y portafolios. Si necesita más espacio, la Yukon XL es del mismo tamaño que la Suburban y el espacio de carga se siente infinito.

No hay duda de que la GMC Yukon Denali 2021 es mejor que el modelo que reemplaza, pero hay lugares en donde GMC pudo haber destacado mejor. Sin embargo, si está buscando un SUV espacioso que lo trate bien y no tenga un precio sumamente alto, la Yukon cuenta con lo que busca. La Denali inicia a partir de los $71,400 dólares, y aunque suena como mucho dinero, hay una gran propuesta de valor con todo lo que recibe por ese dinero.

La GMC Yukon Denali 2021 ya está disponible en todos los concesionarios GMC en Estados Unidos.