Car of the Year Premios

Genesis G70 es el Auto del Año 2019 de MotorTrend

Nace una estrella

Nace una estrella

Retrasen sus relojes mentales aproximadamente unas tres décadas.El año es 1985, Ronald Reagan acaba de comenzar su segundo mandato en la Casa Blanca y una nueva compañía de autos coreana vende un hatchback diseñado por Giugiaro por el bajísimo precio de $4,995 dólares.

Los estadounidenses no podían pronunciar el nombre de la marca (¿jon-di?¿Ji-yon-dei?¿Jun-dai?).Y su pequeño Excel no hizo nada más.La credencial de rendimiento más notable del silbante “econobox” fue el dudoso alegato (que más tarde se desmintió) de que Rodney King conducía uno a velocidades de 110 a 115 mph.

Ahora avancemos rápidamente hasta el presente. ¿Qué tan incomprensible es que el mismo fabricante económico y alegre (Hyundai) no solo haya lanzado una marca de lujo, sino que también haya fabricado desde cero un competidor del BMW Serie 3 que es mejor que lo que las marcas de lujo japonesas han logrado en varios intentos?

Ese auto es el Genesis G70 y votamos para que fuera el Auto del Año 2019 de MotorTrend. Todo eso es bastante impensable, ¿verdad?Impensable, a menos que haya estado prestando atención.

Hyundai lanzó Genesis Motors hace dos años con el impresionante G90, una máquina de lujo grande que baja del pedestal a autos como el BMW Serie 7 y Lexus. Sin embargo, el G90 en realidad no puede hacer mucho en contra del gorilla de 4,700 libras de la competencia alemana en la sala: el poderoso Mercedes-Benz Clase S. Y aunque el finísimo Genesis G80 es un vehículo mediano capaz, no es como para que los ingenieros en Stuttgart o Nagoya se pongan a temblar. No es, como nos gusta decir, algo que vaya a “mover las agujas” (tener un impacto considerable en el resultado final).

Pero el G70 . El segmento en el que compite el G70 (los sedanes deportivos de lujo compactos de entrada) ha estado definido desde hace tiempo por el BMW Serie 3. Sin embargo, durante la última década el alegato de supremacía de los bávaros se ha puesto en duda.Esto abrió la puerta para una plétora de sedanes  de media docena de países, de Audi, CadillacJaguar hasta nuestro Auto del Añ0 2018, el Alfa Romeo Giulia. A pesar de las pruebas de comparación que muestran que BMW ya no domina, al crear las referencias del segmento los planeadores de productos del fabricante de autos aún dicen: “Queremos crear un vehículo para competir con el Serie 3”.

Desde luego que es útil tener algunos personajes interesantes en su equipo de desarrollo para ayudar a integrar esos detalles eurocéntricos en su primer intento: gente como los veteranos en dinámica de BMW Albert Biermann y Fayez Rahman, los talentos de diseño de Bentley, Luc Donckerwolke y SangYup Lee, el especialista en color/revestimiento de Mercedes, Bozhena Lalova, y el diseñador del Bugatti Chiron, Sasha Selipanov.Para coordinar este equipo de ensueño tenemos al ex-zar de la marca Lamborghini, Manfred Fitzgerald, que creó un “manual de marca” Genesis para mantener sus tropas concentradas.

El resultado de todo este trabajo duro es un sorprendente sedán deportivo de gran valor, capaz de sacudir la lista de consideraciones de cualquier comprador.

“Lo notable acerca de Genesis es que los coreanos han logrado lo que Toyota, Nissan, Honda y GM no han podido hacer: construir un competidor legítimo para el BMW Serie 3”, dijo el director de la oficina internacional Angus MacKenzie.

Después de varias cervezas, usted y yo podríamos sentarnos y analizar con detalle esa declaración.Así es, el Infiniti G35 original tomó por sorpresa a BMW. Está decidido que, hablando en sentido dinámico, el Cadillac ATS y el Giulia  son superiores al F30 Serie 3.Sin embargo, el punto de Angus es que no se requiere ningún asterisco para el G70. No tenemos que decir que el auto es mejor en cierta forma y no de otra.No se requieren excusas.¿Estoy diciendo que el G70 es perfecto?Desde luego que no.Ningún auto lo es.Pero estoy diciendo que el G70 es excepcional y, al compararlo según nuestros seis criterios clave, sin duda emerge como nuestro Auto del Año de 2019.

Antes de profundizar en dicho criterio (y especialmente en la excelencia en ingeniería) sería descuidado de mi parte seguir adelante sin mencionar al primo de plataforma del G70, el Kia Stinger.Como finalista en la competencia del Auto del Año 2018, dos puntos negativos impidieron que el Stinger ganara: su diseño interior es demasiado similar en lo insulso a cualquier otro vehículo existente de Kia y su suspensión no se adapta a sus pretensiones de un auto deportivo. Y lo que es más impresionante, trajimos un Stinger GT RWD de 3.3 litros con nosotros a nuestra fiesta del Best Driver’s Car 2018.Ahí el Kia terminó en un honorable noveno lugar de doce. Tal vez no parezca gran cosa, a menos que tome en cuenta que varios auténticos superautos de seis cifras le ganaron la delantera y uno (Corvette ZR1) se quedó detrás. Aun así, el Stinger se ha sentido un poco… incompleto.

Con un año adicional de desarrollo, tal vez un tipo distinto de cliente a perseguir y hasta quizás un mandato diferente, el G70 no evidencia las mismas deficiencias. “El G70 es fluido, silencioso, rápido, lujoso, ágil, atractivo y de gran valor”, dijo el juez invitado (y gurú de ingeniería de AMC, Chrysler y Ford) Chris Theodore. “Es muy bueno en casi todo”.

El G70 es un vehículo fantástico para todo uso, pero sobresalen ciertas notas triunfales. Si quiere un lugar en la mesa del Serie 3, la verdadera habilidad deportiva logra un andar perfectamente amortiguado y una cabina libre de NVH.Cierta versión de la palabra “equilibrio” aparece siete veces en los apuntes de siete jueces; cualquier queja de la suspensión tenía que ver con la calidad del andar y no con el manejo.

“Vaya, ¡qué ferocidad y control!”, dijo el editor de pruebas de manejo Chris Walton. “Capturó toda mi atención.Mi corazón se aceleró. Comparado con el referente, un BMW Serie 3, este auto es definitivamente mejor.Es más evolucionado y lujoso que el Infiniti G35 original, tiene una ventaja de la cual carece el Mercedes-Benz Clase C y se siente más alerta que un Audi A4”.

Deberíamos mencionar el rendimiento bajo el capó. El G70 con motor 3.3 litros biturbo es un animal feroz.El auto con tracción trasera (RWD) alcanzó las 60 mph en 4.7 segundos, mientras que el auto con tracción total (AWD), que es más pesado, lo hizo en 4.8segundos. El de tracción trasera terminó la carrera de cuarto de milla en 13.2 segundos mientras que el de tracción total se quedó detrás por tan solo una décima. Es más rápido que el BMW 340i, un poco más lento que el Mercedes-AMG C 43 e iguala a la versión de 340 hp del Jaguar XE. “Es como tener tu propia nave espacial”, dijo Theodore. El motor tira hasta el infinito y más allá”.

Lo curioso es que pocas de las 5,595 palabras que escribimos en conjunto como apuntes sobre el G70 mencionan algo acerca de que la versión base de 2.0 litros se siente lenta o con potencia insuficiente. Sin embargo, las cifras indican algo muy diferente. El auto con motor de 2.0 litros con transmisión manual tarda 7.2 segundos en alcanzar las 60 mph y el de transmisión automática requiere de 7.4 segundos. En contraste, el BMW 330i solo tarda 5.5 segundos en alcanzar las 60 mph, el sedán Mercedes C 300 tarda 6.0 segundos y el Alfa Romeo Giulia Q2 requiere 5.2 segundos. De manera similar, el G70 se queda atrás en el cuarto de milla, a más de un segundo de distancia de sus rivales más cercanos. “El motor de 2.0 litros desarrolla la mayor parte de su potencia por encima de 3,000 rpm y las marchas de la transmisión son bastante largas para que el G70 pueda aprovechar la mayor parte de esa potencia”, dijo el editor de crónicas Christian Seabaugh.

Nuestro modelo Dynamic con motor 2.0 litros totalmente equipado y el potente Advanced 3.3T con equipamiento respetable tenían un precio de menos de $45,000 dólares cada uno. Son miles de dólares, si no es que decenas de miles menos que los competidores del Genesis. “Estoy parpadeando mucho, viendo la etiqueta Monroney”, dijo el editor ejecutivo Mark Rechtin.”Trato de averiguar cómo es esto posible. No estoy seguro de que haya otro vehículo en el segmento que se conduzca de esta forma en este nivel de precio”.

Al igual que todos los ganadores del Auto del Año, hay un factor X en acción, cierta salsa picante secreta que hace que el eventual vencedor salga de las estadísticas impresas y de la mente de los jueces hasta llegar a sus corazones. El campeón del año pasado, el Alfa Romeo Giulia, tenía ese factor de sobra. Y lo mismo ocurre con el Genesis de este año. “De alguna forma”, dijo el editor técnico Frank Markus, “este vehículo con tracción trasera lo tenía todo para mí”.

Y para otros también.Vea este elogio del editor  de producción senior Zach Gale: “es un increíble primer intento de una nueva marca”. Seabaugh profesó su amor por el motor renovado: “Es una excelente forma de despertarse. Este V-6 de 3.3 litros es un monstruo. Adoro absolutamente este motor.Este fue mi G70 favorito en el campo de prueba y lo sigue siendo en el mundo real”. Y luego tenemos al editor en jefe Ed Loh: “La tracción del 3.3T hace que sea fácil enamorarse de este auto. BMW, Audi, Lexus, Acura e Infiniti tienen un verdadero problema entre sus manos”.

El avance en el diseño es lo que se esperaría de una compañía de autos que ha contratado talento de los mejores de Europa. El G70 no es una copia, pero cualquiera que haya estado alrededor de los autos alemanes de alta calidad notará cierto parecido. Genesis no copió la tarea de sus compañeros de clase, más bien está trabajando a partir de apuntes similares. Dijo el juez invitado (y anterior jefe de diseño de Chrysler) Tom Gale: “Gran parte del crédito se debe a la aplicación del equipamiento y a una combinación de elementos de diseño para este segmento”.

Una vez adentro, los accesorios en el interior son sin duda merecedores del segmento de lujo compacto.Genesis tenía cuatro modelos a la mano para que nosotros los probáramos. “Interior muy lujoso, muy parecido al del Mercedes”, dijo Theodore. La editora de Detroit Alisa Priddle continuó con comentarios más detallados: “magníficos asientos acolchados en blanco y negro con el patrón de diamante en la costura blanca”. El editor en línea asociado Michael Cantú dijo que el G70 “tiene la calidad y acabado que serían el sueño de algunos fabricantes de autos”.

Al igual que con muchos sedanes de lujo compactos equipados con asientos delanteros eléctricos de cuero, el G70 tiene un área bastante estrecha en el asiento trasero. Yo mido 5 pies con 10 pulgadas (1.78 metros) y me acomodo bien detrás de un conductor de similar tamaño.Pero los que miden más de 6 pies (1.80 metros) se sienten apretados. No hay un espacio grande allá atrás. Sus amigos cabrán, solo que no cómodamente en viajes de carretera extensos, a menos que los ocupantes del asiento delantero se deslicen un poco hacia delante.

Así que es cierto, hay deficiencias.La versión de 2.0  litros necesita someterse a una buena depuración, ya que se considera uno de los sedanes más pesados de su clase. Rechtin consideró que su función de asistente de mantenimiento de carril era deambulante. Loh y Markus observaron que se filtraban cantidades detectables de NVH del camino en la cabina al viajar sobre pavimento de hormigón. A MacKenzie le pareció que el tono del motor necesitaba un refinamiento. Y Seabaugh quedó consternado por el hecho de que el sistema de infotenimiento no ocultara que se comparte con los modelos Hyundai y Kia de un mercado inferior.

Genesis muestra la manera en que un nuevo modelo de una nueva marca debe entrar en un segmento saturado, uno en donde tanto la herencia como la percepción son importantes. No a la mitad, no tan solo como una propuesta de valor o incluso como alternativa extravagante, sino en la cima o muy cerca de ella, de modo que todo el mundo se vea obligado a tomar nota.Si hay pecados, se perdonan fácilmente. Alfa Romeo lo hizo el año pasado con el Giulia.Genesis lo hace este año con el G70.Si podemos viajar una vez más de regreso a la década de 1980, Lexus hizo exactamente lo mismo (e incluso un poco más) con el lanzamiento del LS 400 inicial. Toda la industria se enteró. Algunas marcas (como Lincoln) aún tienen que recuperarse por completo debido a que las empresas matrices se rehusaron a reconocer la amenaza e invertir los fondos necesarios para combatir al contundente, hambriento y dinámico recién llegado. Las otras marcas, principalmente las alemanas, evolucionaron. Sin duda es mejor que la extinción.

Si el Genesis puede extender su línea de productos con vehículos SUV similares al nuevo y excelente G70, estará preparado para tomar el control del mundo del lujo convencional. Algunos se enfocarán en las fallas de este primer intento serio. Pero esos tipos son los que tienen sus narices contra un árbol y se pierden de todo el bosque.

Sin embargo, por ahora dejemos que Genesis Motors disfrute de la gloria de haber logrado lo que era casi imposible: construir un vehículo mejor que el Serie 3. Dejaré que Angus lo sintetice: “Alcanza todas las notas altas: trenes motrices potentes y un chasis ágil que es muy divertido, un estilo exterior deportivo con elementos gráficos sólidos y un interior bien equipado. BMW, ten cuidado. Esto es auténtico”.

Y también es el Auto del Año.