Primera Prueba Pruebas

Ford Mustang GT 2018: Primera Prueba

El rey de la línea recta

El rey de la línea recta

¿Sabía que puede conseguir un Ford Mustang GT por $47,000 dólares con asientos de tela? De hecho, si sigue agregando opciones (incluyendo una insignia Mustang iluminada de $229 dólares), el precio de un “pony car” tapizado en tela puede llegar hasta casi los $50,000 dólares. Pero no estábamos probando este Mustang específico por sus accesorios o por su pintura naranja. Estábamos mucho más interesados en su transmisión automática de 10 velocidades y cómo se compararía con la transmisión manual de seis velocidades que probamos el invierno pasado.

En términos de aceleración, ni siquiera se le acercó. El Mustang automático corrió de 0 a 60 mph en 3.9 segundos, medio segundo más rápido que la versión manual. En el cuarto de milla fue exactamente la misma historia. El Mustang automático lo corrió en 12.1 segundos a 118.8 mph, medio segundo más rápido (y 3.7 mph más veloz) que el auto manual.

“Es mucho más rápido que el mismo auto con transmisión manual porque, si bien los cambios son más rápidos (y mayores en cantidad), el tacómetro nunca se sale de la banda de potencia”, comentó el editor de pruebas de manejo Chris Walton. “Además hay una considerable ventaja de fuerza mecánica con la transmisión automática de 10 velocidades. Ford seleccionó las relaciones por un motivo”.

El rendimiento de frenado también fue excelente, aunque no fue distinto al de la versión manual. Ambos autos se detuvieron desde 60 mph en 104 pies. “Un pedal extremadamente firme, casi de madera”, escribió Walton. “Muy poca deflexión y ningún zumbido, pulsación o sonido de los neumáticos por el ABS. Buena resistencia al desgaste, no obstante”.

En nuestra prueba de manejo, el Mustang promedió 0.97 g en la pista de derrape y corrió el circuito de figura en ocho en 23.9 segundos a 0.84 g. Lo primero está ligeramente desalineado con respecto a la cifra del Mustang con palanca de cambios, y lo segundo es mucho mejor.

“Una potencia agradable y uniforme; estoy de acuerdo con Chris en que no hubo mucho desgaste del Ford después de unas cuantas vueltas. La resistencia de los frenos al sobrecalentamiento pareció ser bastante buena esta vez. En las curvas, existe la necesidad usual de sondear el acelerador para sacar el auto de la caja de castigo del subviraje”, escribió el director de pruebas Kim Reynolds. Sin embargo, discrepó con la dirección, diciendo: “la linealidad de la dirección es pésima y no pude predecir una corrección de la misma para evitarlo”.

Para algunas personas, los cambios más rápidos y la aceleración mejorada serán un beneficio en la pista. En especial si no pueden justificar la etiqueta de precio más alta del Shelby GT350. Pero la mayoría de las personas que optan por el automático en vez del manual probablemente lo hagan debido a que quieren la experiencia del Mustang GT sin la necesidad de meter sus propios cambios.

En esa cuestión, el Mustang automático es normalmente un éxito. Su andar y manejo son casi idénticos a los de la versión manual. Viajar de ida y vuelta al trabajo en la famosa y congestionada carretera I-405 fue mucho menos difícil de lo que hubiera sido en el auto manual. No hubo una curva de aprendizaje real y no tuve que pasar un tiempo para adaptarme al embrague, porque no había uno. Además, no tiene qué preocuparse por asegurarse de que alguien sepa cómo conducir su auto antes de prestarle las llaves.

Y la transmisión automática no interfiere para nada con los sonidos del Mustang. El escape activo opcional suena increíble y, como lo señaló Walton, deja una excelente impresión de un auto de carreras con el acelerador a fondo. Además, con el arranque remoto puede disfrutar el sonido a medida que se aproxima a su auto.

Dicho esto, la transmisión tiene sus problemas. Supuestamente para mejorar el ahorro de combustible, “mantiene el motor fuera de su banda de potencia y eso es exactamente lo que no queremos en un V-8 de altas revoluciones”, dijo el editor asociado Stefan Ogbac. “Es rápida, pero no es una transmisión ideal para este tipo de motor”.

Chris Walton tuvo problemas similares durante las pruebas de aceleración. “El modo de arrastre con el control de tracción desactivado en S-Drive fue mejor”, escribió. “Aparte de eso, era demasiado inteligente para sí mismo por los cambios cortos a medias, la sensación de tirantez del acelerador, etc.”

No es que la transmisión de 10 velocidades sea mala. Simplemente no se siente como una parte completamente integrada del paquete Mustang. Saber lo divertida que es la versión manual hace que las deficiencias de la automática sean aún más frustrantes.

En cuanto a los asientos de tela, es preferible una mejor opción si su presupuesto lo permite. El hecho de que sean fáciles de ensuciarse y más difíciles de limpiar que el cuero significa que la novedad de poseer un Mustang GT equipado con el paquete Performance y asientos de tela se esfumará rápidamente. Le recomendamos que seleccione un color brillante como el trabajo de pintura Orange Fury de nuestro vehículo de prueba. Si va a comprar un auto que resalte, sería bueno que lo hiciera al máximo.

Ford Mustang GT 2018
PRECIO BASE $36,090 dólares
PRECIO DEL VEHÍCULO A PRUEBA $46,765 dólares
ESQUEMA DEL VEHÍCULO Motor delantero, RWD, 4-pasajeros, cupé de 2 puertas
MOTOR 5.0L/460-hp*/420-lb-ft* DOHC 32-válvulas V-8
TRANSMISIÓN Automática de 10 velocidades
PESO EN VACÍO (DISTRIBUCIÓN DELANTERA/TRASERA) 3,860 libras (55/45%)
DISTANCIA ENTRE EJES 107.1 pulgadas
LARGO X ANCHO X ALTO 188.5 x 75.4 x 54.3 pulgadas
0-60 MPH 3.9 segundos
CUARTO DE MILLA 12.1 segundos @ 118.8 mph
FRENADO, 60-0 MPH 104 pies
ACELERACIÓN LATERAL 0.97 g (promedio)
PISTA EN FORMA DE OCHO 23.9 segundos @ 0.84 g (promedio)
AHORRO DE COMBUSTIBLE SEGÚN LA EPA 16/25/19 mpg* ciudad/carretera/terreno combinado
CONSUMO DE ENERGÍA CIUDAD/CARRETERA 211/135 kW-hrs/100 millas
EMISIONES CO2, COMBINADAS 1.02 lb/milla
* números de hp/torque llegan con gasolina de 93 octanos; cifras de la EPA llegan con gasolina de 87 octanos