Comparativas Pruebas

Ford F-150 vs. Ram 1500 vs. Chevrolet Silverado 1500

Olvídese del estilo de vida: nos ensuciamos las manos con las pickups que hacen el trabajo difícil

Olvídese del estilo de vida: nos ensuciamos las manos con las pickups que hacen el trabajo difícil

Una de mis primeros recuerdos de una camioneta es la Ford F-150 en el rancho de mi tío, aproximadamente a una hora de la Ciudad de México.La camioneta de trabajo blanca de finales de la década de 1980, con su raro interior rojo y monocabina, se usaba para muchas tareas en El Rincón, el nombre que describía apropiadamente la ubicación del rancho en Tepeji del Río.

Únicamente conducida por Salvador (“Chava”, como le decíamos al cuidador), la F-150 patrullaba la propiedad de 27 acres, transportaba las cortadoras de césped de un lado al otro y llevaba pacas de alfalfa a los establos, entre muchas otras cosas más.La camioneta pocas veces descansaba.

Era una verdadera camioneta de trabajo—ventanas y espejos laterales manuales—y la F-150 cumplía su misión a diario.Con el tiempo, mi tío vendió el rancho a principios de la década de 2000, pero mi interés en las camionetas no se apagó.

Más tarde, cuando me mudé a Texas en mi adolescencia, vi camionetas incluso más grandes, y en el estacionamiento de mi secundaria, había una buena cantidad de camionetas de todas las marcas estadounidenses.Pero algo había cambiado.Mis amigos no buscaban camionetas por el servicio que brindaban, sino porque les gustaba conducir en una posición elevada y disfrutaban tener una caja en donde podían transportar sus juguetes.El estilo de vida había suplantado a la utilidad.

Esa tendencia ha continuado durante la última década y media, a medida que los fabricantes automotrices equipan sus camionetas con pantallas táctiles más grandes que un iPad, elegantes sistemas de sonido y cámaras de 360 grados.Desaparecieron los días de los estéreos con dos bocinas e interiores utilitarios, como la F-150 de Chava.¿Qué significa eso para las camionetas de trabajo estadounidenses de la actualidad?¿Acaso los fabricantes han comprometido la robusta utilidad de sus camionetas base para atraer a los suburbanitas?

Decidimos averiguarlo probando las camionetas de la forma en que la mayoría de los contratistas, paisajistas, gerentes de flotillas y personas normales las usarían.Durante una semana de prueba, transportamos, remolcamos y simulamos recorridos a Home Depot.Pasamos tiempo analizando la caja de cada camioneta, su acceso y su manejabilidad.Y nuestra ganadora es simplemente la mejor camioneta de trabajo, la que cumple mejor su propósito básico.

Los Jugadores

Pedimos a cada fabricante que nos enviara su camioneta de media tonelada con un motor base, configuración 4×4 y doble cabina.La mayoría de los contratistas y gerentes de flotilla no están dispuestos a pagar por el siguiente motor disponible, pero tener tracción en las cuatro ruedas junto con doble cabina es algo esencial para quienes trabajan en el negocio de la construcción.Dimos a cada marca la opción de equipar su camioneta con aproximadamente un valor de $2,000 dólares de opciones para mantener los precios en el rango de $42,000 dólares.Por desgracia, solo una pudo apegarse a nuestra petición.Así es el mercado de camionetas grandes para usted.

La Chevrolet Silverado WT 2019 fue la única pickup que se presentó sin un protector de caja en aerosol, pero llegó con una caja de 6 pies y 6 pulgadas, un excedente de $300 dólares en comparación con la caja de 5 pies 8 pulgadas.También fue la única que carecía de una tracción 4×4 apropiada, ya que solo contaba con 4High, pero no con 4Low.Impulsada por un 4.3 litros V-6 acoplado a una transmisión automática de seis velocidades, la Silverado WT desarrolla 285 hp y 305 libras-pie de torque.Su interior con asientos de tela es simple, pero se incluyen Apple CarPlay y Android Auto de serie por medio de una pantalla táctil de 7.0 pulgadas, lo que nos recuerda que, incluso en las camionetas de trabajo actuales, la tecnología es omnipresente.Pero Chevy fue también el único fabricante que cumplió con nuestra petición sobre el precio, con un total de $41,115 dólares.

La Ford F-150 XL es familiar para nosotros.La elogiamos durante nuestro programa Camioneta del Año 2018, en donde toda la gama del modelo se llevó altos honores.Pero apenas un año después, Ford se enfrenta a una fuerte competencia de sus rivales estadounidenses (y recuerde, solo estamos probando aquí el modelo base).Su 3.3 litros V-6 desarrolla 290 hp y 265 libras-pie de torque, acoplado a una transmisión automática de seis velocidades.En un auténtico espíritu de camioneta de trabajo, fue la única participante que se presentó con un interior en vinilo y sin pantalla táctil.Sus asientos fueron los más cómodos, al ofrecer un buen amortiguamiento para los largos días en la carretera o para llegar a casa desde el lugar de trabajo.Con un precio de $43,250 dólares, la F-150 se posicionó en el medio del grupo en términos de precio.

La tecnología semihíbrida de la Ram 1500 Tradesman es elegante desde la perspectiva de una camioneta de trabajo.El V-6 de 3.6 litros usa un pequeño generador-motor de arranque y una batería de 0.53 kW-hr para ayudar al sistema de parada/arranque y proveer ayuda en el torque.Esta tecnología viene de serie en todas las Ram 1500 equipadas con el motor de 3.6 litros, que está acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades y desarrolla 305 hp y 269 libras-pie de torque.El interior de la gama de Ram nos sorprendió durante la competencia Camioneta del Año 2019 (que Ram ganó), e incluso el modelo base muestra una gran atención al detalle.Adornada con un paquete de apariencia cromada, ruedas de aleación de 18 pulgadas, tapetes y un botón de arranque, la Ram 1500 se veía como la más exclusiva del grupo (incluso con asientos de tela).Sin embargo, el paquete de cromo añadió $995 dólares a su precio de por sí elevado de $44,275 dólares.

Con este grupo de camionetas, era tiempo de arremangarnos, ponernos los guantes y encender los motores.

Cómo se conducen

Con una vista hacia la bahía de Santa Mónica en un sinuoso circuito de 20 millas en la península de Palos Verdes, el editor de crónicas Christian Seabaugh se decepcionó del interior de la Chevy (en la imagen de arriba).“Es la única camioneta aquí que se siente de baja calidad”, dijo.“Los materiales son los peores y las características (a excepción de CarPlay) son también de las peores del grupo”.El editor de crónicas Scott Evans coincidió: “¿Un puerto USB para seis pasajeros?¿Sin contenedor en el descansabrazos central delantero?¿Sin contenedor debajo del asiento delantero central?¿Sin portavasos ni contenedores en la parte inferior de la consola central?”.

Aunque la Chevy es incondicionalmente una camioneta de trabajo, la posición de su asiento debería tener al menos el rango para dar cabida a distintos tipos de cuerpos.Ninguna de las camionetas en nuestra prueba tenían un ajustador de altura en el asiento, pero el enorme capó de la Silverado y la falta de un volante ajustable de forma telescópica entorpecieron las cosas para todos.Mido 6 pies y tuve problemas para ver sobre el capó, ya que bloqueaba el horizonte.Scott también tuvo problemas: “Tengo piernas cortas y necesito poner los pies en la parte superior de los pedales para acercarme lo suficiente al volante”.

Lo que le faltaba a la Silverado en el interior lo compensó con su caja.Con 12 ganchos de serie, escalones CornerStep de serie para facilitar la entrada a la caja y un portón trasero eléctrico y amortiguado de serie, Chevy pensó en todos los detalles.Con su caja larga opcional de $300 dólares, la Silverado también puede cargar más.Ford y Ram ofrecen también una caja grande, pero Ford obliga a mejorar el motor.

A diferencia de la Chevy, las cajas de la F-150 y la Ram solo traían cuatro ganchos de amarre (uno en cada esquina), pero esas camionetas tenían ganchos de amarre ajustables opcionales.No nos hicieron falta los ganchos adicionales de la Silverado cuando amarramos unas cuatrimotos a las cajas, pero Scott señaló que fue más fácil acceder al gancho de nivel medio en la Silverado que agacharse hasta el piso de la caja de la Ford y la Ram.Recomendamos que pague a su concesionario de Chevy otros $545 dólares por un protector de caja en aerosol, ya que la caja de la Silverado sufrió raspones cuando amarramos el ATV.

Con la caja vacía, el tren motriz de la Silverado mostró su carácter audaz.“Tiene una tonelada de torque a bajas revoluciones; además la transmisión no duda en realizar cambios descendentes para obtener aún más potencia”, dijo Scott.“Se siente fuerte y lista para cualquier cosa.La transmisión es inteligente y fluida”.Cuando atamos una cuatrimoto Honda Rubicon de 772 libras a su caja, el motor pareció no darse cuenta, aunque fue molestamente ruidoso.“El modo Tow/Haul (Remolque/Arrastre) realmente equilibra la Silverado y la hace sentir como si fuera la camioneta más rápida del grupo”, dijo Christian, a pesar de que la empató con la Ram en la prueba de transporte.El andar de la Chevy también fue bastante cómodo.

Por otra parte, la Ram tuvo el mejor andar con la caja vacía.Su tren motriz se sintió fluido, silencioso y refinado, pero al transportar una cuatrimoto Honda Rancher de 600 libras su andar sufrió un poco y se sintió algo retrasada.En el modo Tow/Haul, la transmisión mantiene al menos una marcha más baja de lo que debería ser, por lo que ofrece más torque cuando es necesario.Pero incluso si se olvidara de presionar el botón Tow/Haul, el rendimiento de la Ram no se sentiría comprometido.

Ya fuera que condujéramos con carga o con la caja vacía, la transmisión de la Ram fue la única que realizó cambio descendente al ir cuesta abajo, mantuvo una velocidad constante y casi no tuvimos que tocar los frenos.Como lo hemos mencionado en comparativas anteriores, la suspensión trasera de muelle helicoidal de la Ram ofrece un andar refinado.Entre estas tres camionetas base, eso hace una gran diferencia dentro de la cabina, en donde todo parece silencioso y pacífico en la Ram.Para alguien que haya estado cortando tablones de 2×4 todo el día, es un agradable respiro en el camino a casa.

Incluso en su nivel de equipamiento base, el interior de la Ram se sintió lujoso.Su perilla de cambios giratoria se siente elegante para una camioneta de trabajo (de buena forma) y su pantalla táctil de 5.0 pulgadas muestra colores y gráficas con buena resolución.Cuando el asiento intermedio de la banca delantera se abate hacia abajo, puede acceder a un compartimento central. Y si busca debajo del asiento encontrará un compartimento oculto.Si entra a la segunda fila, tendrá acceso a los contenedores Ram Bin que pueden retirarse y limpiarse, y se encuentran debajo del piso plano.Los contenedores pueden usarse como una regla en caso de que pierda su cinta de medir.El enorme respaldo se abate hacia arriba totalmente; carece de una división 60/40 como la que ofrecen la Silverado y la F-150.Scott quitó puntos de funcionalidad a la Ram por eso.

Disfrutamos de la gran visibilidad y los cómodos asientos de vinilo de la F-150.(Lo sé, ¿verdad?).La cabina de dos tonos tenía detalles inteligentes, esto incluye un receptáculo específico para teléfono, puertos USB traseros y un cubículo debajo del asiento central delantero.Los pasajeros del asiento trasero tienen bastante espacio, pero lamentamos la falta de tomas de aire, algo que Ram y Chevy ofrecen de serie.Con verdadero interior de camioneta de trabajo, la F-150 fue la única que carecía de pantalla táctil, pero fue fácil controlar la pequeña pantalla con los botones en la parte inferior.

En el camino, el motor de 3.3 litros de la Ford se percibió como el más débil de los tres.“En terreno nivelado y en la carretera, no tiene ningún problema; tiene una potencia decente al rebasar y cambios relativamente inteligentes. Pero, esta cosa batalla cuando lidiamos con ascensos y descensos”, dijo Christian.Cuando la camioneta estaba libre de peso adicional, notamos que el andar era más ajetreado, y mostraba más rebotes al conducir sobre el pavimento roto y ondulado del lento desprendimiento de Portuguese Bend.

Cuando atamos una cuatrimoto Honda Rancher de 600 libras a su caja, el andar de la camioneta con carrocería de aluminio mejoró en realidad.La F-150 se sintió mejor plantada y controlada con el peso adicional, pero Christian observó cambios raros en la transmisión.Incluso cuando estaba en el modo Tow/Haul, realizaba los cambios ascendentes o descendentes con mucha anticipación o demasiado tarde.“Esto estaría bien si el V-6 de 3.3 litros tuviera torque de sobra, pero no es así”, dijo.

Además de analizar el interior, las cajas y la calidad en el andar, también realizamos nuestras pruebas Real MPG.Para nuestra sorpresa, las tres camionetas obtuvieron una mejor puntuación que sus clasificaciones de la Agencia de Protección Ambiental (EPA).Pero la Ram aún tenía las mejores cifras de ahorro de combustible.Con 20.3/28.5/23.3 mpg en ciudad/carretera/combinadas, el motor semihíbrido de la Ram y la transmisión de ocho velocidades se lucieron en nuestra prueba.Ford quedó en segundo lugar con 19.3/27.0/22.1 mpg, mientras que la Silverado logró 17.6/25.0/20.3 mpg.Tal vez esa diferencia no parezca considerable, pero lo es si usted es un gerente de flotillas que debe abastecer de gasolina a un par de docenas de camionetas todos los días.

Remolcando

Además de las pruebas de 0 a 60 mph sin carga en la pista, también acoplamos un remolque de 3,398 libras para ver cómo se desempeñaba cada camioneta a máxima aceleración.Aunque este peso era menos de la mitad de la capacidad de remolque de cada camioneta, los resultados y la forma en que se comportaron las camionetas fueron notables.

El jadeo del motor de la Ford fue evidente desde el principio.Fue la camioneta más lenta con el remolque (tardó 13.9 segundos de 0 a 60 mph) y mostró el peor control de la carrocería.“El motor tardó un poco en despertar”, dijo el editor asociado de pruebas de manejo Erick Ayapana, y añadió que el extremo trasero exhibía un poco de movimiento lateral.Unas cuantas horas antes, tiré del mismo remolque más de 60 millas desde Torrance hasta Fontana con una verdadera sensación de inseguridad.No fue solo la falta de potencia, sino que el extremo trasero se sintió inestable y los frenos carecían de agarre, a pesar de la capacidad de remolque de 7,656 libras de la camioneta.

Con sus 305 libras-pie de torque, pudimos notar la fuerza de la Silverado al remolcar.Erick comentó que la aceleración era decente y las marchas cambiaban en el momento correcto; la carrocería mostró un buen control durante la aceleración y el frenado.La Silverado llegó en segundo lugar en la carrera de remolque de 0 a 60 mph; tardó 13.0 segundos.Al remolcar en caminos púbicos, Christian se quejó sobre el control de la carrocería al pasar sobre las lomas de burro o el pavimento en malas condiciones.La capacidad de remolque de nuestro vehículo de prueba de 7,656 fue la más alta de las tres aquí, por un estrecho margen.

La Ram 1500 se sintió como la más fuerte al remolcar.“Accione el modo Tow/Haul y la transmisión mantendrá las marchas mucho más tiempo de lo esperado”, dijo Scott.También apreció los espejos de remolque al conducir en la carretera.En la pista, Erick observó un poco de derrape en el arranque antes de que interviniera el control de estabilidad, pero elogió el comportamiento de la transmisión y su control de la carrocería.La Ram, que tardó 12.3 segundos de 0 a 60 mph, no tuvo problemas para remolcar el 44 por ciento de su capacidad de remolque de 7,623 libras.

Las cosas pesadas

En una lodosa cantera de Irwindale al noreste de Los Ángeles, llevamos nuestra prueba de carga un paso más allá.Con la ayuda de un tractor, cargamos 1,800 libras de arena en la caja de cada camioneta y nos dirigimos a un circuito de 10 minutos en las calles aledañas.Esa cantidad resultó ser un poco más que la capacidad de carga de la F-150 (1,644 libras) y la Ram 1500 (1,773 libras), mientras que la Silverado estaba por debajo de su capacidad (2,006 libras).Hicimos esto porque muchos propietarios de camionetas no conocen la capacidad de carga de su vehículo, o la ignoran para evitar un segundo viaje a Home Depot cuando tienen que hacer su trabajo.

Las tres camionetas se sintieron pesadas y trabajaron duro, pero la Ram demostró ser la mejor en cuanto al manejo, la aceleración y el frenado.“El control de la carrocería y la calidad en el andar sobre la tierra en la superficie tipo ‘tabla de lavar’ fue sorprendente”, dijo Scott.Christian esperaba que la calidad en el andar de la suspensión trasera con muelles helicoidales sufriera en gran medida, pero siguió considerándola como la mejor después de haber conducido las tres camionetas: “La de ocho velocidades es la más rápida aquí y también tiene, sin duda, la mejor lógica de los cambios”.

Al conducir sobre los mismos hundimientos en donde la Ram se destacó, la Silverado (a pesar de ser la única camioneta que no excedía su capacidad) demostró el peor manejo de las tres.En el límite de velocidad de 25 mph y al conducir sobre un hundimiento, la Chevy rebotó nueve veces en comparación con las cuatro de la Ford y las dos de la Ram.Haciendo a un lado el control de la carrocería, el tren motriz de la Silverado brilló.También disfrutamos de lo bien que la transmisión y el motor funcionan juntos; ya sea que la camioneta transporte una gran carga o que simplemente viaje vacía a velocidad crucero.

Debido a que se excedió más de su capacidad, el motor de la Ford sin duda tuvo problemas, pero el manejo de la F-150 no fue tan malo como el de la Silverado. “Es más suave y menos perturbador; hay más golpeteos ligeros en comparación con los enormes brincos que se sienten en la Silverado”, dijo Christian sobre el andar de la F-150.

Pero los frenos de la F-150 fueron su punto más débil.Al acercarnos a un semáforo, en la Ford hubo que pisar fuerte el pedal del freno para asegurarnos de que la camioneta redujera su velocidad.Aunque excedía su capacidad, también notamos problemas con su frenado al remolcar, pero no fue tan evidente como con la arena.Esto llamó mi atención, considerando que no observamos problemas de frenado al transportar el ATV y fue la mejor camioneta en nuestra prueba de frenado sin carga en la pista.

Entonces, ¿cuál es la mejor camioneta?

Es una época diferente para las camionetas de trabajo.Las pickups de la actualidad son una evolución de las camionetas de la década de 1980.A diferencia de la F-150 de Chava, estas camionetas pueden transportar y remolcar más, al tiempo que ofrecen un andar más refinado.El avance de la ingeniería y el acceso a la tecnología aumentaron el nivel de las camionetas. Y solo seguirá aumentando.

Después de analizar cada pedazo de abono y hoja de madera contrachapada, estas son nuestras clasificaciones:

Tercer Lugar: Ford F-150

Con su motor de 3.3 litros, nuestra Camioneta del Año 2018 no pudo impresionarnos de la forma en que lo hizo la gama F-Series hace dos años.Es una camioneta imperiosa con un interior atractivo y cómodo, pero el modelo base del óvalo azul podría tener una historia diferente si el motor tuviera más potencia.

Segundo Lugar: Chevrolet Silverado 1500

Es una opción atractiva si lo que busca es valor.Con el precio más bajo, un motor potente y una caja repleta de funcionalidades, la Silverado se defiende muy bien.Pero su mala calidad en el andar y la posición de los asientos evitan que llegue al primer lugar.

Primer Lugar: Ram 1500

Con la mejor calidad en el andar y el mayor ahorro de combustible, una excelente utilidad y un interior eficiente para una camioneta base, nuestra actual Camioneta del Año se lleva a casa una caja repleta de medallas de oro.Su inteligente ejecución de diseño y el control superior de la carrocería al remolcar o transportar cosas pesadas la convierten en la mejor camioneta de trabajo de media tonelada que pueda uno comprar en la actualidad.Cuesta un poco más obtener las características que pueda desear, pero vale la pena.