Premios Truck of the Year

Ford F-150 Diésel: Finalista a la Camioneta del Año 2019 de Motor Trend

La ganadora del año pasado regresa con un motor diésel

La ganadora del año pasado regresa con un motor diésel

Nos gusta: buen ahorro de combustible, andar silencioso

No nos gusta: rendimiento deficiente al remolcar, aceleración pesada

Recién llegada después de coronarse como SUV del Año 2018, la Ford F-150 regresa con un motor diésel y unas cuantas sorpresas bajo su manga.

Este año marca la primera vez que Ford ha ofrecido una variante diésel en la F-150. Bajo la chapa metálica hay un motor 3.0 litros V-6 turbodiésel que desarrolla 250 hp y 440 libras-pie de torque. A pesar de lo impresionantes que suenan esas cifras, algunas veces no es suficiente potencia.

“Se siente bien a velocidades de carretera, pero no queda nada a velocidades de autopista”, dijo Christian Seabaugh.

Podemos perdonar su andar pausado en la autopista debido a su nivel superior de ahorro de combustible. En nuestras pruebas de Real MPG, esta camioneta arrasó con la competencia al lograr 20.9/28.5/23.7 mpg en ciudad/carretera/combinadas. Tuvo además un mejor desempeño que su clasificación de la EPA de 20/25/22 mpg.

La camioneta se beneficia de un andar sorprendentemente silencioso y de un excelente manejo sin carga, aunque tomamos nota de sus irregularidades, incluyendo su andar rígido y su balanceo de la carrocería. “Si desea una camioneta que se conduzca como camioneta, esta es la indicada”, dijo Scott Evans. “En la era de amortiguadores adaptivos, suspensión neumática y muelles helicoidales, definitivamente es el andar más ajetreado de aquí”.

Por desgracia esta camioneta fracasó en un área clave en la que debería sobresalir: remolque. El manejo se vio afectado al acoplarle un remolque y los conductores pueden sentir mucho retraso del turbo al arranque. Se tardó 22.0 segundos en alcanzar las 60 mph mientras remolcaba un tractor pequeño; 4.3 segundos más que la penúltima camioneta más lenta. Además, cuando Kim Reynolds subía por la pendiente de Davis Dam, la F-150 se quedaba colgada en 53 mph por un rato antes de tomar la iniciativa de volver a acelerar. Además de la aceleración nada competitiva, el interior no es adecuado para su precio de $64,935 dólares.