Primera Prueba Pruebas

A Fondo con el Toyota C-HR 2020

Para los jóvenes que quieren algo diferente.

Para los jóvenes que quieren algo diferente.

Cuando el Toyota C-HR salió al mercado en 2017, en estas líneas fuimos muy críticos por su mal equipamiento y flojo desempeño. El C-HR había sido desarrollado originalmente bajo la ahora extinta marca Scion, que tenía productos enfocados hacia los jóvenes. Sin embargo, poco más de un año antes de que el C-HR llegara al mercado, Toyota anunció que cerraría Scion y que algunos de sus modelos se agregarían al portafolio de Toyota. Tal fue el caso del C-HR, pero su equipamiento y posicionamiento en el mercado fue realmente pobre—carecía de Apple CarPlay o Android Auto, asientos de piel, y características de conveniencia. Con solo dos versiones, su gama y equipamiento era pobre. Poco a poco Toyota fue haciendo cambios para mejorar a su crossover de entrada, y el C-HR 2020 se beneficia de eso.

Tras pasar más de una semana conduciendo el Toyota C-HR 2020, noté muchas de las mejoras que recibió—empezando por nuevas versiones (LE, XLE y Limited), además de un mejor equipamiento y características de seguridad.

Toyota C-HR 2020: ¿Qué Cambió?

Aunque Toyota ha hecho pequeños cambios desde su lanzamiento, el C-HR 2020 puede caracterizarse como una actualización de medio ciclo. Empezando por el frente, el C-HR cuenta con una fascia rediseñada y nuevos faros de LED, así como una nueva parrilla y defensa delantera. Además, el crossover agrega nuevos diseños de los rines—incluyendo unos de 17 pulgadas para la variante LE—que le ayudan a darle una mejor imagen de perfil.

En cuanto a equipamiento, el modelo 2019 ya venía equipado con Apple CarPlay, pero a partir de 2020 el C-HR agrega Android Auto de serie. Era reprochable que Toyota no había agregado estas tecnologías—básicas para los jóvenes—en su crossover enfocado a los millennials. Sin embargo, es bueno que no exista ningún costo adicional para recibir estas conexiones con los teléfonos inteligentes. Además, quienes quieran tener radio satelital ya no tendrán que optar por las versiones XLE y Limited, debido a que ahora está disponible como suscripción desde el modelo LE.

El modelo Limited, que lo tuve a prueba, tiene más características de conveniencia como asientos eléctricos para el conductor en ocho posiciones y el sistema de faros adaptivos (que se mueven en la dirección del volante).

Aunque los cambios en el interior son mucho más ligeros, son importantes debido a que seguramente serán utilizados de forma cotidiana por los ocupantes.

Toyota C-HR 2020: ¿Cómo se Conduce?

Desafortunadamente, los cambios de medio ciclo no se extendieron al tren motriz. El motor 2.0 litros de cuatro cilindros con 144 caballos de fuerza y 139 libras-pie de torque sigue siendo el único propulsor. Aunque el motor en sí se siente lo suficientemente potente como para un modelo de este tamaño, el C-HR se ve relegado por su transmisión CVT. Además de ser muy ruidosa, la caja se siente muy estresada cuando el conductor acelera desde cero. Las cosas empeoran cuando tratamos de rebasar a velocidades de carretera, sintiéndose como si le faltara aire.

Un punto positivo es su suspensión y dirección. La suspensión se siente bastante deportiva para un modelo de su talla, y además de absorber los desperfectos del pavimento de una buena forma, su marcha es cómoda sin ser muy rígida. La dirección es suave pero está bien balanceada, además de recibir buena retroalimentación por parte de lo que sucede en las ruedas delanteras. Todo esto es gracias al chasis sobre el que está basado—el TNGA que está reforzado por acero de alta resistencia, además de tener un centro de gravedad más bajo, por lo que se siente poco balanceo en las curvas.

Lo que sigue haciendo falta es la tracción integral. El C-HR únicamente está disponible con tracción delantera, lo que es un inconveniente para quienes viven en el norte del país.

Toyota C-HR 2020: El Interior

El punto más débil de su interior es la visibilidad exterior. Debido a su forma exterior tan rara, la visibilidad trasera se ve realmente afectada, algo que casi nunca vemos en los crossovers. Su espacio de carga también es algo apretado, lo cual es poco común en un segmento como este.

Sin embargo, hay cosas muy positivas como la calidad de materiales en la cabina. Los asientos de plastipiel se sienten bien y cómodos; el volante cuenta con terminados en piano black, y la consola central tiene un aspecto joven. Hay cosas que nos gustaría que mejorara, como el sistema de infotenimiento que parece que fue diseñado hace una década. La mayoría del tiempo tuve mi teléfono conectado para utilizar CarPlay, olvidándome de lo anticuado que se siente el sistema de infotenimiento. Pero una actualización no le vendría nada mal.

 

Toyota C-HR 2020: Seguridad

El tema de seguridad siempre ha sido una prioridad para Toyota, y el C-HR no es excepción. Toyota Safety Sense P llega de serie en todos los modelos, lo que quiere decir que hay muchas características de seguridad sin costo alguno. Estas tecnologías incluyen alerta de salida de carril con asistente de dirección, detección de peatones con sistema de pre colisión, faros altos automáticos y control crucero adaptivo.

Todas estas mejoras hacen que el conductor se sienta un poco más relajado, mientras que el vehículo se vuelve más seguro. El control crucero adaptivo con la alerta de salida de carril mantienen centrado al C-HR, aunque el espacio entre el vehículo de enfrente y el C-HR es lo suficientemente grande como para que se meta otro vehículo.

Otra mejora son las 10 bolsas de aire que llegan de serie como parte Toyota Safety Sense P.

Toyota C-HR 2020: ¿Vale la Pena?

Su diseño exterior, equipamiento y valor hacen que el C-HR destaque mucho. La variante Limited que probé tenía un precio de $28,435 dólares, incluyendo la pintura de doble tono. Hay mucho valor en este Toyota, lo que lo hace mucho más atractivo. Pero al echar un ojo al resto del segmento, uno se da cuenta de que el C-HR no es el mejor en su clase. El Kia Soul tiene mucho más espacio interior, un diseño único y un precio más asequible. Además se maneja mucho mejor.

Pero si usted quiere un crossover de Toyota, el C-HR es un buen lugar por donde empezar.