Comparativas Pruebas

Comparativa: BMW X2 2018 vs. Jaguar E-Pace 2019 vs. Volvo XC40 2019

Los crossovers de lujo para los millennials

Los crossovers de lujo para los millennials

Salió de la universidad y encontró un buen trabajo. Recientemente recibió un buen aumento y un ascenso, además de casi terminar de pagar su deuda de estudios universitarios. Es tiempo de dejar ese Civic, Corolla o Golf que su abuela le ayudó a comprar cuando se graduó y cambiarse a una marca que le entrega respeto.

Sus necesidades familiares son mínimas, pero sigue siendo de los que les gusta hacer actividades al aire libre (o busca proyectar esa imagen, dadas las horas que dedica a la oficina), así que busca salir de un sedán y entrar al segmento de las SUV pequeñas de marcas de lujo. Usted exige que su dispositivo móvil esté bien conectado, un espacio razonable para viajar en carretera con sus amigos y su equipaje, además del suficiente estilo como para llamar la atención de algunos espectadores.

Para este comprador exigente del nuevo milenio le sugerimos tres nuevas y encantadoras opciones en uno de los segmentos de más rápido crecimiento y más vitales en el negocio de la industria automotriz.

La BMW X2 reinterpreta la idea del cupé/camioneta deportiva, desechando el perfil jorobado de otros vehículos de la serie X de BMW a favor de una apariencia más “hot-hatch”.

La nueva Jaguar E-Pace encubre los fundamentos con capacidad todoterreno de las Land Rover Discovery Sport y Range Rover Evoque en una nueva y elegante carrocería felina diseñada por Ian Callum.

Y finalmente, Volvo ofrece la XC40, que hace que su exclusivo estilo exterior y su elegante interior sea asequible para los compradores jóvenes, sin reducir el equipo de seguridad ni desechar el sistema de infotenimiento Sensus con una pantalla táctil al estilo Tesla.

Para que los precios y configuraciones fueran lo más parecidos posible, juntamos a  una BMW X2 xDrive28i con el nivel de equipamiento más alto (con el impactante precio de $50,920 dólares), una Jaguar E-Pace P250 AWD SE aparentemente de menor nivel (con un aterrador precio de $54,190 dólares) y una Volvo XC40 T5 AWD R-Design con especificaciones intermedias (aparentemente una ganga por $45,935 dólares).

Para determinar qué vehículo es el más digno de obtener la atención de los millennials, reunimos a escritores de este polémico grupo de edades, los animamos a que se imaginaran ganar un sueldo de ejecutivo junior y viajamos con los tres vehículos por carretera al desierto en Tehachapi, California.

Conectividad

Comenzamos esta comparativa de la forma en que nuestros compradores objetivo comienzan su relación con cualquier vehículo: conectando nuestros teléfonos.

De inmediato BMW deja una primera impresión excelente para conectarse con Apple CarPlay a través de una conexión Wi-Fi dedicada en vez de un cable. Pequeñas contrariedades: el costo opcional de $300 dólares y el prospecto de pagar una suscripción mensual por CarPlay como parte de un paquete de navegación de 2019 en adelante. Y no hay soporte para Android Auto. Por otra parte, Volvo ofrece integración con Apple CarPlay y Android Auto mediante USB sin costo. (¡Dios bendiga a esos suecos socialistas!)

Pero la Jaguar no ofrece apoyo para CarPlay o Android Auto, sino más bien una conexión mediante USB y la aplicación InControl, que es difícil de operar en su teléfono para proveer algunas funcionalidades compartidas (más arranque remoto, abrir y cerrar los seguros de las puertas y otras funcionalidades usando su teléfono). También ofrece una conexión básica vía Bluetooth para el teléfono y USB para música sin la aplicación. Hasta ahora Jaguar ha anunciado que ofrecerá CarPlay y Android Auto en los modelos 2019 como una opción de $280 dólares, que puede actualizarse en modelos anteriores, como nuestro E-Pace.

Nuestra BMW X2 cuenta con un cargador de teléfonos inalámbrico Qi, una opción de $500 dólares, pero su base es demasiado pequeña como para dar cabida al teléfono Samsung S9+ del autoproclamado gurú del infotenimiento y editor asociado Stefan Ogbac; además hay solo un puerto USB en todo el vehículo. La plataforma de carga inalámbrica de Volvo puede alojar teléfonos grandes y viene integrada en un detallado paquete premium de $900 dólares (junto con el control de crucero inteligente Pilot Assist y centrado de carril, HomeLink, etc.); además hay tres puertos USB. La Jaguar no ofrece carga inalámbrica, pero nuestra E-Pace cuenta con la impresionante cantidad de cinco puertos USB (tres de los cuales se incluyen como una opción de $230 dólares).

Después de vivir con estos sistemas de infotenimiento durante el transcurso de una semana, varios en nuestro grupo experimentamos errores en la interfaz InControl Touch Pro de Jaguar. En varias ocasiones nuestra transmisión de música a través del cable USB se convirtió repentinamente en estática. Algunas veces el hecho de desconectar y volver a enchufar el cable restauraba la funcionalidad; otras veces resultaba en una “reproducción” silenciosa de la música, que podíamos evidenciar solo gracias a la barra de progreso en la pantalla. Algunas veces la transmisión de la cámara de visión trasera se cortaba repentinamente mientras íbamos marcha atrás.

Incluso cuando el sistema de la Jaguar funcionaba correctamente, el editor asociado Collin Woodward se sintió exasperado porque el sistema siempre regresaba al radio FM cada vez que el cable se desconectaba. Lo peor de todo es que absolutamente nadie podía ver la pantalla cuando el sol brillaba fuertemente sobre ella.

Pero basta de quejas: el sistema iDrive de BMW se refinó hasta el punto en el que a todos nos parece fácil de usar; nadie terminó experimentando fallas. Pero es el sistema Volvo Sensus fue el que recibió más elogios de todas las edades. La interfaz de usuario “deslizar a la izquierda, deslizar a la derecha” se aprende a usar rápidamente; además de que los iconos están perfectamente señalizados y son funcionales.

Carga

Nuestros jueces millennials están de acuerdo en que es imprescindible que un vehículo progresista tenga el espacio como para alojar a tres o cuatro amigos, además del espacio de carga como para realizar de vez en cuando una excursión a un campamento o un viaje por carretera, ya que por lo general este será el único vehículo de su propietario.

Aquí la Volvo gana sin problemas el tema de espacio. Las cifras muestran un espacio superlativo para piernas y hombros tanto adelante como atrás y la XC40 tiene el único asiento trasero que puede alojar a tres personas con moderada comodidad. El maletero también es más grande, tanto por las mediciones de SAE como por nuestras propias mediciones con cinta. Es el único que ofrece mecanismos eléctricos para abatir los respaldos de los asientos; además de que se jacta de tener la apertura más grande. Hay un amplio hueco de 3.5 pulgadas de profundidad bajo el piso y (con el paquete Premium) un piso de carga que se abate para formar un divisor de zona de carga con tres ganchos para bolso integrados (además de que los dos que están en las paredes laterales). Cuenta también con una correa elástica ancha para sujetar artículos contra la pared lateral y es el único de los tres que cuenta con espacio para esquís.

La BMW es sin duda la más pequeña y se siente más diminuta de lo que sugieren las cifras, con un espacio estrecho para la cabeza y los hombros en la parte trasera, además de tener la apertura más pequeña del portón trasero. Nuestros jueces también calificaron a la X2 como la peor en términos de ingreso y egreso; una vez abordo todos viajan a una menor altura que un crossover “tradicional”. Es la única que tiene el piso del maletero hundido para tener más espacio. Por el lado positivo, los asientos traseros son reclinables y se pueden abatir en una configuración 40/20/40, además de que hay un hueco de 3.7 pies cúbicos con 7 pulgadas de profundidad debajo del piso trasero en donde puede alojarse el neumático de auxilio opcional de $150 dólares. (Nuestros otros contendientes tienen neumáticos de repuesto de serie.)

La Jaguar es nuestro modelo intermedio, que divide la diferencia entre el espacio para los pasajeros y dispone del espacio más pequeño en cuanto a volumen de carga según las mediciones de SAE, y ofrece un poco más de espacio debajo de su cubierta de carga que incluso la Volvo, según nuestras propias mediciones. Es la única que no nos permite cerrar el auto mientras se cierra el portón trasero eléctrico.

Estilo

La finalidad misma de buscar subir de nivel con estas marcas es darse un lujo y decirle al mundo que somos adultos; de lo contrario, una Honda CR-V Touring logra las mismas tareas pero con un precio y costo de operación mucho menos.

Cada uno de nuestros participantes hace su mejor esfuerzo por reajustar los patrones de diseño de su marca al menor tamaño y precio; creemos que cada uno lo logra exitosamente en el exterior. En términos de estilo, nuestros jueces los clasificaron en el siguiente orden: Volvo, Jaguar y BMW.

El director de pruebas Kim Reynolds, que tiene suficiente edad como para haber conducido los Gremlin de AMC, estableció una comparativa poco favorecedora entre los pilares C de ese auto y la XC40, pero el editor de crónicas y auténtico millennial Christian Seabaugh dijo que el exterior le pareció “único, joven y distintivo”.

En el interior, el grado de éxito varía un poco más. Solo la Jaguar dispone de cuero flexible genuino, pero es una opción de $1,530 dólares que incluye asientos delanteros con 18 posiciones. Se ve sublime y el habitáculo se ve un poco más pomposo que incluso el de la F-Pace, aunque a algunos les pareció que el plástico del borde de la pantalla táctil y la consola del volante es un poco burdo.

El interior de la BMW transmite sus orígenes de “econobox” mejorado. Sin duda BMW falsificó de alguna forma la apariencia de costura francesa contrastante usando hilo real en un panel de instrumentos de plástico moldeado, pero colocarlo a unas pulgadas de distancia de materiales con costura genuina en la consola central hace resaltar la diferencia. Además nos parece que con un precio inicial de $3,200 dólares por encima del precio base de la XC40 y con un precio final $4,985 dólares más alto que el precio del vehículo de prueba, la X2 debería incluir asientos de cuero, pero no es así. Esa amenidad añadiría otros $1,450 dólares.

Volvo usa un atroz plástico duro en ciertas áreas de su tablero y las puertas, pero Seabaugh estuvo dispuesto a perdonar esto, ya que el diseño en general le pareció “inesperadamente elegante para un auto con este nivel de precio”. Los detalles de nubuck (un material parecido a la gamuza) de Volvo en los asientos sumamente cómodos no nos hacen extrañar la tapicería completa en cuero que se incluye con el nivel de equipamiento Inscription, que cuesta $2,050 dólares adicionales. Y aunque a la mayoría nos gustaron los detalles Orange Lava en alfombras y puertas, son una opción independiente de $100 dólares.

Conducción

Hemos llegado hasta aquí sin mencionar que estos vehículos son similares en la forma de conducir, ya que como dijo Seabaugh: “esto es sin duda el aspecto menos importante de la experiencia para su mercado objetivo”.

Pero para quienes sí consideran esos detalles, nuestras pruebas objetivas indican que la X2 de 3,684 libras con 228 hp y transmisión de ocho velocidades aceleró más rápido, se detuvo en menos distancia y tomó las curvas con más agresividad, además de recorrer nuestra pista en forma de ocho de una manera más hábil. Si usted es de esos raros entusiastas millennials, este podría ser su vehículo ideal.

En relación con esa linda utilitaria con una “experiencia de conducción definitiva”, los otros no se quedan muy atrás. La Jaguar de 246 hp pesa 528 libras más pero corre sobre una transmisión de nueve velocidades con marchas más cortas; la Volvo de 248 hp pesa 170 libras más y usa la misma transmisión que la BMW. Respectivamente son 5 y 6 por ciento más lentos en el cuarto de milla, sus distancias de frenado desde 60 mph son un 7 y 8 por ciento más largas y recorren nuestra pista en forma de ocho con un 5 y 4 por ciento más de lentitud. No es exactamente la liebre contra dos tortugas. Para la mayoría de los conductores estos son errores de redondeo; sus pasajeros probablemente ni siquiera noten la diferencia.

Sin embargo, estas similitudes se desvanecen una vez que llegamos a los serpenteos y giros del mundo real. Woodard, un millennial del mundo real, proclamó a la Jaguar como la única de las tres que desea seguir conduciendo: “se siente como si le faltaran neumáticos más pegajosos, pero con el mejor sonido del escape y su suspensión con calibración deportiva, la E-Pace es legítimamente divertida de conducir”. Ogbac comentó: “el equilibrio en el andar y el manejo es excelente; mantiene la comodidad sin sacrificar la dinámica que espera uno de un Jaguar”.

La mayoría estuvo de acuerdo en que la E-Pace se conduce mejor en el pavimento que sus hermanas Land Rover, pero el editor general de Motor Trend en Español y mexicano millennial Miguel Cortina no se impresionó tanto: “la E-Pace se siente pesada y con potencia insuficiente en comparación con la XC40 y X2”. Sin duda cambió de opinión con el modelo E-Pace P300 más chispeante de 296 hp con un precio inicial de $49,995 dólares, pero del trío existente prefirió la dinámica de BMW.

El rendimiento de aceleración de la XC40 se queda atrás en el grupo por un pequeño margen; al azotar el motor, el sonido del escape como de “aspiradora furiosa” les pareció a algunos una súplica por misericordia. A algunos jueces les pareció que el accionamiento de la dirección y los frenos era un poco no lineal, por lo que era necesario corregir la trayectoria ocasionalmente. Pero los neumáticos Pirelli Scorpion Zero, similares a los que se usan en la Jaguar, rechinan mucho menos en la Volvo y podrían contribuir a un mejor rendimiento en nuestra pista en forma de ocho. La XC40 simplemente no es feliz cuando se conduce a diez décimas en nuestra pista de manejo cerrada, pero ¿con qué frecuencia va a hacer usted eso? Es perfectamente feliz siguiendo el ritmo vigoroso de los otros y en estas condiciones se siente mucho más ágil que la Jaguar. Desde luego que parte de la diferencia de peso relativa a la Jaguar podría ser gracias a escatimar en la insonorización, ya que el ruido de los neumáticos y del motor de la Volvo se clasificó solo un poco mejor que la BMW.

Los millennials disfrutarán dejando que Volvo se haga cargo de algunas de las tareas de conducción. Su Pilot Assist, que se activa al presionar las flechas izquierda o derecha no identificadas en el interruptor multifuncional izquierdo del volante, se esfuerza por mantener el vehículo centrado en su carril al tiempo que provee una aceleración y desaceleración decisivas y un poco agresivas durante la operación del control de velocidad crucero adaptativo. El asistente de mantenimiento de carril de Jaguar lo mantiene alejado de las líneas y BMW simplemente nos fastidia cuando nos desviamos hacia una línea.

La función de asistente de estacionamiento de Volvo es también superior a las de Jaguar y BMW; ejecuta limpiamente las maniobras de entrada y salida al estacionarse en paralelo, además de que hace retroceder el vehículo en un punto perpendicular con relativa facilidad. El sistema de Jaguar también funcionó, solo que despliega las instrucciones para el conductor en el panel de instrumentos cuando éste debería estar vigilando las vistas de cámara en la pantalla central (mientras que Volvo superpone sus instrucciones). El sistema de BMW no ofrece asistencia para salir de un estacionamiento en paralelo y no puede realizar la maniobra de estacionarse en forma perpendicular.

Off-road

Esta categoría probablemente sea menos pertinente para nuestra audiencia, pero en aras de la ciencia (y de los viajes a las pistas de esquí) nos aventuramos en la arena profunda como sustituto de la nieve medio derretida. Traqueteamos nuestros molares sobre los senderos de grava desgastados y subimos por colinas inclinadas y resbalosas. Los tres vehículos sobrevivieron a nuestras pruebas.

Cada uno tiene un sistema de control de descenso en pendientes para regular las velocidades al bajar por una colina. Volvo presume de la mayor distancia al suelo (8.3 pulgadas) y ofrece un modo todoterreno que optimiza la tracción a bajas velocidades y coloca una brújula al centro del panel de instrumentos. Jaguar se vale de cierta tecnología de Land Rover para su sistema All Surface Progress Control (control de crucero todoterreno), que funcionó a la perfección. La BMW está menos preparada para realizar verdaderas actividades todoterreno con solo 6.8 pulgadas de distancia al suelo y ningún modo todoterreno.

Compra

La Volvo es la más asequible de las tres; el modelo de tracción delantera con motor T4 de 187 hp tiene un precio inicial de $34,195 dólares, mientras que el precio de una T5 Inscription totalmente equipado es de $47,490 dólares. Después le sigue la BMW de tracción delantera con un precio de $37,395 dólares, mientras que los modelos totalmente equipados con tracción total tienen un precio máximo de $53,520 dólares. Todas las E-Pace tienen tracción integral; el modelo base tiene un precio inicial de $39,595 dólares y una P300 HSE totalmente equipada cuesta un poco más de $68,000 dólares.

¿No le gustan los planes de compra/arrendamiento tradicionales? Suscríbase al plan Care By Volvo y pague $650 o $750 dólares mensuales (dependiendo del nivel de equipamiento) por 24 meses, incluyendo seguro y mantenimiento. (El plan Access de BMW también ofrece suscripciones a partir de $1,099 dólares al mes, pero el servicio solo estaba disponible en Nashville al momento de cerrar esta edición.) Sin importar que sea una venta, arrendamiento o suscripción, la Volvo es la que impactará menos en su bolsillo, con el ahorro de combustible más alto según la EPA (26 mpg). (El mantenimiento es sin costo durante los primeros tres años en BMW y en Volvo, o de cinco años con Jaguar.)

Después de una semana de intensa evaluación, nuestros consultores millennials concluyeron que aunque es divertida de conducir, la BMW X2 no tenía lo necesario (como los puertos USB) para convencerlos. La fallida tecnología de infotenimiento de la hermosa y dinámica (pero costosa) Jaguar y la segunda mejor opción en cuanto a ejecución del diseño le hicieron merecedor del segundo lugar. Lo cual deja a nuestra estilizada Volvo, conocedora de tecnología y consciente del valor, con la medalla de oro.