Comparativas Pruebas

Comparativa: Acura RDX 2019 vs. Cadillac XT4 2019 vs. Infiniti QX50 2019

La vida entre dos mundos

La vida entre dos mundos

Como inmigrante mexicano, me he acostumbrado a escuchar la frase “ni de aquí, ni de allá”. Mis amigos y primos bromean a menudo diciendo eso para describirme: he vivido en Estados Unidos por más de una década, pero cuando me mezclo con los estadounidenses siempre me ven como el forastero.

Esa frase puede aplicarse también a nuestro trío de lujosas SUVs que probamos recientemente. Tienen una distancia entre ejes más corta y un menor precio que las SUVs europeas compactas tradicionales (como la BMW X3, la Mercedes GLC y la Audi Q5), pero son más grandes y costosas que sus contrapartes subcompactas (como la BMW X1, la Mercedes GLA y la Audi Q3). Nuestro lote de crossovers vive entre dos mundos.

Ya sea que esté por comenzar una familia, o si sus hijos han salido de su casa y busca cambiar su SUV de tres filas o minivan por algo más pequeño, estas SUVs proporcionan la utilidad, agilidad y valor que podría estar buscando.

A medida que los fabricantes automotrices aumentan sus propuestas de SUVs, tratan de satisfacer las necesidades de todos. Esto significa separar los segmentos en nichos todavía más estrechos. En el caso de este sector en especial, vemos diseños consistentemente elegantes y agresivos, pero enfoques muy distintos en términos de tecnología y asientos cómodos para cinco. ¿Acaso Acura, Cadillac e Infiniti tomaron la decisión correcta al dividirlo a la mitad?

Los participantes

Nuestra meta era que el precio de cada SUV fuera de aproximadamente $50,000 dólares. Pero Cadillac no pudo proporcionarnos un modelo que cumpliera con esas especificaciones, por lo que nos enviaron uno con un $18,545 dólares en paquetes y opciones (alcanzando la impactante cifra de $56,835 dólares para una SUV con un precio base de $35,790 dólares con tracción delantera). Aunque la XT4 es el crossover más pequeño de este grupo, también fue el más costoso. Cuenta con un motor turbo de 2.0 litros acoplado a una transmisión automática de nueve velocidades que transmite 237 hp y 258 libras-pie de torque a las cuatro ruedas. Con una distancia al suelo de 6.7 pulgadas, la XT4 se desplaza más cerca de tierra firme que las otras dos SUVs de este grupo, pero su diseño pulido y sus líneas elegantes la convierten en un atractivo crossover en la carretera.

Acura envió una versión de $51,715 dólares de su RDX con el nivel de equipamiento más alto y ruedas de 20 pulgadas (que por sí solas cuestan $3,320 dólares). Impulsada por una versión ligeramente masajeada del motor 2.0 litros turbo de cuatro cilindros sacado del salvaje Honda Civic Type R, acoplado a una transmisión de 10 velocidades y con una tracción total Super-Handling, la RDX SH-AWD es la participante más poderosa del grupo, con 272 hp y 280 libras-pie de torque. Sin embargo, su diseño puede ser polarizador. Con una enorme parrilla pentagonal y un logotipo de marca sobredimensionado, las líneas de la RDX podrían describirse como elaboradas y agresivas. Desde el habitáculo, es imposible no quedarse viendo fijamente los bruscos pliegues del capó, que se extienden desde la parrilla hacia los pilares A.

Con su motor VC-Turbo de 2.0 litros y cuatro cilindros en, la Infiniti QX50 tiene el tren motriz más complejo del grupo. Es un motor de compresión variable turbocargado acoplado a una CVT que transmite 268 hp y 280 libras-pie de torque a las cuatro ruedas. Infiniti respetó nuestro límite de $50,000 al enviar el nivel de equipamiento Essential, una maravilla tecnológica, con un precio de $49,685 dólares.La QX50 puede describirse también como la más atractiva de este grupo, gracias a sus líneas elegantes y sus simples pliegues. Su constitución combina y expresa lujo desde cualquier ángulo.

Interior

El interior de la QX50 es el más agradable de los tres, y es una clara declaración de lujo. El diseño fluye bien, con un revestimiento de aluminio de primera calidad que delinea el contorno de la cabina. Por $50,000 dólares, este es uno de los interiores más finos que encontrará en esta categoría y, si su presupuesto es más flexible, Infiniti proporciona una combinación de gamuza, madera y cuero que es aún más opulenta. Este es también el único crossover del grupo que ofrece una segunda fila con respaldos reclinables y sus propios controles de aire acondicionado para los pasajeros traseros. Acura y Cadillac proporcionan tomas de aire y asientos con calefacción para la segunda fila, pero la RDX tiene dos puertos USB mientras que la XT4 y la QX50 tienen uno.

En términos de versatilidad, tanto la RDX como la XT4 tienen asientos traseros totalmente abatibles, pero los asientos de la Infiniti tienen unos cuantos grados de diferencia. La Acura y la Infiniti pueden abatir sus asientos de la segunda fila desde la parte trasera o desde las aberturas de las puertas traseras; sin embargo, la Cadillac solo lo hace desde la zona de carga. Y hablando de carga, el espacio en el maletero de la Infiniti es el mayor de su categoría, con hasta 31.1 pies cúbicos de espacio. Acura ofrece un espacio de carga un poquitín mayor, pero solo si se incluye el contenedor de 1.6 pies cúbicos ubicado debajo del piso de carga.

En cuanto a los asientos, el espacio representa algo crucial para estos crossovers, pero concluimos que la QX50 sería la elección ideal, en su mayor parte debido a los respaldos reclinables de la segunda fila. La RDX cuenta también con una espaciosa segunda fila y un piso plano que libera espacio para las piernas de los ocupantes del asiento intermedio. Tanto Erick Ayapana como Chris Walton de nuestro equipo de prueba, que difícilmente podrían considerarse gigantes, sintieron que la XT4 era muy estrecha. Aunque tiene una distancia entre ejes más larga que la RDX, la mala ejecución de la distribución de la Cadillac y su elevada línea de la mitad hacia arriba resultaron ser demasiado restringidas. En cuanto a mi estructura de 6 pies, el valioso espacio para la cabeza era limitado y apenas había suficiente espacio para las piernas.

Una de las cosas que toda SUV de lujo debe tener en la actualidad es un sistema de audio de primera clase. Después de escuchar continuamente los tres sistemas, decidimos que el ELS Studio 3D con 16 altavoces de Acura era el mejor. Su calidad de audio fue nítida y clara, sin importar que reprodujera mis propias canciones a través de Apple CarPlay o escuchara el radio a través de SiriusXM. Tanto Infiniti como Cadillac ofrecen un sistema de sonido envolvente Bose, pero la QX50 cuenta con 16 altavoces, mientras que la XT4 tiene 13.Ayapana prefirió la claridad del sistema de Cadillac pero añadió que el sistema de sonido de la QX50 también era aceptable.

En cuanto a la asistencia para el conductor, tanto Cadillac como Acura ofrecen una pantalla de visualización frontal. La versión multicolor de Cadillac se sintió más intuitiva, moderna y clara, con una apariencia de primera clase.

Rendimiento

Tuvimos la oportunidad de probar estas SUV en dos entornos distintos: primero en el Honda Proving Center cerca de California City, como parte de las pruebas para la SUV del Año de MotorTrend .El circuito de pruebas de Honda permite conducir en circuito cerrado por una pista sinuosa desafiante, un circuito de arena todoterreno que simula la nieve fresca y distintas superficies que imitan las peores condiciones de las autopistas y caminos escénicos de nuestra nación. Unas semanas después, el editor de pruebas de manejo Walton, el editor de pruebas de manejo asociado Ayapana y yo analizamos con mayor profundidad el manejo de estos crossovers en los caminos de la península de Palos Verdes al sur de California, que incluye carreteras serpenteantes en colinas, bulevares abiertos y el retorcido y lento desprendimiento de la tierra conocido como Portuguese Bend.

Tanto en las calles de la ciudad, el desierto o la autopista, fue fácil elegir un ganador en términos de rendimiento. La RDX atrajo rápidamente la atención de todos con la forma en que toma las curvas, su impactante entrega de potencia y la fluidez de la transmisión automática de 10 velocidades. No es la más rápida del grupo, pero es la que tiene el mejor manejo. “Me encanta el asiento cómodo y con buen soporte, el contorno y peso del volante, además de la rectitud de la dirección”, dijo Walton.

Con cuatro modos de conducción disponibles (Comfort, Snow, Sport y Sport+), los conductores pueden disfrutar de los distintos ajustes dependiendo de las condiciones de la carretera. La RDX puede regresar al modo Comfort o Sport cada vez que se enciende, pero es fácil cambiar a un modo diferente por medio de la enorme perilla en la consola central. Como su nombre sugiere, Sport+ es el más animado de todos los modos, ya que el software refina la respuesta de la dirección y la suspensión mientras el motor revoluciona a un nivel mayor de rpm. La RDX tardó 6.6 segundos en correr de 0 a 60 mph y completó la prueba del cuarto de milla en 15.1 segundos a 92.9 mph.

La buena comunicación del tren motriz que disfrutamos en la RDX estuvo ausente en la QX50. El motor de compresión variable de Infiniti es una maravilla tecnológica, pero está acoplado de manera deficiente a una CVT, lo cual silencia la entrega de potencia. “Hay al menos tres cosas que cambian todo el tiempo (relación de los engranajes, impulso del turbo y compresión del motor) y todas están luchando para ver quién toma la delantera”, dijo Walton. “Solo se unen y acuerdan qué hacer con el acelerador a fondo. Qué desastre”. Ayapana compartió esta opinión, diciendo que la respuesta de aceleración tiene una “entrega tambaleante”. También nos quejamos de la suspensión, ya que notamos muchas más vibraciones dentro de la cabina que al conducir la RDX o la XT4 sobre el mismo pavimento. “Encontré topes e impactos que no sabía que estaban ahí”, dijo Walton. De todas formas, la QX50 fue la más rápida del grupo, tardando 6.3 segundos en correr de 0 a 60 mph.

Las cosas mejoraron un poco con la XT4, aunque Walton describió su andar como “áspero”. A Ayapana le gustó la capacidad de respuesta de la dirección pero dijo que carecía de la sensación de estar en la carretera. Disfrutó la reacción de la transmisión ante el accionamiento del acelerador, ya que realizaba los cambios cuando era necesario. Aún así, los tres optamos por las paletas de cambio para lograr una experiencia más deportiva. A pesar de que la XT4 es el crossover más pequeño del grupo, observamos mucho balanceo de la carrocería, lo cual le costó puntos a Cadillac en términos de manejo. Este fue el crossover con menos potencia y más peso, con una relación peso-potencia de 16.7 libras/hp: la peor del grupo.

Conectividad

Hay distintas rutas para lograr la conectividad en el vehículo. Con pantallas duales, tableros táctiles e interfaces aún más simples, Acura, Cadillac e Infiniti han seguido distintas rutas para complacer a sus clientes.

A Walton, Ayapana y a mí nos gustó la forma en que Cadillac manejó las cosas con una versión actualizada de su sistema CUE, que alguna vez fue ridiculizado. Se comporta como un smartphone y tiene gráficos modernos que son nítidos y simples de usar. A través de una pantalla táctil de 8.0 pulgadas, los ocupantes pueden usar su teléfono mediante Apple CarPlay o Android Auto, o pueden usar el sistema de navegación contemporáneo para desplazarse. El sistema de infotenimiento responde rápidamente y es fácil ir a donde uno desea sin frustración; puede usar los dedos para acercar o alejar los mapas, al igual que lo hace con un teléfono. Con un diseño simple, Cadillac realmente le prestó atención a la tecnología. Después de todo, algunos compradores dan mayor prioridad en su lista de funciones obligatorias a un sistema de infotenimiento intuitivo que, por decir, al manejo.

Dicha contemporaneidad está ausente en el sistema de navegación de la QX50 y su interfaz gráfica obsoleta. Infiniti optó por un diseño de pantalla dual, dejando la pantalla superior para el sistema de navegación y la inferior para el infotenimiento. Pero es una oportunidad perdida. La torpe interfaz de usuario es una “debilidad evidente en una cabina que por lo demás es aceptable”, dijo Ayapana. Walton se quejó de las diversas opciones para controlar las dos pantallas: botones en el volante, pantalla táctil, botones debajo de la pantalla táctil y el controlador de perilla. “En un apuro, nunca sabría a dónde ir para cambiar algo”, dijo. También nos decepcionó el hecho de que la QX50 no ofrezca ni Apple CarPlay ni Android Auto. Aunque la QX50 es relativamente nueva, el hecho que Infiniti no nos proporcione esta útil tecnología nos hizo preguntar cuál era el punto de referencia de los planificadores del producto. En un detalle “retro”, la QX50 es la única del grupo que ofrece reproductor de CD; excelente para quienes prefieren una fuente de audio de mayor calidad, aunque en un diseño pesado.

Con un touchpad que refleja la pantalla de arriba, Acura tiene la configuración de infotenimiento más vanguardista del grupo. Pero el sistema aún necesita cierto refinamiento. La facilidad con la que pueda controlar un tablero táctil podría depender de la generación a la que usted pertenezca. Los más jóvenes de nuestro personal encontraron que el sistema de infotenimiento era más fácil de usar que el grupo maduro en la oficina; aún así, ambos concluyeron que el tablero táctil háptico distraía, ya que uno tiene que quitar los ojos del camino para seguir el cursor en la pantalla. Si bien la pantalla está montada en el punto más alto posible del tablero central, incluso ahí es difícil saber en dónde se encuentra cada ícono. Apple CarPlay también toma más tiempo para navegar, ya que hay que deslizar el dedo por el tablero táctil para mover el “cursor” hacia donde uno quiere. Android Auto no estádisponible. Sin embargo, el control de voz de Acura fue una buena opción redundante, y entendió mis órdenes incluso con mi pronunciado acento.

Seguridad

Está comprando un crossover de una marca de lujo. Espera obtener lo mejor. Y eso incluye los mecanismos de seguridad. Con AcuraWatch como equipamiento de serie en toda la gama, la RDX incluye frenado automático de emergencia, control de velocidad crucero adaptivo, asistente de mantenimiento de carril, advertencia de colisión delantera, aviso de salida de carril y mitigación de salida de la carretera. Solo la Acura y la Infiniti habían sido evaluadas por el IIHS al momento del cierre de este artículo; la RDX recibió el prestigioso premio Top Safety Pick+, logrando la calificación de “Buena” en todas las categorías. La QX50 fue calificada como Buena en las pruebas de pequeño solapamiento, prueba de choque lateral y prevención de accidente delantero, aunque la iluminación de los faros fue calificada como “Aceptable”.

Nuestra Infiniti venía equipada con el paquete ProAssist, una opción de $550 dólares que agrega asistencia de colisión de reversa, control de velocidad crucero adaptivo, alerta de cruce de tráfico trasero y asistencia de control de distancia, que ayuda a mantener una distancia de seguimiento segura sin el control de velocidad crucero habilitado. La Cadillac contaba con los paquetes Driver Assist y Driver Awareness, que en conjunto ofrecen control de velocidad crucero adaptivo, frenado automático en avance y reversa, frenado para evitar choques con peatones al frente, alerta de colisión delantera, asistente de mantenimiento de carril con aviso de salida de carril y faros con luces altas inteligentes, todo por $1,870 dólares.

Walton disfrutó de un paseo sin estrés en tráfico pesado con la tecnología de seguridad de la RDX, incluyendo el control de velocidad crucero adaptivo que funciona en todo momento, hasta en una parada total. “Reduce la velocidad con más suavidad y acelera más rápido que otros sistemas que he probado”, dijo. El sistema ProAssist de la QX50, que es un escalón más abajo que el paquete ProPilot Assist del, no ofrece la experiencia semiautónoma completa para la QX50. Aún así, el control de velocidad crucero inteligente siguió al auto de enfrente sin trastabillar. El que menos nos gustó fue el sistema de mantenimiento de carril de la XT4, que tuvo dificultades para mantener al vehículo Cadillac centrado entre los delimitadores de carril.

Veredicto

Las tres SUV aportan algo especial. Acura toma la ventaja en cuanto al manejo y la seguridad, Infiniti ofrece un diseño sorprendente y un espacio interior magnífico, mientras que el sistema de infotenimiento de la Cadillac lleva la experiencia del usuario al siguiente nivel.

Los crossovers dominantes están enfocados en el transporte. Pero al actualizar a una marca de calidad superior se pone más énfasis en la apariencia, el rendimiento, la conectividad, la seguridad y una experiencia placentera en el interior. Ya sea que esté por comenzar una familia o que busque un auto para transportar a sus nietos, por un precio de $50,000 dólares también querrá un vehículo que lo haga sentir especial. En este segmento, solo hay una SUV que cumple con todas esas características.

Tercer lugar: Infiniti QX50

El diseño atractivo con una cabina cómoda y materiales de buena calidad se reprime por un tren motriz subdesarrollado y una interfaz de infotenimiento obsoleta.

Segundo lugar: Cadillac XT4

Un manejo aceptable que incluye el mejor sistema de infotenimiento del grupo, pero su mal uso del espacio interior hace que su ruidosa cabina se sienta estrecha.

Primer lugar: Acura RDX

Con un equilibrio de lujo, manejo, seguridad, tecnología y equipamiento inteligente, Acura se lleva el trofeo a casa.