Novedades

Cinco cosas que aprendimos a bordo del Lexus LFA

Dos de los 500 LFA se encuentran en Costa Rica

Dos de los 500 LFA se encuentran en Costa Rica

Nosotros no vemos a super autos japoneses todos los días—incluso en Los Ángeles, donde los autos exóticos inundan las calles de Hollywood. ¿Pero qué es más raro? Ver dos Lexus LFAs en Costa Rica. Durante un evento que celebró el 30 aniversario de la marca, fuimos más allá de ver al super auto de 10 cilindros. El distribuidor exclusivo de Toyota en Costa Rica, Javier Quirós, prestó su LFA naranja y rojo y nosotros tuvimos la oportunidad de subirnos en uno de ellos con el piloto profesional Roger Yasukawa al volante.

Estas son cinco cosas chéveres del Lexus LFA.


EL SONIDO ES ESPECTACULAR

Gracias a su motor 4.8 litros V-10 de aspiración natural y derivado de la Formula 1, el sonido del LFA es impactante. Nunca he escuchado un coche que suene así de bien. En mi vida. El rugido es tan pronunciado y natural, que se me puso la piel de gallina mientras conducíamos en climas de más de 25 grados. El sonido del triple escape nos pone los pelos de punta, y entre más agresivo lo maneje, mejor suena. Aunque Yasukawa no estuvo ni cerca de las 9,000 rpm (su línea roja), el sonido fue simplemente espectacular.


GRAN AGARRE

En las curvas cerradas que lo condujimos demostró el buen agarre que puede tener un auto de tracción trasera. Las ruedas se pegan a la carretera, y la suspensión hace un gran trabajo balanceando al vehículo. Uno puede sentir cómo el coche entra a las curvas de forma natural, y el LFA siempre se sintió estable. Estoy seguro que Yasukawa lo pudo haber conducido incluso más fuerte, pero hay que ser cuidadosos en las calles públicas de Costa Rica.


ES RÁPIDO

Estuve igual de sorprendido que usted cuando leí que el Nissan GT-R le ganó al LFA en la carrera de 0-60 mph en una comparativa que hicimos en 2010. Aunque seguramente eso fue debido a que el GT-R cuenta con tracción integral (y su habilidad de arrancar rápido), el Lexus no estuvo muy atrás (3.8 segundos para el LFA contra 3.5 segundos del GT-R). Pero el LFA se recupera rápido; le ganó por poco al GT-R en el cuarto de milla (11.8 segundos a 123.7 mph para Lexus y 11.9 segundos a 120.1 mph para el Nissan). En la carretera, el LFA se siente rápido, pero no fue algo fuera del planeta. Tal vez la experiencia hubiera sido diferente en una pista cerrada, donde no hay límite de velocidad o tráfico por el que preocuparse.


MUCHO MÚSCULO

Con 552 hp y 354 libras-pie de torque, el LFA es una bestia. Cada vez que Yasukawa pisaba el acelerador, mi espalda era fuertemente empujada contra el respaldo. La transmisión automática con embrague manual de seis velocidades hace los cambios como si uno estuviera dentro de un auto de carreras.


500 UNIDADES, $375,000 DÓLARES

Esto no es algo que aprendí a bordo del LFA, pero es impactante que solo hay 500 unidades en el mundo y que cada uno de ellos tenía un precio inicial de por lo menos $375,000 dólares. El auto en el que yo me subí era el VIN 14 y eso fue porque el equipo del señor Quirós corría las carreras con ese número. Los rumores dicen que inicialmente no obtuvo el VIN 14, pero después lo logró tener. Algunas veces las cosas funcionan muy bien.