Primera Prueba Pruebas

Chevrolet Silverado 1500 WT 2019: Primera Prueba

La camioneta que usted dijo que quería

La camioneta que usted dijo que quería

“¿Por qué ya no fabrican una camioneta básica?”, me preguntó el ganadero.

Yo estaba de vacaciones en el noroeste de Arizona, pero podría haber sido en cualquier lugar y cualquier momento. Es una pregunta que he respondido cien veces y la razón por la que no menciono generalmente en dónde trabajo, a menos que alguien lo pregunte específicamente. El tema siempre termina dominando la conversación.

La respuesta simple es que la mayoría de los compradores de camionetas decidieron que querían un nivel mínimo de comodidad moderna. Los entusiastas de las pickups hablan maravillas de las ventanas manuales, las transmisiones manuales y los radios AM/FM con botones convencionales, pero si eso es lo que se vendiera en realidad, aún estarían disponibles. A primera vista, podríamos pensar que las ventanas manuales son más económicas que las unidades eléctricas, pero eso solo es verdad en cuanto a las piezas físicas. Cuando un fabricante automotriz ordena un pequeño lote de piezas, miles en vez de cientos de miles, el precio aumenta debido a que es un pedido especial. Más allá de eso, es un contenedor adicional de piezas que tiene que transportarse a la fábrica e integrarse en la línea de ensamble; además hay que capacitar a los trabajadores de la planta para que las instalen y deben diseñarse puertas para alojar dichas piezas. Si sumamos todos esos costos, es mucho más económico incluir las ventanas eléctricas como equipamiento de serie. Es la misma razón por la que están desapareciendo las transmisiones manuales.

Dicho esto, aún existen camionetas nuevas básicas. Pero ahora simplemente las llamamos “pickups de trabajo”. Sí, vienen con ventanas eléctricas, transmisiones automáticas y pantallas de infotenimiento a color, pero en lo demás son tan básicas como cualquier instrumento rudimentario que pueda obtener, con cero millas en el odómetro. Mientras que otros las adornan con nombres como “Tradesman” o “XL”, Chevrolet simplemente les llama por lo que son: la “WT” en la Chevrolet Silverado WT 2019 significa “work truck” o “camioneta de trabajo”.

Pero no debemos suponer que “pickup de trabajo” significa “muy económica”. El precio de las pickups actuales puede elevarse rápidamente, incluso en los modelos base. Aunque es posible conseguir una Silverado WT de cabina sencilla por poco menos de $30,000 dólares sin equipamiento opcional, es probable que vaya a pagar mucho más. Nuestro vehículo de prueba, de doble cabina y caja larga que vemos en el lote de flotillas, tiene un precio inicial aproximado de $36,500 dólares y de casi $39,800 con tracción total.(Nota: como la caja de transferencia en nuestro vehículo de prueba no tiene una marcha de rango bajo, nos referimos a ella como tracción total en vez de tracción en las cuatro ruedas. La verdadera tracción en las cuatro ruedas con 4L está disponible en otros modelos Silverado).Nuestra camioneta incluye un par de opciones, como el paquete de comodidad de la pickup de trabajo que cuenta con sutilezas como control de velocidad crucero, entrada sin llave, portón trasero con cierre eléctrico y liberación remota, espejos eléctricos con calefacción y desempañador de ventana trasera. Cosas elegantes. También elegimos tapetes de goma para todo tipo de clima, para una máxima durabilidad. Además, se ve mejor que cualquier otra Silverado, con su parrilla negra con el estampado de Chevrolet y ruedas de acero. Su costo total: $41,125 dólares.

Esos tapetes de goma cubren el montículo más pequeño de la transmisión en el segmento, lo que significa que la persona que se encuentre en medio del asiento delantero tipo banca tiene un lugar en donde poner sus piernas (aunque es una lástima que el piso trasero no sea plano como el de la competencia).Eso y la pantalla de infotenimiento de 7.0 pulgadas a color, precargada con Apple CarPlay y Android Auto, son los puntos destacados de un interior que Christian Seabaugh llamó “una violación rodante de la OSHA”.

Espere. Se supone que las pickups de trabajo deben tener interiores básicos, sin duda. Pero hay una diferencia entre básico y malo; Chevrolet se inclinó hacia el lado de lo malo. Las bancas de un parque serían asientos más cómodos que las bancas que Chevrolet instaló en esta pickup. Lo lamentamos por aquellos profesionales que pasan todo un día detrás del volante de una de estas pickups. Y si al incómodo asiento del conductor sin refuerzo le añadimos un volante tan cerca del tablero que incluso yo, con mis cortas piernas, tengo que subirme a los pedales para alcanzarlo cómodamente, el resultado es una combinación tomada del sueño de un quiropráctico. Los asientos manuales están bien, pero estos solo se deslizan y reclinan. No se pueden bajar ni subir, lo que es un problema para los conductores de baja estatura, ya que el tablero es muy alto y el asiento es tan bajo que incluso Miguel Cortina, que mide 6 pies de altura, se quejó al respecto. Simplemente no existe una posición de conducción cómoda.

Una vez resignado a ello, comienza uno a mirar alrededor para ver qué más hace falta. A saber: almacenamiento. A diferencia de las camionetas de trabajo de Ford y Ram, no hay ningún lugar para poner cosas en la Silverado WT.No hay almacenamiento bajo el asiento delantero intermedio, no hay espacios almacenamiento bajo el descansabrazos delantero cuando el asiento intermedio no se utiliza, no hay receptáculos en el piso trasero como en una Ram, no hay portavasos desplegables adicionales en el piso entre los asientos delanteros como en una Ford, solo un par de insignificantes guanteras apenas lo suficientemente grandes como para guardar más de un par de guantes.

La reducción de costos no mejora la situación para nada. Solo hay un puerto USB para seis pasajeros, que tendrán teléfonos celulares que desearán cargar al final de un turno, lo cual no está a la altura de los tiempos. Es ridículo haber quitado los botones del volante y hacerlo meter la mano por el aro del volante para girar una pequeña perilla y cambiar de pantallas. No tiene sentido gastar dinero en una elegante pantalla de infotenimiento y ahorrarlo en altavoces con toda la fidelidad de un equipo estereofónico de la década de 1980.Si esta fuera simplemente la forma en que son los interiores de las pickups de trabajo sería una cosa, pero el hecho de que las camionetas de trabajo de Ford y Ram incluyan interiores mucho más agradables como equipamiento de serie hace ver a Chevy como un fabricante automotriz tacaño. Eso estaría bien si fuera más económica que las otras pickups, pero no es así. En cambio, como dijo Seabaugh, “es un insulto para los obreros a quienes se les obligará a usar esta pickup porque los gerentes de flotilla quieren economizar”.

La buena noticia es que la Silverado WT sobresale en lo único que se supone que debe hacerlo: el trabajo. Todo lo malo sobre el interior se compensa gracias a la caja, que hace mucho más que la de cualquier otra competidora directamente desde el lote del concesionario. El espacio de carga adicional es obvio a simple vista. El interior de la caja es tan amplio que puedo recostarme de lado en ella sin doblar mi cuello (mido 5 pies con 9 pulgadas).En las esquinas hay tres veces más amarres que en cualquier otra pickup del mercado, lo que facilita más que nunca asegurar una carga. De igual forma, los escalones y agarraderas en las esquinas del parachoque facilitan en gran medida el hecho de subir y bajar sin importar lo que haya en la caja, en el enganche o colgando en el portón trasero. El portón trasero con cierre eléctrico, apertura suave y a control remoto (parte del paquete de comodidad) no es algo con lo que no podamos vivir, pero si se aprecia cada vez que lo usamos.

Lo que permite que la Silverado WT use toda esa capacidad de transporte es el 4.3 litros V-6 y todo el torque, que destaca cuando lo comparamos con las camionetas base de Ford y Ram. Y algo más. No se ve como una diferencia descomunal en papel, pero la Silverado WT arranca con el más ligero toque del acelerador, con o sin carga. Es excelente para remolcar y transportar, porque el motor apenas si nota la diferencia. Si tan solo pudiéramos hacer que la transmisión pusiera atención, tendríamos verdaderamente algo bueno. Sin embargo, obliga al motor a hacer todo el trabajo con torque en vez de solo realizar cambios descendentes y, cuando baja una marcha, comienza a titubear entre la macha baja que necesita y la más alta que quiere por ahorrar combustible. El modo Tow/Haul ayuda, pero no es una fórmula mágica que todo lo resuelve. Sea cual sea el modo, todo se respalda mediante unos frenos que se sienten más fuertes de lo que la pickup necesita incluso, inspirando mucha confianza a la hora de remolcar o transportar carga.

Esto se muestra en las cifras. La Silverado WT llegó de 0 a 60 mph en 7.2 segundos y recorre el cuarto de milla en 15.6 segundos a 88.7 mph, más rápido que una Ford o Ram modelo base. Y también supera a esas pickups en agarre, con un promedio de 0.77 g laterales en la pista de derrape y una vuelta de 28.0 segundos por el circuito de figura en ocho con un promedio de 0.62 g laterales. El frenado es asombrosamente más largo que el de la Ford o la Ram: se detiene desde 60 mph en 126 pies. Esto demuestra que un buen pedal del freno no siempre significa más potencia de frenado.

Pero ese rendimiento tiene un costo. Con una clasificación de 15/20/17 mpg en ciudad/carretera/terreno combinado, es suficiente como para hacer que un gerente de flotilla salga gritando y corriendo del lote. La buena noticia es que, en realidad, logra un ahorro de combustible mucho mayor, al menos cuando no está cargada. Nuestro equipo de Real MPG registró 17.6/25/20.3 mpg en ciudad/carretera/terreno combinado, cifras casi tan buenas como las de ahorro de combustible estimado por la EPA de las pickups de trabajo Ford o Ram.La mala noticia es que las camionetas de trabajo de Ford y Ram también superan sus cifras de la EPA.

Y por último, pero no por eso menos importante, tenemos la simple cuestión de cómo se conduce la Silverado WT con y sin carga. Si solo conducimos hacia el sitio de trabajo, se conduce como una camioneta. El andar es un poco frágil algunas veces y saltarín en ocasiones, pero esa es la concesión que tenemos que hacer por la capacidad de carga y remolque. Aunque a diferencia de otras pickups, no todo mejora automáticamente al poner peso en la caja. Si bien el peso elimina la fragilidad, exacerba el rebote de modo que la parte trasera sube y baja hasta en los baches más ligeros.

Al final del día, la Silverado WT es el tipo de camionetas de trabajo que necesita cuando solo necesita hacer lastareas. No es cómoda ni eficiente, no se conduce de manera excelente, pero tiene lo importante para desempeñar bien su función. Entre el torque y la caja que lo hace todo, la Silverado WT cumple lo que promete su publicidad y nada más.