Primera Prueba Pruebas

Chevrolet Corvette 2020: Primera Prueba

Manteniendo sus promesas

Manteniendo sus promesas

El equipo de ingenieros de Chevrolet ha sido muy claro: hicieron todo lo posible para modificar la plataforma de motor delantero y tracción trasera de su auto deportivo. La única forma para hacerlo fue mover el motor hacia atrás. Después de tomar la decisión y cambiar 65 años de historia y tradición, el Corvette C8 de motor central debutó con promesas increíbles.

Y después de décadas de rumores, podemos decir una cosa: Chevy mantiene sus promesas.

Disculpe nuestro escepticismo. Chevrolet nos dijo que mover el motor hacia atrás, agregar unos 35 caballos de fuerza y poner una transmisión automática de doble embargue ayudaría al Corvette Z51 C8 de 495 caballos de fuerza llegar de 0-60 mph en menos tiempo que el Corvette C7 ZR1 de 755 hp, a pesar de que el C8 es considerablemente peor en la relación peso-potencia. Ah, y que cuesta más o menos la mitad.

Eso es un objetivo importante. Con launch control activado y el 61 por ciento del peso en las ruedas traseras, el Corvette Z51 C8 llegó a las 60 mph en 2.8 segundos y completó el cuarto de milla en 11.1 segundos a 123.2 mph.

Analicemos estos minutos por un minuto. El mejor tiempo del C7 es alrededor de 3.0 segundos de 0-60 mph. Ese C7 ZR1 2019 pesaba solo algunas libras más que este C8 de 3,622 libras, pero tuvo un lanzamiento de 4.8 libras por caballo de fuerza en comparación con las 7.3 del nuevo modelo. El mejor número que el C7 Z51 pudo obtener para llegar de 0-60 mph fue en 3.7 segundos, con la misma relación peso-potencia que el nuevo modelo gracias a un peso un poco más liviano. Incluso el C7 Grand Sport, con sus ruedas pegajosas y suspensión Z06, solo pudo llegar a los 3.6 segundos. El Corvette de fábrica más rápido es el nuevo modelo con el paquete Sport.

Y como uno podría esperar, una gran parte de esa ventaja está en el arranque, pero se sorprenderá por cuánto. El C7 ZR1 corrió el cuarto de milla en 10.8 segundos a 133.1 mph, solo 0.3 segundos más rápido. El arranque del C8 Z51 es tan bueno que el C7 Z51 apenas lo alcanza en el cuarto de milla al terminar 10 mph más rápido.

¿Y qué hay de otros números tan grandes? Obtuvimos un promedio de 1.00 g en nuestra pista en forma de ocho, pero eso es algo más fácil de obtener con neumáticos para verano en lugar de llantas para toda la temporada, y los Michelin Pilot Sport 4S incluidos en el paquete Z51 son neumáticos para el verano. Con ellos, el C8 Z51 llegó a un promedio de 1.04 g en nuestra pista en forma de ocho—que es menos que el C7 Z51 (1.11).

¿Cómo sucedió eso? Con muchísimo subviraje, según lo notó Kim Reynolds, nuestro director de pruebas de manejo. Esta es la reacción del C8 en su límite, incluso para un deportivo con motor central con el paquete Z51. ¿Por qué hacer esto? Porque si uno apaga el excelente control de estabilidad y la computadora de Performance Traction Management el Corvette viviría de derrapes.

Poniéndolo fácil, el C8 no es un auto de drifting. Si uno intenta corregir el subviraje con un poco aceleración, uno obtiene más subviraje. Si uno le da más aceleración con el control de estabilidad apagado, seguramente terminará de hacia atrás. Si uno es extremadamente paciente y presiona ligeramente el acelerador correctamente, el C8 saldrá correctamente en las curvas. Pero si presiona fuertemente, la parte trasera se saldrá de control. La línea entre un drift controlado y un derrape es muy delgada.

Lo que explica el subviraje. Mover el motor hacia el centro reduce el momento de la inercia, haciendo el vehículo más propenso al derrape. El subviraje hace más difícil que el vehículo tenga un drift controlado y reduce las posibilidades de derrapar. El equipo de Corvette es más que capaz de tunear el auto para un manejo más balanceado, lo que nos hace pensar que eso fue intencional

La gran mayoría de los C8 serán vendidos como Stingray. Lo más seguro, es que esos compradores nunca han conducido un auto de motor central o uno que llega a las 60 mph en esos números. El subviraje ayudará a prevenir que los dueños tengan accidentes. Debido a eso, también esperamos que los modelos de performance, como el Grand Sport, Z06 y ZR1 tengan menos subviraje para poder tener un buen performance.

También hay más cosas. Aunque al C8 le cuesta trabajo agarrar grip en medio de una curva, eclipsa la capacidad del C7 de poner más potencia al salir de una curva; la transmisión súper rápida y la potencia adicional conspiran para reducir el tiempo en cada curva.

Los frenos son otra zona en donde el C8 no tiene una ventaja decidida sobre el C7. El C8 Z51 se detuvo en 97 pies de 60 a 0 mph y es un poco más que el C7 Stingray y Z51, costándole unas décimas de segundo en nuestra pista en forma de ocho. Los frenos también tuvieron comentarios diferentes entre nuestro staff. En un día normal, incluso cuando conducimos de forma deportiva, hacen un buen trabajo, pero cuando lo conducimos en la pista, se quedan un poco cortos.

El auto se detiene sin problemas, pero la sensación del pedal no es la mejor. La activación de los frenos ABS sucede antes de que el pedal llegue al final de su recorrido, y una vez que esté en esa situación, es difícil de controlar.

Aunque los frenos se quedan cortos, la marcha y manejo del C8 es algo que hay que destacar. Los amortiguadores magnéticos, cuando están en el modo Tour, se conducen como un sedán deportivo de lujo. Los impactos del pavimento en mal estado o los cruces de las pistas de tren casi no se sienten. Incluso los impactos más grandes son difíciles de sentir en la cabina. Si cambiamos a modo Sport o Track, el manejo se vuelve más rígido e incrementa el movimiento vertical en la cabina, pero incluso en su manejo más inflexible, la marcha no es dura.

Es solo uno de los elementos inusuales del interior del Corvette. No podemos criticar a Chevrolet por poner materiales baratos o por su mediocre calidad de armado. Nuestro 3LT costaba casi $90,000 dólares, y uno puede ver y sentir cada centavo. Los asientos GT2 ofrecen un buen soporte lateral y el cuero es de los mejores que hemos visto en un Corvette. El volante hace que las manos estén posicionadas de una forma rara en las curvas, pero apreciamos que el tablero está libre de algún bloqueo.

Durante décadas, hemos tenido escusas sobre el Corvette, argumentando su performance y su valor. El C7 cambió eso, y Chevy nos mostró que el Corvette puede ser rápido y se puede ver bien. Aún así, no era tan bueno como la competencia.

Las cosas cambian. El C8 no solamente es potente, pero también es el Corvette que más premium se siente. Es el Corvette más rápido de producción y de alguna forma tiene un precio inicial de $60,000 dólares. Y esto es solo el comienzo.