Primer Manejo Pruebas

Chevrolet Corvette 2020: Primer Manejo

El Corvette de motor central está aquí

El Corvette de motor central está aquí

En este espacio hemos hablado maravillas del Chevrolet Corvette 2020. Su manejo, potencia, aspecto, interior y valor nos han dejado boquiabiertos. Nos gustó tanto que lo nombramos Auto del Año 2020; por $60,000 dólares no hay un mejor auto de motor central que el Corvette. Ni por $100,000. El Corvette C8 está poniendo a los super autos de cabeza. Recientemente tuvimos la oportunidad de volver a conducirlo, ahora en las carreteras y pista alrededor de Las Vegas, pero en esta ocasión fue el modelo regular (la vez pasada solo condujimos el modelo Z51).

El paquete Z51 está conformado por el sistema de escape performance, una suspensión magnética, así como los neumáticos de verano y otras mejoras enfocadas al rendimiento. El modelo que conduje en Las Vegas era propulsado por el mismo motor 6.2 litros V-8 de aspiración natural con el sistema de escape performance, entregando 497 hp y 470 libras-pie. La caja de doble embrague de ocho velocidades sigue mandando toda la potencia a las ruedas traseras.

Cabe destacar que la última vez que conduje el Corvette fue en septiembre del año pasado, y aunque han pasado algunos meses, no noté diferencias muy grandes con el modelo Z51. Aún sin los amortiguadores magnéticos, el Corvette sigue siendo un auto que destaca en todos los sentidos. El Corvette 2020 cumple con su promesa, y ha valido la pena la espera desde que Zora Arkus-Duntov comenzó a trabajar en un Corvette de motor central en 1959.

Ya sea que lo conduzcamos en la pista o en las carreteras, el C8 se adapta a nuestro modo de manejo. A pesar de tener los neumáticos para todas las temporadas, el Corvette sigue ofreciendo un andar cómodo en la carretera y no es tan rígido como uno esperaría con estos neumáticos. Aunque nuestra prueba de manejo no contaba con curvas tan cerradas (algo que sí pudimos hacer en la pista, pero con el modelo Z51), el Corvette mostró un gran control del chasis. Al igual que cuando lo tuvimos en las pruebas de Auto del Año, nos sorprendió lo fluido y refinado que se siente el chasis.

La oportunidad en la pista nos hizo conocer al Corvette un poco más lejos. Con el modo Track encendido y la pista Spring Mountain Raceway a nuestra disposición, comenzamos nuestra prueba en la pista. Lo que más me sorprendió fue la transmisión de doble embrague, que hace los cambios rápidos hacia arriba o hacia abajo, y los hace en el momento correcto. Aunque tenía la opción de poner la transmisión en modo manual, decidí conducir en modo automático—no hacía falta ponerla en manual.

El Corvette es uno de pocos autos que se pueden disfrutar igual de bien en la pista y en las carreteras. Lo primero que uno se da cuenta al estar sentado en la cabina es que la visibilidad es muy buena y hay buen espacio en la cabina. Lo segundo es que la suspensión es tan adaptiva que se agarra perfectamente bien en la pista y no hace el manejo cansado en la carretera. Lo tercero es que es muy cómodo—desde los asientos hasta toda la tecnología que tiene, el Corvette fue pensado para manejarse en ciudad o en la pista.

Estas características hacen que el C8 sea un modelo muy atractivo. Sobretodo para un auto con motor central.

 

En el interior, el Chevrolet Corvette 2020 es muy atractivo y cómodo. Para empezar, todo está dirigido hacia el conductor—desde la pantalla de infotenimiento hasta la tira de controles y botones que divide la línea entre el conductor y pasajero. Es tal la división que si uno se sienta del lado del pasajero, se sentirá completamente aislado, pero es fácil justificarlo—el Corvette es un auto del conductor.

Los asientos de cuero son muy cómodos y deportivos a la vez. Nuestro modelo a prueba contaba con los asientos GT2 que “abrazan” a uno gracias a todo el soporte lateral que tienen. Además, el cuero Mulan es de excelente calidad, al igual que el cuero Napa en el tablero. Aunque en este espacio hemos sido muy críticos de los interiores recientes de General Motors, el Corvette cambia esa jugada. El diseño, calidad de materiales y atención al detalle han hecho al interior uno que ha destacado ampliamente.

 

Nuestro modelo estaba equipado con el paquete 3LT (que cuesta $11,950 dólares), pero tuve oportunidad de ver el modelo base (con un costo de $59,995 dólares) sin ninguna opción y me da gusto decir que no hay muchos compromisos. El tablero del C8 base no cuenta con los tapizados de cuero Napa que tenía nuestro modelo, y no hay asientos con calefacción y aire acondicionado o cargador inalámbrico, pero fuera de eso uno no está sacrificando mucho. La pantalla de 8 pulgadas llega de serie con Apple CarPlay y Android Auto y hay muy buenos terminados en el tablero. Es más, uno obtiene el sistema de audio Bose con 10 altavoces en el modelo base.

El Chevrolet Corvette 2020 no solo cumple con todas las expectativas—las supera. Y por eso fue nuestro Auto del Año 2020.