Primer Manejo Pruebas

Audi Q3 2019: Primer Manejo

El Q3 de segunda generación tiene buena estructura pero podría ser más fluido

El Q3 de segunda generación tiene buena estructura pero podría ser más fluido

Los crossovers de lujo compactos son un segmento candente; presentar uno nuevo con cuatro aros en la parrilla debería ser un pasaporte al éxito, y si consideramos el acceso que tiene Audi a la arquitectura modular del Grupo Volkswagen para el Q3 2019, al parecer ya se establecieron los fundamentos para el éxito.

Audi entró al juego de los SUV compactos en 2011 en Europa, pero hasta 2014 fue posible convencer a los encargados de tomar decisiones en Alemania para ofrecer una versión de este lado del charco. Finalmente llegó el momento de lanzar una segunda generación para el Q3, que se cambia a la plataforma modular MQB global en la que se basan los vehículos de tracción delantera de todos tamaños, formas y marcas de VW Group, y esta vez Norteamérica solo tiene que esperar meses, y no años, para obtener su versión del Q3.

MotorTrend viajó a Europa en el otoño pasado para un primer manejo al volante del Q3 con especificaciones europeas y en las carreteras sinuosoas a las afueras de Nashville, Tennessee finalmente logramos conducir el crossover compacto con especificaciones estadounidenses, que ya está a la venta en los distribuidores de los Estados Unidos.

Aunque Europa dispone de varios motores de gasolina y diésel, además de que hay tres transmisiones a elegir, el Q3 estadounidense viene de serie con el motor 2.0 litros turbo de cuatro cilindros que entrega 228 hp y 258 libras-pie de torque, acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades. Sin embargo, el motor de 2.0 litros tiene 28 caballos de fuerza y 51 libras-pie de torque más, en comparación con el modelo saliente. Audi dice que el Q3 corre de 0 a 60 mph en 7.0 segundos, 1.2 segundos menos que su predecesor.

La tracción integral se incluye de serie en todos los niveles de equipamiento y no hay planes para ofrecer una versión con tracción delantera, un híbrido o un EV puro; el Q4 E-Tron ocupará el lugar vacío como vehículo eléctrico.

Pero Estados Unidos tampoco dispondrá de las variantes de alto rendimiento de las que disfrutarán los europeos. Así que trate de no codiciar la línea del techo más baja de un Q3 Sportback o anhelar el rendimiento de un RS o SQ3. Lo más cercano que obtendremos es el S Line con un paquete interior Sport de $500 dólares, que es solo cosmético.

La razón: los ejecutivos de Audi no creen que el mercado estadounidense sea lo bastante grande como para dividir el Q3 de tantas formas. Simplemente no ven la demanda. Dos tercios de los compradores tendrán entre 30 y 40 años, el resto serán casados sin hijos y el 60 por ciento serán mujeres. La investigación de Audi sugiere que estos compradores desean una apariencia de primera calidad y la tecnología más reciente; el rendimiento no es la principal prioridad en un crossover de nivel de entrada.

Si el objetivo es apariencia y tecnología, el Q3 se esfuerza mucho por completar su misión. Cada vez hay más crossovers compactos y es más difícil sobresalir en este segmento en expansión. El Q3 tiene líneas agradables y una mezcla rica de materiales, lo que lo convierte en una de las ofertas más atractivas. El estilo del Q8 se filtró hacia el Q3 en una versión simplficada, incluyendo la parrilla octangular de mayor tamaño y los “Quattro blisters” laterales, que le dan una apariencia más muscular en combinación con un frente que se desplazó hacia delante y arriba, además de un capó plano que se encuentra con un parabrisas más inclinado.

El Q3 2019 es más grande que su predecesor. Es 3.8 pulgadas más largo (3.0 pulgadas más largo en la distancia entre ejes), 0.7 pulgadas más ancho y 1.5 pulgadas más alto, para una apariencia más sustanciosa. Las ruedas de serie son de 18 pulgadas; en el S Line cambian a neumáticos para las cuatro temporadas de 19 pulgadas, o neumáticos de verano opcionales de 20 pulgadas por $800 dólares.

Eleve el S Line al siguiente nivel con el paquete Sport y Alcántara color naranja tostado en el tablero y las puertas. Sin duda es llamativo, casi al punto de distracción en un día soleado en Tennessee, ya que se refleja en los espejos laterales y las ventanas, capturado eternamente en su visión periférica.

En cuanto a tecnología, dispone de un panel de instrumentos digital de 10.24 pulgadas como equipamiento de serie y una habitáculo virtual opcional de 12.3 pulgadas. No hay head-up display; Audi dice que el habitáculo virtual lo vuelve redundante. La pantalla de infotenimiento táctil MMI de 8.8 pulgadas que viene de serie puede cambiarse por una de 10.1 pulgadas; todas cuentan con gráficos nítidos. El ajuste mental sería más sencillo si el sistema no fracasara algunas veces en mostrar el nombre de la ruta para la siguiente vuelta.

Al cambiar a la arquitectura MQB se obtienen muchos nuevos beneficios, como el frenado automático de emergencia con detección de peatones, el asistente de cruce de tráfico trasero, control de velocidad crucero adaptivo con parada y arranque para avanzar lentamente en el tráfico, el asistente de mantenimiento de carril, asistente de estacionamiento y vista descendente para la imagen de la cámara trasera.

La apariencia del auto se ve más elegante que el andar. Hubo algunos problemas con la transmisión en el S Line Premium Plus para el paseo matutino. Los cambios ascendentes fueron abruptos; lo extraño es que se sintieron más en el modo de conducción Comfort que en el Dynamic, lo cual desafía el objetivo de esos modos. En el modo Dynamic el crossover desarrolló una banda de potencia más fluida y lineal. En el modo Comfort también hubo un par de cambios descendentes con un ruido. Este modelo específico todavía se estaba asentando, con menos de 500 millas y no sé todavía qué tipo de vandalismo sucedió antes de que pudiera estar detrás del volante. Los voceros de Audi sugieren que estos factores pueden haber afectado a la nueva transmisión. Al mediodía cambiamos a otro S Line y hubo una mejora notable, pero la transmisión aún no era tan fluida como podrían esperar los compradores de una marca de primera calidad, ni tan sensible como en otros Audi.

El paquete Sport con paletas de cambios en el volante hizo más animada la experiencia. El motor responde y suena mejor cuando el conductor puede mantener cada marcha por más tiempo. Si se le permite hacer los cambios por su cuenta, la transmisión de ocho velocidades realiza los cambios ascendentes con mucha anticipación, lo cual ayuda al ahorro de combustible pero provoca movimientos torpes al acelerar. En cuanto al ahorro de combustible: logra 19/27/22 mpg en ciudad/carretera/combinadas, que no es lo mejor de su clase. En un día caluroso en Nashville, el sistema de parada/arranque automático mantuvo el motor funcionando en algunas intersecciones para mantener prendido el aire acondicionado. Apreciamos esta acción de inclinarse por la comodidad en vez del ahorro de combustible.

La dirección fue precisa, pero se suma a las legiones de crossovers que añadieron un poco de novocaína a la sensación en general. Tiene cierto balanceo en la carrocería y el Q3 no comparte la ágil dinámica que hemos llegado a esperar de Audi. A diferencia de Europa, Norte América no dispone de una opción con suspensión adaptiva; además la suspensión independiente de cinco brazos se elevó 0.7 pulgadas al frente y media pulgada en la parte trasera para los Estados Unidos para una mejor posición de los asientos. El Q3 tiene 8.3 pulgadas de distancia al suelo

Los asientos delanteros son firmes pero cómodos, calentados pero no enfriados. La segunda fila puede abatirse en una configuración 40/20/40 se desliza 5.9 pulgadas; además los lados del asiento y la puerta ofrecen áreas de almacenamiento inteligentes. Hay 2.0 pies cúbicos adicionales de espacio de carga detrás de cada fila de asientos y un piso de carga ajustable con dos alturas.

En el interior es posible personalizar la iluminación ambiental; además hay incrustaciones de aluminio y en color mate junto con las de madera y la opción de Alcántara de $150 dólares. Un punto especial en la consola central para guardar la llave siempre es conveniente. No obstante, la profunda guantera se abre hacia sus rodillas si el asiento del pasajero está demasiado lejos y la visera no tiene un extensor.

Hay dos puertos USB de fácil acceso al frente y otros dos atrás. La Q3 es compatible con Apple CarPlay y Android Auto; además puede actualizarlo para que CarPlay sea inalámbrico. La carga inalámbrica puede dar cabida a un iPhone 8 Plus o versiones superiores; además de un impulso de señal si se acerca a la antena del auto.

El precio inicial es de $35,695 dólares, pero Audi espera que la mayoría de los compradores paguen más por el S Line, que tiene un precio inicial de $36,995 dóalres. Esto lo coloca en el punto ideal contra los competidores como el BMW X1, el Mercedes-Benz clase GLA, el Volvo XC40 y el Infiniti QX30, la mayoría de los cuales cobran entre $2,000 y $3,000 dólares adicionales por la tracción integral. Los dos Plus S Line Premium que condujimos tenían precios de $42,445 y $44,990 dólares.

El Q3 se fabrica en Gyor, Hungría, en la misma planta que el TT. Salió a la venta el año pasado en Europa como modelo 2019. El 2019 será un año corto para Estados Unidos, pues ya se espera el modelo 2020 a finales de este año.

Dada su apariencia y la demanda de un crossover pequeño de primera clase, el Q3 debería ser uno de los autos más vendidos de Audi. No hace suficiente en forma dinámica como para telegrafiar el tipo de andar que la insignia Audi ofrece en su gama, pero el equipo de marketing de Audi podría tener la razón: eso no es por lo que los consumidores van a comprar este vehículo. Esta es la SUV de nivel de entrada de la marca en Estados Unidos y es una encantadora forma de ir del punto A al B.

Audi Q3 2019
PRECIO BASE $35,695-$36,995 dólares
ESQUEMA DEL VEHÍCULO Motor delantero, AWD, 5-pasajeros, SUV de 4 puertas
MOTOR 2.0L/228-hp/258-lb-ft turbo DOHC 16-válvulas I-4
TRANSMISIÓN Automática de 8 velocidades
PESO EN VACÍO 3,950 libras (fabricante)
DISTANCIA ENTRE EJES 105.5 pulgadas
LARGO X ANCHO X ALTO 176.6 x 72.8 x 64.1 pulgadas
0-60 MPH 7.0 seg (fabricante)
AHORRO DE COMBUSTIBLE SEGÚN LA EPA 19/27/22 mpg ciudad/carretera/terreno combinado
CONSUMO DE ENERGÍA CIUDAD/CARRETERA 125-177
EMISIONES CO2, COMBINADAS 0.88 lb/milla
A LA VENTA EN LOS ESTADOS UNIDOS Actualmente