Car of the Year Premios

Audi A6: Finalista al Auto del Año 2019 de Motor Trend

Una excelencia que sale de repente

Una excelencia que sale de repente

Nos gusta: el mejor interior de su clase, su cabina increíblemente silenciosa

No nos gusta: el ruido de los neumáticos de 21 pulgadas, las bocas de escape falsas

La quinta generación del A6 cambió a una nueva plataforma con una variedad de suspensiones que lo convierten en el A6 con el mejor manejo desde hace un buen tiempo, aunque es un poco firme en superficies irregulares. Zach Gale dijo que la excelencia del A6 “nos puede tomar por sorpresa”.

El 3.0 litros V-6 sustituye un sobrealimentador por turbo y ahora es un semihíbrido con un sistema de serie de 48 voltios. Los jueces dicen que es silencioso, fluido y competente. El andar es definido e intenso, según dijo Frank Markus, pero aún es posible lograr un derrape en el circuito de manejo. Pasa por las curvas grandes como un trineo sobre una pista de acero. Las transiciones de una curva a la otra son maravillosamente precisas.

Felicitaciones al equipo de acústica: la cabina es casi desconcertantemente silenciosa. “Asombrosamente impecable y elegante”, dijo Angus MacKenzie. Chris Theodore la llamó una revelación que vuelve a establecer a Audi como el líder en el diseño interior. El revestimiento de madera mate y el suave cuero Alcántara van bien con las tres pantallas del habitáculo virtual opcional, conservando a la vez un botón de volumen redundante. Hubo apreciación por el amplio lugar del asiento trasero.

El exterior provocó críticas variadas. No causó impresión en Theodore, pero los demás sintieron que el conservador estilo y el revestimiento eran elegantes y lujosos, a excepción de las puntas del escape falsas.

El A6 está lleno de tecnología, incluyendo un sistema de centrado de carril algo incierto. Y el reconocimiento de señales de tráfico de su sistema de control de velocidad crucero también recibió críticas buenas y malas (en su mayoría malas), que sigue de forma legítima el límite de velocidad al punto de pisar los frenos bruscamente en una zona de transición.

“Así es como debería sentirse realmente un auto de lujo”, dijo Mark Rechtin. “Moderno, progresista, lujoso y a la vez moderado”.