- Pruebas de un Año


Veredicto: Prueba a Largo Plazo - 2005 Chevrolet Malibu Maxx LT

El interior del Maxx está inundado de plásticos de calidad promedio, pero éstos soportaron nuestros abusos bien —excepto por un respaldo de asiento roto—. Las superficies de los asientos, fabricadas de piel e imitación de gamuza, son cómodas y dan buena sujeción. A casi todos les gustaron las perillas y botones simples para operar la radio y el control de clima, aunque poner en cero el odómetro de viaje (que se logra por medio de la radio, créalo) fue un fastidio. Un miembro paternalista del staff le dio a las soportes de los cinturones de seguridad LATCH doble aprobación por su facilidad de uso.

publicidad


Algunos editores se quejaron de que la recepción de la radio no era muy buena en zonas montañosas, pero la unidad pasó tanto tiempo ajustada en la modalidad XM que eso importó poco. Las opiniones acerca de los paneles de vidrio del toldo estuvieron divididas. A algunos les gustaba la apertura y luminosidad que brindaban a la cabina, otros preguntaban” “si no se abren, ¿para qué se tomaron la molestia?” Abata los respaldos de los asientos traseros, y el Maxx ofrece espacio para carga comparable con el de muchos SUV. Sin embargo, GM necesita invertir en los interiores de sus modelos de rango medio si tiene alguna esperanza de enfrentarse con los mejores de Japón y Corea.

2005 Chevrolet Malibu Maxx LT Dash

Un aspecto de poseer un vehículo donde lo aburrido es buena señal es el servicio, y tenemos el agrado de reportar que nuestro Malibu fue adormecedor en este apartado. Lleva un sistema de sensores para la vida útil del aceite que monitorea la condición del aceite y avisa cuando se requiere de servicio. El Maxx visitó el concesionario a los 12,043 km para un cambio de aceite y filtro, rotación de las llantas e inspección de un ligero “tirón” hacia la izquierda, proveniente de la dirección, que había estado presente desde que se nos entregó el vehículo. El reporte del concesionario fue “torque de la dirección”. No nos convenció esa respuesta, pero el auto no presentó fallas en la dirección después del servicio, así que tal vez la rotación curó esta falla menor. El concesionario también remplazó un bulbo quemado. El costo fue de US$41.76. Se requirió de servicio sólo una vez más, antes de que nuestro turno finalizara rondando los 32,000 km.

2005 Chevrolet Malibu Maxx LT Rear Cargo Space

Fuera de eso, no tuvimos problemas. El desgaste de las llantas era aceptable, también; el hule estaba mostrando su edad al final de nuestra prueba de largo plazo, pero probablemente tenía por delante otros pocos miles de kilómetros de vida útil.

Ésta es una pieza utilitaria. Si le interesa el buen diseño o las emociones, busque en otra marca. GM no puede igualar todavía a los titanes japoneses en términos de la calidad de los materiales o desempeño/refinamiento de los trenes motrices, pero lo compensa, con algo de éxito, al ofrecer características exclusivas y un precio ligeramente más bajo. Aunque sería muy difícilmente una máquina que le mueva las emociones, obtuvimos una experiencia sólida, confiable y útil a partir de nuestro Maxx. Si satisfizo nuestras necesidades, hará lo mismo con las necesidades de otros consumidores.

Anterior | 1 | 2 | 3 | 4 | Siguiente





publicidad