Primer Manejo Pruebas

Toyota Tundra 1794 Edition 4×4 2017: Primer Manejo

No incluye el sombrero de Cowboy

No incluye el sombrero de Cowboy

Relacionarse con los locales puede brindarle una perspectiva muy diferente de una ciudad que si estuviera de visita como turista, por lo que en un viaje reciente a Austin, Texas, pedí una Toyota Tundra para el fin de semana. ¿Les parece una elección extraña? No para los tejanos.

Desde 2008, todas las camionetas Toyota Tundra se han fabricado en San Antonio, Texas. Es algo que los concesionarios Toyota en Texas están muy orgullosos, ya que cada Tundra y Tacoma que se vende ahí porta una calcomanía en la ventana trasera inspirada en la bandera del estado que dice “Se fabrica aquí, vive aquí”. Podríamos argumentar que Austin no es como el resto de Texas, pero sigue estando en el corazón del país de las camionetas, así que nuestra Toyota Tundra 1794 Edition 2017 se sintió como en casa en el panorama dominado por las pickups.

El modelo 1794 Edition podría ser el más tejano de todos los modelos de la Tundra; recibe su nombre por el año en que se fundó el JLC Ranch, el lugar donde está ubicada la planta Toyota Motor Manufacturing Texas. Al igual que todas las 1794 Edition, nuestro vehículo de prueba era un modelo CrewMax con la caja de 5.5 pies y estaba impulsada por el motor 5.7 litros V-8 de Toyota, que desarrolla 381 hp y 401 libras-pie de torque. Nuestra camioneta también venía equipada con tracción en las cuatro ruedas y una variedad de piezas de TRD Performance (como parte del paquete todoterreno TRD), además de otros accesorios que aumentaron el precio a $54,796 dólares. La 1794 Edition ayuda a justificar su precio con un interior recubierto en cuero liso y suave. Los asientos, la consola central, la palanca de cambios, el tablero y los paneles de las puertas están cubiertos en cuero vacuno con una sensación enriquecida, que confiere una apariencia como del oeste con su color tipo silla de montar y costura en contraste color blanco.

Aunque el tapizado en cuero se ve bien por sí solo, podría haberse combinado mejor con el resto del interior, que utiliza piezas de plástico duro de color plateado y revestimiento de madera que parece de imitación. Los paneles de las puertas y del tablero usan los mismos materiales resistentes que se encuentran en otros modelos de la Tundra, lo que probablemente sea bueno para quienes realmente planean usar su 1794 como una camioneta. Sin embargo, la apariencia utilitaria sobresale sobre las piezas más lujosas del interior.

Después del cuero, lo siguiente que notará al entrar a la Tundra es el hecho de que es un producto antiguo. No puede conseguir una Tundra en 2017 con entrada sin llave, manos libres o botón de arranque, aunque nuestra camioneta tenía una característica de arranque remoto, que fue una increíble bendición en el calor de Texas, ya que pude arrancar el vehículo y comenzar a enfriar la cabina antes de entrar. Toda la camioneta se actualizó considerablemente en 2014, pero por alguna razón el interior se siente obsoleto. El volante es grueso y cuenta con controles que parecen de una generación anterior, y el sistema de infotenimiento con pantalla táctil (aunque perfectamente funcional) carece de la nítida resolución y de la rápida respuesta que los clientes han llegado a esperar de los autos nuevos.

Pero si puede ver más allá de todo eso, la Tundra es una camioneta sólida. El andar es fluido en la autopista y el interior es prácticamente silencioso, excepto por cierto ruido proveniente de los neumáticos todoterreno tamaño 275/65R18 del paquete todoterreno TRD. La Tundra se maneja como un vehículo más pequeño en los caminos sinuosos, y no fue tan difícil maniobrarla por la ciudad, como podría esperarse de una pickup grande. Pero definitivamente me alegré de contar con la cámara de visión trasera y los sensores de estacionamiento como equipamiento de serie cuando tuve que estacionarme. La sensación de la dirección se inclina más hacia el lado ligero, y la relación requiere de cierto tiempo para acostumbrarse, pero en general la Tundra es fácil de conducir.

El V-8 ofrece suficiente potencia y la transmisión automática de seis velocidades es rápida para accionar una marcha al tratar de rebasar en la autopista. El tren de transmisión tampoco tuvo problemas para trepar por pendientes bastante inclinadas. Unos cuantos minutos en un camino de grava fue lo más cerca que estuve de conducir sobre el todoterreno en la Tundra. El camino no fue lo bastante desafiante como para realmente probar las capacidades de la Tundra, pero si el camino se volviera más rocoso o lleno de baches, la camioneta habría estado preparada gracias a los amortiguadores Bilstein calibrados para todo terreno, al motor y las placas de deslizamiento del paquete todoterreno TRD, y a los neumáticos ya mencionados. La Tundra 4×4 1794 CrewMax ofrece también 10.4 pulgadas de distancia al suelo. No tuve oportunidad de remolcar o transportar nada en mi viaje, pero la 1794 Edition 4×4 tiene una capacidad de remolque máxima de 8,800 libras y una carga máxima de 1,530 libras.

Vivir con la Tundra día a día no sería difícil para los conductores de mayor estatura, pero si usted tiene piernas cortas como yo, subir a la camioneta puede ser un desafío. El lado del conductor no tiene una manija en el pilar A o encima del bastidor de la ventana, por lo que terminará apoyándose sobre el volante para subir o en el descansabrazos de la puerta de tamaño generoso. Esto se remedia seleccionando la opción de estribos de $345 dólares de la lista de opciones, y se recomienda si tiene niños pequeños, para que puedan acceder con más facilidad a la parte trasera de la doble cabina. Los asientos de banca abatible hacia arriba de la Tundra 1794 Edition son bastante cómodos. El cuero es suave y muy acolchado para viajes largos. Además, el espacio para las piernas es más que suficiente. Yo pude colocar dos maletas de mano de lado en los espacios para los pies sin necesidad de mover los asientos delanteros.

Esperemos que la nueva generación de la Tundra esté por llegar, ya que el modelo actual se ha quedado anticuado. La Tundra 1794 Edition sigue siendo lujosa y capaz, pero podría beneficiarse de otra renovación del interior por lo menos. También habrá que trabajar en la eficiencia de la próxima Tundra, ya que el V-8 4×4 actual cuenta con una clasificación de la EPA de solo 13/17 mpg en ciudad/carretera, menos que prácticamente cualquier otra pickup V-8 4×4 de su clase. La 1794 Edition tiene un precio inicial menor que el de la competencia estilo “del oeste”, que incluye a la Ford F-150 King Ranch, la Ram 1500 Laramie Longhorn y la Chevrolet Silverado 1500 High Country: $48,375 dólares para un modelo con tracción trasera. Así que si un océano de cuero color café es lo que busca, pagará un poco menos por él con la versión de Toyota.

La Tundra aún sigue cumpliendo la mayoría de los requisitos para el comprador actual de camionetas, pero los competidores están elevando continuamente los estándares en la categoría de pickups grandes. Si la Tundra de la próxima generación puede ofrecer el mejor ahorro de combustible de su clase, tecnología moderna y una calidad mejorada del material además de la comodidad, capacidad y resistencia que de antemano ofrece la Tundra actual, entonces los tejanos tendrán algo de lo que podrán estar realmente orgullosos.