SUV of the Year

Tesla Model X: Finalista a la SUV del Año de Motor Trend

Buscando la utilidad en la SUV llena de tecnología de Tesla

Buscando la utilidad en la SUV llena de tecnología de Tesla

Nos gusta: experimentar hoy la conducción futurista con piloto automático.

No nos gusta: las puertas y asientos distópicos, además de la inhabilidad de poder cargar algo.

Está usted viendo lo que podría haber sido fácilmente nuestra SUV del año 2017 con dos simplificaciones: asientos de segunda fila totalmente plegables para permitir que los propietarios lleven cosas grandes dentro del auto, y puertas traseras tradicionales para poder amarrar cosas al techo.

 

2016 Tesla Model X 75d front three quarter in motion 02

Estos errores de artilugios, en los que se prefiere la forma a la funcionalidad, cuestan muchísimo a la Model X en nuestros criterios de excelencia en ingeniería y rendimiento de la función deseada. Las puertas delanteras eléctricas y las puertas traseras de alas de halcón estilo Rube Goldberg resultaron defectuosas, golpeando en ocasiones a los autos adyacentes y una vez descascarando un pedazo del revestimiento de su propia ventana lateral trasera. Además de neutralizar la utilidad del vehículo (incitando la broma de que “la U en SUV es muda aquí”), los asientos monoposte repiquetean y no se ajustan cómodamente. Carecen también de descansabrazos interiores.

Incluso ese gran parabrisas, que es súper genial para contemplar estrellas, convirtió al Tesla en un horno en un día desértico soleado.

“Todo lo que lo hace genial puede encontrarse en el Model S”, dijo Lieberman. “Todo lo nuevo para el Model X es un artilugio o no funciona correctamente el 100 por ciento del tiempo”.

Los demás no fueron más amables. “Es un Model S usando una carroza de desfile envuelta en un revoltijo de ideas que deberían haberse quedado en el tablero de dibujo”, dijo Evans.

Es una auténtica lástima. El rendimiento del P90D lo convierte en el Lamborghini LM002 de nuestros días. Casi todo lo demás sobre la forma en que uno se acerca, interactúa con, y conduce un Model X, parece proveer sin duda una fuente perpetua de sorpresa y deleite. ¿Nuestro consejo? “Sin tanta prisa pero sin pausa” con el Model 3, Elon.