Car of the Year Premios

Tesla Model 3: Finalista al Auto del Año de Motor Trend 2018

Revolución contra evolución

Revolución contra evolución

Nos gusta: su excelente rango, disponibilidad de la supercarga y excelente dinámica de conducción.

No nos gusta: la posición de rodilla levantada para los pasajeros del asiento trasero y materiales del interior.

Especificación y pontificación; sin mencionar alrededor de 400,000 pedidos anticipados. Eso es el Tesla Model 3 en pocas palabras.

Tener la oportunidad de pasar un tiempo con el auto fue algo parecido a entrevistar a una celebridad tristemente solitaria. ¿Cumpliría con las estratosféricas expectativas de los paparazzi? En muchísimos aspectos, sí lo hizo.

El contundente torque del Model 3 (de 0 a 60 mph en 4.8 segundos) y su manejo tipo láser impresionaron a todos los jueces que se abrocharon el cinturón, aunque al precio de una calidad en el andar decididamente firme. El rango de 310 millas (del paquete de batería de nivel superior) es impactante. Sin embargo, el precio de $60,000 dólares por el auto de largo alcance totalmente equipado provocó un arrebato de risa a Lieberman por ese supuesto EV asequible.

Haciendo a un lado la estética personal, el diseño del Model 3 es simple y “etéreo” por donde se lo mire (en especial con el techo de cristal opcional de nuestro auto). Su interior fue más polarizador: a algunos les encantó su austeridad escandinava, otros lo consideraron demasiado “desnudo”. Y los pasajeros con piernas largas que viajen en el asiento trasero podrían cuestionar el enamoramiento de su amigo por este auto.

Las divisiones se hicieron más profundas a la hora de replantear los controles interiores del Tesla, en donde prácticamente todas las funciones requieren una visita a la pantalla táctil tipo iPad de 15 pulgadas. Nos advirtieron que la interfaz de la pantalla requería era un producto en elaboración. Sin embargo, “podría estar yendo demasiado lejos y demasiado rápido en cuanto a eliminar las formas comprobadas de controlar los aspectos del auto”, dijo Priddle.

El Model 3 es una prueba rodante de Rorschach. El cambio es excelente; el cambio es extraño. ¿Logrará cambiar en última instancia el panorama automotriz? Walton dijo: “si este es el futuro de los automóviles, entonces me parece perfecto”.