Primera Prueba Pruebas

Subaru WRX 2018: Primera Prueba

Modelo actualizado, mismo turbo con tracción total

Modelo actualizado, mismo turbo con tracción total

Aunque el Subaru Impreza de serie recibió una actualización importante para 2017, al cambiar a la nueva plataforma global de Subaru y obtener un motor modificado, el modelo de rendimiento WRX se quedó con la estructura de la vieja plataforma, que usa menos acero de alta resistencia, y obtiene una ligera renovación para 2018. La nueva generación del WRX está a varios años de distancia, pero afortunadamente para los que buscan un compacto deportivo en esta época, el WRX actual sigue siendo una elección sólida, aunque encantadoramente imperfecta.

Si tiene problemas para ver lo que cambió para 2018, no está solo. Pensé que nuestro vehículo de prueba WRX Premium en color Pearl Blue era un modelo 2017, y no el auto actualizado. No hay muchas pautas visuales en el exterior como para distinguir el nuevo auto de los modelos previos a la renovación. En la parte delantera, se ensanchó la abertura inferior de la parrilla y se cambiaron los bordes de los faros antiniebla. Sin embargo, hay muchos cambios debajo de la piel. La suspensión se modificó para mejorar el manejo y la comodidad en el andar, y el conjunto de características avanzadas de seguridad EyeSight se actualizó. El interior utiliza nuevos materiales; además hay una nueva opción de paquete Performance, que le ofrece unos excelentes asientos Recaro, junto con unos calipers de freno pintados en color rojo con pistones Jurid de alto rendimiento en el eje delantero y un kit para quitar el quemacocos y ahorrar peso. Pero el tren de transmisión no ha cambiado. El motor 2.0 litros turbo de cuatro cilindros sigue bombeando 268 hp y 259 libras-pie de torque, y está acoplado a una transmisión manual de seis velocidades o a una CVT. (Nuestro modelo tenía una transmisión manual.)

El andar en la autopista mejoró: ya no es implacablemente rígido, sino más bien irregular pero tolerable. Los neumáticos de verano Dunlop Sport Maxx RT todavía generan un poco de ruido, pero sus paredes laterales de bajo perfil no parecen afectar el andar del auto. Lo que sí hacen, junto con el sistema de tracción total simétrico, es proveer un agarre colosal en las curvas. Se siente uno invencible al lanzarse con el WRX hacia una curva mientras las ruedas permanecen plantadas y el auto sigue virando hacia dentro. Hay que agradecer en parte al sistema activo de vectorización de torque basado en los frenos, ya que modula el freno de la rueda delantera interna para ayudar a prevenir el subviraje. Pero aún corre el riesgo de derrapar si entra demasiado fuerte a las curvas, aunque el WRX actual no sufre del frustrante subviraje al que estaban propensos algunos Subaru anteriores.

Esa capacidad de manejo hizo que el WRX 2018 lograra un respetable tiempo de 25.2 segundos en nuestro circuito en forma de ocho. Ese resultado coincide con el de un Subaru WRX STI 2015 (que es más potente); además supera al de un Volkswagen Golf R 2016 por 0.2 segundos y al de un Ford Focus ST 2015 por 0.8 segundos. A pesar de que logró una vuelta relativamente rápida, el conductor tuvo que esforzarse considerablemente para hacerlo. El editor de pruebas de manejo Chris Walton tuvo que hacer peripecias entre segunda y tercera marcha porque la tercera era un engranaje demasiado alto para nuestro circuito y el auto no pudo recorrerlo todo en segunda sin alcanzar el limitador de revoluciones antes de la curva. Realizar cambios frecuentes en el circuito en forma de ocho es algo común para un auto deportivo, así que es conveniente tener una palanca de cambios fluida y rápida. Desafortunadamente, no es así como funciona la palanca de cambios del WRX. “La palanca de cambios es tan difícil de usar y tiene recorridos tan largos que realmente hace que se desperdicie un tiempo valioso”, dijo Walton.

El engranaje de la transmisión manual combinado con el considerable retraso del turbo presentó también algunos desafíos en el camino. El motor no se despierta sino hasta a aproximadamente 2,500 rpm. Antes de eso, simplemente hay que esperar a que el turbo se mueva. Tuve que realizar cambios descendentes con frecuencia para obtener un impulso más rápido. Y si desacelera para una curva estando en tercera marcha, casi siempre tendrá que incrementar el régimen de giro del motor durante la reducción de marcha para evitar sacudir el motor. De hecho me gusta que el tren de transmisión me mantenga ocupado, pero los cambios constantes podrían ser demasiado trabajo para algunas personas.

Volvamos al retraso del turbo. Si extraña los autos turbocargados de antaño, el WRX lo transportará de vuelta a los días en que tener un turbo implicaba esperar pacientemente a que produjera esa dosis extra de diversión. El motor no ruge mucho en el rango inferior de revoluciones, pero una vez que entra el refuerzo, uno no puede evitar sonreír. Me encanta ese suave “silbido” que aumenta gradualmente su volumen, sin mencionar la aceleración que se deriva de ello. El sonido del motor no está mal, pero extraño el característico estruendo del bóxer que tenían los autos anteriores gracias a sus colectores de distinta longitud. Curiosamente, este WRX 2018 registró un tiempo de 0-60 mph más lento de lo esperado. El coche alcanzó 60 mph en 6.2 segundos, más lento que todos los WRX 2015 que hemos probado. (El Sll realizó el acto en menos de 6 segundos.) Sin embargo, su tiempo en el cuarto de milla estuvo más cercano a los otros WRX de cuarta generación que probamos: 14.5 segundos a 94.2 mph. Los frenos del paquete Performance tuvieron un buen desempeño, deteniendo el vehículo de manera consistente, ya que se detuvo por completo de 60 a 0 mph en 113 pies, además de un frenado resistente al desgaste en el circuito de figura en ocho.

Aunque los de Subaru dicen que mejoraron el interior, aún no es probable que vaya a impresionar a alguien. Las puertas se sienten ligeras y se cierran con un sonido hueco insustancial. El tablero y los paneles de las puertas son bastante suaves y la costura roja que se utiliza en toda la cabina es agradable, aunque muchos de los componentes de plástico se ven y se sienten de baja calidad. Me gusta el mecanizado en las perillas de volumen y sintonización de aluminio del radio, pero no ofrecen mucho agarre, así que tuve que girar mis dedos alrededor de la perilla hasta encontrar suficiente fricción para poder girarla.

Nuestro auto estaba equipado con el paquete Performance de $2,050 dólares y asientos deportivos Recaro. Los asientos ofrecen un buen apoyo para los entusiastas y son bastante cómodos para periodos extensos detrás del volante forrado en cuero con la parte inferior plana, que se ajusta bastante bien a las manos. También hacen que la cabina se vea más nítida con sus refuerzos con detalles en color rojo, tubos rojos y logotipos Recaro bordados. A pesar de su deportiva apariencia, no pude ajustar mi asiento en una posición de conducción deportiva. Con los asientos en su nivel más bajo, aún se siente como si estuviera uno sentado muy alto, y no se puede lograr ese punto H bajo característico de un auto deportivo. Aunque sentarse a un nivel relativamente alto tiene sus beneficios. Se obtiene una imponente vista a través de los amplios cristales de la cabina del WRX. En especial, aprecio la visibilidad adicional que proveen las ventanas laterales delanteras y los espejos exteriores montados en las puertas.

El Subaru WRX no es perfecto, pero sigue siendo una ganga de alto rendimiento con su precio inicial de $27,855 dólares. El precio registrado de nuestro modelo Premium con el paquete Performance era de $32,205 dólares, todavía muy por debajo del precio inicial del Volkswagen Golf R, un auto con el que el WRX puede competir en cuanto a manejo y aceleración: casi $8,000 dólares menos. Lo que se incluye con cada WRX y STI es una membresía gratuita a una comunidad de Subaru muy cerrada. En la semana que conduje el WRX, me encontré con aproximadamente una docena de conductores de autos Subaru en el camino. Alrededor del 80 por ciento de los conductores me reconocieron de alguna manera, asintiendo con la cabeza o con el pulgar hacia arriba. Obtiene uno esa sensación de camaradería a la que es difícil poner precio; y eso es solo una de las ventajas de obtener un auto genuinamente veloz desde que sale del concesionario y tiene espacio para mejorar, en caso de que planee realizar modificaciones.

El WRX 2018 sigue ofreciendo mucha diversión al viejo estilo con su tracción total y su motor turbo, además de que incluye varias mejoras para que podamos arreglárnoslas hasta que llegue la nueva generación. No podemos esperar a ver lo que el cambio a la nueva plataforma del Impreza puede hacer por este clásico compacto deportivo.

Subaru WRX (Premium) 2018
PRECIO BASE $30,155 dólares
PRECIO DEL VEHÍCULO A PRUEBA $32,205 dólares
ESQUEMA DEL VEHÍCULO Motor delantero, AWD, 5-pasajeros, sedán de 4 puertas
MOTOR 2.0L/268-hp/258-lb-ft turbo DOHC 16-vávulas l-4
TRANSMISIÓN manual de 6 velocidades
PESO EN VACÍO (DISTRIBUCIÓN DELANTERA/TRASERA) 3,319 libras (60/40%)
DISTANCIA ENTRE EJES 104.3 pulgadas
LARGO X ANCHO X ALTO 180.9 x 70.7 x 58.1 pulgadas
0-60 MPH 6.2 segundos
CUARTO DE MILLA 14.5 segundos @ 94.2 mph
FRENADO, 60-0 MPH 113 pies
ACELERACIÓN LATERAL 0.93 g (promedio)
PISTA EN FORMA DE OCHO 25.2 seg @ 0.72 g (promedio)
AHORRO DE COMBUSTIBLE SEGÚN LA EPA 21/27/23 mpg
CONSUMO DE ENERGÍA CIUDAD/CARRETERA 160/125 kW-hrs/100 millas
EMISIONES CO2, COMBINADAS 0.83 libras/milla