Primer Manejo Pruebas

Subaru Impreza 2017: Primer Manejo

Subaru da un paso hacia adelante con el Impreza.

Subaru da un paso hacia adelante con el Impreza.

Se sabe que Subaru produce desde hace mucho tiempo autos confiables y seguros con las emblemáticas capacidades de tracción total de la marca y sus propuestas de alto valor. Hay una razón por la que los vehículos Subaru obtuvieron el premio SUV del Año de Motor Trend en 2009 y 2014 con la Forester y, en 2010 con la Outback.

Pero la gama compacta del Impreza ha sido problemática. Excluyendo el WRX, que Subaru maneja ahora como un programa completamente separado, siempre hubo algunas cosas que terminaban en la columna “razones para considera otra marca”: una dinámica de conducción desaliñada y una experiencia de manejo nada divertida, la sensación o calidad del interior ordinaria, y tanto las opciones de infotenimiento como las de navegación inferiores las de sus competidores. No basta con tener una fabulosa tecnología AWD y una buena seguridad.

El Subaru Impreza 2017 es el primer modelo producido con base en la plataforma Subaru Global Architecture, que se usará para todos los modelos en el futuro. Si otros modelos, incluyendo el próximo reemplazo del Tribeca de tres filas, muestran todas estas mejoras, entonces tal vez el Impreza se convierta en uno de los autos compactos más codiciados.

2017 Subaru Impreza 20i Sport side in motion

Con grandes avances en cuanto a la sensación de conducción, manejo, espacio interior y capacidad de infotenimiento, Subaru ha aprendido que si un fabricante automotriz desea seguir creciendo, tiene que poner atención a todo el auto.

En el camino, el Impreza se siente realmente sólido, y no porque sea mucho más pesado. Subaru dice que, a pesar de todo el acero adicional por cuestión de seguridad y rigidez estructural (es un 70 por ciento más rígido que el modelo 2016), la diferencia entre su peso y el de la cuarta generación del Impreza es de aproximadamente 100 libras. Se sintió estable pero más cómodo sobre las juntas de expansión de la autopista (similares a las rampas) y el pavimento roto que la Outback 2016 de largo plazo de Motor Trend, que algunas veces suaviza demasiado tales imperfecciones.

Ese mismo acero adicional mejora también la seguridad. Subaru dice que la absorción de energía en los choques aumentó un 40 por ciento en comparación con el Impreza 2016. Los modelos salientes equipados con EyeSight fueron calificados como TSP+.

La sensación de la dirección mejoró notablemente. La nueva relación 13:1 (menor en comparación con la de 16:1 anterior) combinada con las ruedas de 17 pulgadas del nivel de equipamiento Limited y algunos pequeños ajustes que buscan reducir el retraso entre el estímulo y la acción producen una sensación más receptiva del Impreza de última generación. En conjunto con la suspensión de brazos de control, que monta una barra estabilizadora trasera directamente en la carrocería, crea un auto que responde rápidamente, tiene un buen andar y brinda mucha confianza al conductor en los caminos montañosos más empinados al este de San Diego y cerca de la frontera con México, en donde Subaru nos llevó a conducir estos Impreza. Subaru dice que el balanceo de la carrocería se redujo un 50 por ciento.

El estudio comparativo de Subaru indicó que el manejo del Impreza anterior estaba terriblemente retrasado con respecto los vehículos Audi A3, Ford Focus, Mazda 3 y Honda Civic. Según su estimación, ahora sobrepasa los modelos actuales de esos autos. Tendremos que esperar para las comparaciones directas, pero podemos tranquilamente afirmar que el manejo y la comodidad mejoraron drásticamente.

La visibilidad es buena, gracias a los pilares más pequeños y a los espejos retrovisores que están más atrás en la puerta para permitir una mejor vista de las ventanas de tres cuartos en el frente.

Habrá quienes digan que el motor bóxer de cuatro cilindros 2.0i del Subaru Impreza 2017, que ahora cuenta con inyección directa y obtiene un aumento del 3 por ciento en sus caballos de fuerza para quedar en 152 con 145 libras-pie de torque, no tiene suficiente potencia.

Pero este motor combinado con esta CVT parecía capaz de superar la mayoría de las situaciones a las que lo sometimos. Hubiera batallado para intentar pasar autos al subir por la colina, lo que es una situación con la que uno no se topa con frecuencia. Pero en la conducción diaria, no podríamos considerar que este auto es frustradamente lento como un Crosstrek o una Honda HR-V. La respuesta al pisar el acelerador, que algunas veces es un problema en los autos Subaru, fue elegantemente lineal y fácil de controlar en este caso.

En un auto pequeño para uso diario, la meta es tener un equilibrio entre potencia y eficiencia. Las cifras decentes compensan lo que pudiera considerarse como falta de potencia. El sedán está clasificado en 28/38/32 mpg en ciudad/carretera/terreno combinado con la CVT.

Tan pronto como se siente en un Limited de $28,760, incluyendo $3,845 de equipo opcional, observará que es un avance con respecto a los Imprezas anteriores. Tiene cuero y superficies suaves al tacto en muchos lugares. Fue fácil encontrar una buena posición para estar sentado con el asiento eléctrico, pero desearíamos que fueran asientos de ocho posiciones para poder ajustar el soporte/ángulo para los muslos en la parte delantera del asiento por separado.

2017 Subaru Impreza interior

La disposición de las pantallas es lógica y no demasiado exigente. La información esperada, como la velocidad y los datos de viaje, reside en la pantalla entre los medidores. La pantalla multifuncional a color muestra el funcionamiento del sistema de seguridad EyeSight e información similar, y la pantalla táctil de 8.0 pulgadas se ocupa de todos los controles de infotenimiento además de la configuración de Apple CarPlay.

Y hablando de infotenimiento, es difícil exagerar al hablar del gran avance que representa este sistema para Subaru. Fue algo intuitivo; además, Apple CarPlay y Android Auto hacen que el uso del sistema sea tan simple como usar un smartphone. Quienes iban a ver los Subaru pero huían debido a sus sistemas obsoletos de capacidad limitada en comparación con los Chevrolet y Hyundai del mundo, ya no podrán descartar al Impreza por esa razón.

El ruido se aísla mejor. La sólida estructura reduce el ruido del pavimento en todas las situaciones excepto en pavimento y concreto extremadamente áspero, que pocos autos manejan muy bien. El ruido del viento solo pareció ser un problema considerable a velocidades de autopista muy altas. Incluso el sistema de aire acondicionado atenuó su rugido de avión a reacción por un 50 por ciento, gracias a que los ventiladores son diferentes y las aberturas son más grandes.

¿Quién más notará las grandes mejoras? Los pasajeros del asiento trasero. Tanto el sedán como el hatchback son 1.6 pulgadas más largos y 1.5 pulgadas más anchos, y vaya que se nota. En la vieja prueba de sentarme detrás de mí, tuve casi 5 pulgadas de espacio adicional en las rodillas para deleitarme. Y el interior se siente tan sólido como el andar en general del auto. Incluso la guantera se cierra con un sonido de golpe sólido y no con un clic como de plástico.

Cualquiera que cargue cosas en un Impreza notará la enorme diferencia que hacen las luces traseras divididas. La abertura del hatchback es 5 pulgadas más amplia; la tapa del maletero del sedán es 4 pulgadas más amplia. Ambos dan acceso a un espacio de carga más versátil, con o sin los asientos traseros abatidos.

También condujimos un hatchback con nivel de equipamiento Premium y EyeSight, techo corredizo y faros antiniebla que responden a la dirección. El precio de lista es de $24,910. El hatchback tiene una clasificación de ahorro de combustible ligeramente menor de 28/37/31 mpg en ciudad/carretera/ terreno combinado.

Uno echa de menos la pantalla de información múltiple a color después de haberla visto. En su lugar hay una unidad LCD bastante básica. Dicho esto, el hatch Premium ofrece de todas formas una experiencia de conducción bastante mejorada, con excepción de una sensación mucho más ligera de la dirección, que tal vez se deba en parte a las ruedas de 16 pulgadas con neumáticos 205/55R16. Dejando de lado la amortiguación en las juntas y las imperfecciones de pequeñas a moderadas, de todas formas es muy bueno.

 

Puesto que es un nivel sobre el básico, nos gustaría ver que el interior del Premium hiciera honor a su nombre con un plástico un poco menos obvio. De todas formas es una mejora notable en comparación con el auto anterior, pero el inserto de plástico plateado en el tablero (en comparación con el de imitación de fibra de carbono en el Limited) se ve mucho más barato de lo que quisiéramos.

Con el nuevo Impreza, el fabricante automotriz intentó simplificar las líneas de niveles de equipamiento al 2.0i básico, Premium, Sport y Limited. Sé que Premium debería ser el nivel superior, pero ahí tiene usted el marketing.

Todos los Impreza vienen equipados de serie con un sistema de infotenimiento que es controlado a través de una pantalla táctil de 6.5 pulgadas con Bluetooth, Android Auto y Apple CarPlay, pero solamente tiene un conector USB oculto en el cubículo de almacenamiento central. (Pssst: nos gusta más cuando está de frente al habitáculo en el área de almacenamiento de la consola central.)También se incluyen como equipamiento de serie un volante ajustable de forma telescópica y de altura y asientos traseros abatibles con división 60/40.

El modelo Premium incluye adicionalmente un modo de cambios manuales de siete velocidades para la CVT, asientos delanteros calefaccionados, ruedas de aleación de 16 pulgadas, rieles de techo, servicios conectados Starlink de Subaru, amortiguadores Stablex e iluminación de bienvenida.

Aquí es donde se separan los dos modelos superiores. El Impreza Sport está más enfocado al rendimiento, por lo que cuenta con calibración deportiva en la suspensión, vectorización del torque activa basada en los frenos, parrilla con obturador activo, ruedas de 18 pulgadas con neumáticos 225/40R18, luces LED de circulación diurna, una pantalla táctil más grande de 8.0 pulgadas con la pantalla multifuncional a color encima, botón de arranque, un volante forrado en cuero, costura roja en el tablero y otras áreas, insertos imitación fibra de carbono en el tablero y las puertas, y alerones tanto en el sedán como en el hatchback.

El modelo Limited agrega asientos de cuero, un asiento del conductor eléctrico de seis posiciones, faros LED de luz baja y luz alta, faros guiados por la dirección y asistente para las luces altas, controles activados por voz, radio satelital y costura plateada en el tablero.

El elogiado sistema EyeSight de Subaru es opcional en todos los niveles de equipamiento e incluye una larga lista de funciones de seguridad avanzada y de asistencia para el conductor, como luces altas automáticas, control de velocidad crucero adaptivo, frenado de precolisión, aviso de salida de carril y monitor de punto ciego. Ahora incluye frenado automático en reversa también.

Una adición ingeniosa, aunque pequeña: ahora todos los Impreza cuentan con ventana delantera eléctrica que permanece disponible por unos cuantos segundos después de apagar el auto, en caso de que se le olvide subir el cristal.

Es emocionante ver que finalmente Subaru parece estar considerando al Impreza en todos los aspectos. Y no podemos esperar a tener más tiempo para conducirlo y la oportunidad de entregar el Subaru Impreza 2017 a nuestro equipo de pruebas, en especial la variante Sport.

Para quienes llevan la cuenta del marcador respecto de esas cosas, este es el primer Impreza fabricado en Estados Unidos. La planta en Lafayette, Indiana que tuvo una inversión de $1.3 mil millones, también fabricará el próximo crossover de tres filas.

A los periodistas automovilísticos nos preguntan con frecuencia, “¿Qué auto debería comprar?” Para quienes buscan autos pequeños, muchos de nosotros les hemos respondido, “Busquen en Honda o Mazda, dependiendo de sus necesidades”. Ahora hay una razón para agregar, “Pero antes de sacar su chequera, asegúrese de conducir un Impreza”.