Novedades

Subaru admite haber manipulado datos de ahorro de combustible y emisiones

Posiblemente desde 2002

Posiblemente desde 2002

Volkswagen es conocido por utilizar dispositivos que falseaban los datos de las emisiones de sus motores diésel, pero no es el único fabricante en hacerlo. En los últimos años, Fiat Chrysler fue acusado de hacer algo similar, mientras que BMW y Daimler también fueron acusados de hacer trampa junto con Volkswagen y Mitsubishi admitió que falsificó datos de ahorro de combustible. A partir de hoy, Subaru también ha sido agregado a esa lista de fabricantes.

En un comunicado publicado este martes, Subaru admitió que manipuló datos de emisiones y ahorro de combustible en más de 900 autos en sus plantas de Gunma y Yajima, en Japón. Una investigación interna ordenada por el gobierno japonés reveló que “ciertas mediciones y datos fueron alterados”, y las cifras difieren de las que fueron grabadas en reportes pasados. Subaru cree que la manipulación comenzó en 2002, pero no lo puede comprobar porque sólo tiene datos desde 2012.

Según el reporte, los cambios fueron hechos por inspectores de la fábrica. Es posible que algunos gerentes sabían lo que estaba pasando, pero supuestamente no hay evidencia que los jefes de la fábrica tenían conocimiento de la manipulación.

Subaru asegura que los empleados dieron tres razones para falsificar los datos de ahorro de combustible y emisiones. Primero, los inspectores ordenaron a los empleados junior a cambiar los resultados para asegurarse de que los estándares internos fueran cumplidos. Segundo, debido a que Subaru mide las cifras a lo largo del tiempo en varios vehículos, los inspectores ajustaron las cifras para minimizar las variaciones. Algunas veces, eso hacía que los resultados se vieran mejor de lo que eran, pero otras veces, el resultado era lo opuesto. Finalmente, debido a que algunos ajustes están dentro del margen de error, la falta de planeación hizo que los inspectores no entendieran cómo ajustar adecuadamente los datos.

Por ahora, Subaru no planea llamar a revisión los 903 vehículos afectados. Asegura que una primera revisión mostró que todos los autos siguen con los estándares internos. Aún así, Subaru señala que “lamenta los hechos descubiertos por la investigación”, y que está determinado “en implementar cambios para prevenir que recurra este problema”. También planea “reformar los aspectos obsoletos de su cultura corporativa como el autoritarismo, la confianza en los precedentes y el formalismo, y convertirse en una auténtica ‘compañía recta’”.

Fuente: Subaru