Novedades

Rolls-Royce Cullinan 2019: Primer Vistazo

El límite de las SUVs ha llegado

El límite de las SUVs ha llegado

Hemos llegado a un límite en las SUVs. Ha llegado la Rolls-Royce Cullinan 2019, el vehículo todoterreno más caro y más lujoso en la historia. Así es. La Cullinan no es un vehículo para las calles; presione el botón Off-Road en la consola central y la Rolls-Royce levantará sus faldones para enfrentarse a los terrenos de grava, barro, nieve, arena y agua con una profundidad de hasta 21 pulgadas. Pero también llegará a las 155 mph. Y quienes viajen en el interior disfrutarán de un manejo lujoso todo el tiempo.

La Cullinan ha estado bajo desarrollo durante mucho tiempo, y a pesar de sus referencias de ser un “vehículo con cuerpo grande”, incluso los materiales de prensa de Rolls-Royce lo califican como una SUV. Al igual que la Lamborghini Urus de $325,000 dólares, la Cullinan está redefiniendo los límites del segmento de vehículos más dinámicos en el mundo. Y es que algunas fuentes de Rolls-Royce Norteamérica señalaron que las Cullinan que lleguen a los Estados Unidos en 2019 podrían costar por lo menos $400,000 dólares con muchas opciones extra.

Rolls-Royce tiene las credenciales genuinas para el todoterreno. En el siglo XX, cuando algunas carreteras fuera de las aéreas metropolitanas estaban cerradas, los vehículos Rolls-Royce desarrollaron una reputación por su durabilidad y fiabilidad en condiciones extremas. Los maharajás en la India manejaron Rolls-Royce en caminos difíciles y sin pavimentar, al igual que los granjeros ricos en Australia. Lawrence de Arabia tenía una flotilla de nueve Rolls-Royce en el Desierto Sinaí durante la Primera Guerra Mundial, y seis de ellos servían como autos armados.

La Cullinan está construida en lo que Rolls-Royce llama “Arquitectura de Lujo”, una plataforma flexible con uso intensivo de aluminio que se presentó por primera vez en el Phantom VIII el año pasado y ha sido diseñado para eventualmente ser la base de cada Rolls-Royce del futuro, incluyendo los reemplazos del Ghost, Dawn y Wraith. Bajo el capó se encuentra el motor 6.75 litros V-12 doble turbo que se encuentra en el Phantom, pero ahora cuenta con 563 caballos de fuerza a 5,000 rpm y 627 libras-pie de torque que entrega a solo 1,600 rpm.

La potencia llega a las cuatro ruedas – la Cullinan es el primer Rolls-Royce en la historia – a través de una transmisión automática de ocho velocidades y un tren motriz similar al concepto xDrive de BMW, pero fue diseñado y desarrollado para manejar la potencia y torque de la Cullinan. La suspensión multilink ajustable también es única para la Cullinan, con amortiguadores de aire más largos que pueden soportar las 5,864 libras y absorber los impactos fuera de la carretera. La dirección en las ruedas traseras ayudan a mejorar la agilidad en las carreteras con curvas.

La Cullinan tiene una presencia majestuosa, aunque en las fotografías parece imponente, no se ve tanto así en persona. Incluso de cerca – tuvimos un vistazo a la planta de Rolls-Royce en Goodwood hace un par de semanas – es difícil entender qué tan grande es la Cullinan, un tributo a las proporciones precisas de la chapa diseñada bajo la dirección del director de diseño de Rolls-Royce, Giles Taylor.

Con un largo de 210.3 pulgadas, la Cullinan es 0.25 pulgadas más larga que la Lincoln Navigator y 2 pulgadas más baja, y tiene una distancia entre ejes de 129.7 pulgadas – eso es 7.2 pulgadas más larga que la de la Navigator. Desde el frente, no hay duda de que se trata de un Rolls-Royce. La famosa parrilla está presente de forma orgullosa, flanqueada por los faros y defensas. La parte trasera es elegante, con un pilar C tipo sedán que le dan a la Cullinan una sensación más de auto que de SUV.

La línea del cinturón baja y la cabina amplia le dan un perfil ligero a la Cullinan. Y en conjunto con el techo panorámico, ayudan a darle un gran espacio a la cabina de la Cullinan. Viajará en un vehículo alto, ancho y guapo sin importar donde esté sentado. Es un viejo cliché que la mejor experiencia en un Rolls-Royce es en el asiento trasero, y la Cullinan lo mantiene vivo. Las bisagras de las puertas traseras grandes están en la parte trasera y se abren ampliamente, haciendo la entrada y salida fácil. Los pasajeros traseros disfrutarán de mucho espacio para las piernas.

Dos configuraciones traseras estarán disponibles. La configuración Lounge Seat ofrece espacio para tres y los asientos son abatibles, algo nuevo para un Rolls-Royce. La configuración Individual Seat requiere de dos butacas separadas por una consola central que incluye un gabinete para bebidas con vasos de whiskey, copas de champán y una nevera para mantener frío su Dom Perignon favorito.

Es una SUV, así que tiene que ser práctica, incluso si es una Rolls-Royce. En los vehículos que tengan la configuración Lounge Seat, el maletero se abre para entregar 43.4 pies cúbicos de espacio que se expande a 68.2 pies cúbicos con los asientos abatidos. El asiento se puede mover hacia adelante con solo pulsar un botón para que quepan artículos de 7.5 pies de largo. Los clientes que opten por el confort de la configuración Individual Seat disfrutarán de más privacidad; los asientos no son abatibles y hay un cristal que previene que la cabina se enfríe o se caliente cuando el portón del maletero esté abierto.

“Un Rolls en el desierto va más allá de los rubís”, dijo Lawrence de Arabia. La Rolls-Royce Cullinan fue nombrada tras el diamante más grande jamás descubierto, que ahora forma parte de las Joyas de la Corona Británica. ¿Un barco freudiano? Difícilmente. En términos de contribución potencial, la Cullinan es posiblemente uno de los vehículos Rolls-Royce más valiosos que han sido lanzados.