Primer Manejo Pruebas

Ram 1500 2019: Primer Manejo

Haciéndose mejor

Haciéndose mejor

Ha pasado casi una década desde que Ram se independizó como una marca propia dentro del grupo Chrysler, que ahora conocemos como Fiat Chrysler Automobiles. Su crecimiento en estos últimos años es gracias a las buenas decisiones que se han tomado dentro del grupo, además de que la demanda ha crecido ampliamente para las camionetas de tamaño mediano. Ram es la marca que más ha crecido en su segmento, se ha convertido en el tercer vehículo más vendido de Estados Unidos mes tras mes y en algunas ocasiones le ha ganado a la Silverado el segundo lugar. La nueva Ram 1500 2019 tiene el objetivo de seguir con este crecimiento, de atraer a más clientes a la marca y de asegurarse de que sus clientes se queden con el fabricante. Y como lo pudimos notar desde Scottsdale, Arizona, ese trabajo va por muy buen camino.

Para la nueva generación de la Ram 1500 habrán seis versiones: Tradesman, Big Horn, Laramie, Laramie Longhorn, Limited y Rebel; este último es el modelo orientado hacia el todoterreno. Los motores disponibles son un 3.6 litros V-6 con eTorque y un 5.7 litros V-8, que está disponible con o sin eTorque. Esta última denominación es un ligero componente híbrido que no solo ayuda a mejorar el ahorro de combustible, sino que también ayuda a entregar más torque durante el arranque. El V-6 tiene una potencia de 305 caballos de fuerza y 269 libras-pie de torque, mientras que el V-8 entrega 395 caballos y 410 libras-pie de torque. La única transmisión disponible es una automática de 8 velocidades para todas las versiones.

La mayoría del tiempo pasé manejando la versión Laramie equipada con el motor V-8. Ram nos dijo que por el momento no tendrán el motor V-6, pero que en un futuro muy cercano tendremos oportunidad de conducirla. Lo primero que me llamó la atención en la Laramie fue lo callado y bien refinado que se siente el manejo. La suspensión ha sido ajustada para entregar una marcha al estilo de un auto de lujo. No se sienten rebotes o brincoteos, sino se siente una marcha suave y elegante, donde los golpes y desperfectos del pavimento son bien absorbidos. Cabe destacar que las carreteras por las que condujimos eran casi perfectas, pero cuando iba de vuelta al aeropuerto a bordo de una Chrysler Pacifica, podía notar muchos más brincos y rebotes que en la Ram – y eso que la Ram no estaba cargada. Atrás quedaron los años en donde las camionetas tenían que estar cargadas hasta casi su máxima capacidad para que el conductor disfrutara de un manejo refinado. Este manejo refinado también se complementa con lo callada que es la cabina. La insonorización en el interior es excelente, y es difícil notar que el ruido del viento o de los neumáticos se cuele a la cabina, incluso cuando manejamos en la carretera.

Por su parte, el motor 5.7 litros V-8 entrega una muy buena potencia desde el arranque. Ram nos asegura que una vez que salga el motor V-8 con eTorque la diferencia será brutal, pero incluso sin eTorque, la potencia es suficiente. Con solo pisar el acelerador, notaremos un arranque fuerte – ya sea para incorporarnos a la carretera o simplemente para arrancar en un semáforo. La dirección entrega una gran sensación de lo que ocurre en las ruedas, sobretodo cuando nos encontramos practicando. La suspensión de nuestra Laramie no contaba con la suspensión de aire, sino que estaba compuesta por muelles helicoidales que, como expliqué antes, hacen un gran trabajo absorbiendo todos los imperfectos de la carretera.

El otro modelo que probamos brevemente fue la Rebel. También estaba equipada con el motor V-8 pero en esta ocasión sí contaba con la suspensión de aire. El modelo enfocado en el todoterreno lo probamos en su ambiente natural, en una pista que estaba compuesta en su mayoría por arena. Como usted se podrá imaginar, fue muy divertido soltar a la Rebel por los espacios abiertos y disfrutar de la velocidad en el todoterreno. La suspensión de aire hace un gran trabajo reduciendo los movimientos en la cabina y se puede sentir lo diferente que es el tipo de amortiguación, aunque sin duda sentí muchos más saltos que en la Laramie. Hubo un momento en donde traté de seguir rápidamente a una Ram Power Wagon a través de un camino de terracería angosto, pero con todo el polvo que salía detrás de la Power Wagon fue imposible alcanzarla. Aún así, la dirección de la Rebel era ligera, y respondía bien a las correcciones que hacía cuando la manejaba a altas velocidades en la terracería.

Ya que hablamos del todoterreno, es importante mencionar que las versiones que estén equipadas con tracción 4×4 contarán con una caja de transferencia que puede mandar el torque a las cuatro ruedas. La caja de transferencia automática es fácil de utilizar – hay cuatro botones junto a la perilla de cambios que pueden ser seleccionados. Ya sea con 4WD Auto, 4WD High, 4WD Low o 2WD, la transmisión tendrá que estar en neutral para que la caja de transferencia pueda engancharse. También hay un botón para bloquear el eje – este debe de utilizarse en las situaciones todoterreno más extremas.

Si esos son los detalles mecánicos, hay muchas cosas de qué hablar sobre el interior. El modelo Laramie viene equipado de serie con la pantalla táctil de 8.4 pulgadas con la nueva versión del sistema de infotenimiento UConnect, que es compatible con Apple CarPlay y Android Auto. Por poco más de $1,000 dólares, usted podrá equipar a su camioneta con una pantalla táctil de 12 pulgadas que también es compatible con Apple CarPlay y Android Auto y que despliega la información de una manera fácil y rápida. Desde esa pantalla se puede controlar el aire acondicionado, sistema de navegación, asientos con calefacción o aire acondicionado, etc. La pantalla UConnect de 12 pulgadas despliega en su totalidad los mapas del sistema de navegación, algo que se ve realmente bien. Esta pantalla llega de serie en la versión Limited y es un detalle que hace una gran mejora en comparación con la pantalla de 8.5 pulgadas.

 

Mi única queja del interior de la versión Laramie son los terminados que se utilizaron. Hay un terminado de color oro con una mezcla de gris que va alrededor de la consola central que no fue de mi agrado. Se ve un poco barato en comparación con el resto del interior, el cual luce muy bien. Entre el pasajero delantero y el conductor hay un espacio de almacenamiento muy grande que puede guardar desde laptops de 15 pulgadas hasta un bolso de mujer. Este espacio puede ser configurable según las necesidades del conductor, gracias a que una repisa con portavasos se puede mover hacia adelante o hacia atrás. Si se mueve hasta atrás, el conductor podrá cargar su teléfono de forma inalámbrica gracias a que hay un espacio para poner su smartphone de forma vertical adentro del espacio de almacenamiento. Ram equipó a la 1500 2019 con cuatro puertos USB de carga rápida, dos de ellos están ubicados en la parte delantera y dos más en la parte trasera. Además, dependiendo de la variante que elija, una pantalla en el centro del tablero desplegará información importante para el conductor como la presión de los neumáticos.

El interior también cuenta con espacios de almacenamiento que han sido planeados de forma inteligente. Por ejemplo, debajo de los tapetes en la fila trasera existe una caja de cada lado que puede guardar herramientas o alguna otra cosa. Estas cajas no sacrifican nada de espacio y pueden removerse y lavarse de forma rápida. Bajo el asiento trasero también encontramos un espacio de almacenamiento que puede extenderse para guardar objetos como una caña de pescar de forma segura.

Aunque esta Ram cuenta con muchos accesorios que pueden comprarse a través de Mopar, la batea no cuenta con alguna cosa innovadora. Sin embargo, hay un pequeño escalón que es abatible y se encuentra ajustado a la parte inferior de la defensa trasera que hace mucho más fácil el acceso a la caja. La capacidad de carga máxima en la Ram es de 2,300 libras, mientras que la capacidad de remolque es de 12,750 libras.

Con todas estas novedades, la Ram 1500 2019 demostró ser una camioneta capaz, innovadora y refinada. Esperamos con ansias manejar un modelo con el motor V-6 y una con el V-8 con eTorque, además de compararla contra la competencia más nueva como la Chevy Silverado y GMC Sierra.