Car of the Year

Porsche 911: Finalista al Auto del Año de Motor Trend 2017

Cercano a la perfección

Cercano a la perfección

Nos gusta: su magnífico motor, la dirección telepática, el chasis que inspira confianza y su estilo emblemático.

No nos gusta: Mmm…

Porsche sigue puliendo su gema. Justo cuando piensa que los ingenieros en Weissach no podrían mejorar uno de los autos deportivos cruciales del mundo, sacan un 911 para probar que sí se puede.

El nuevo motor turbocargado de 3.0 litros del 991.2, disponible con

370 hp (Carrera) o 420 hp (Carrera S), desarrolla una gama de torque amplia y una impresionante eficiencia. Incluso con las ruedas y neumáticos base, el chasis es asombrosamente comunicativo y ajustable; sin duda es el más agradable y amigable en la historia del 911. Es un rendimiento de superauto a la mitad (o una tercera parte) del precio.

 

La transmisión automática de doble embrague PDK de Porsche es un índice de referencia en términos de sus cambios fluidos y precisos. Pero la palanca de cambios manuales en el 911 Carrera base que probamos (el auto tenía solamente siete opciones) nos encantó con su acción de fusil. La excelencia en la ingeniería de este rango de 911 más reciente es profunda y dominante, y ofrece un beneficio genuino al cliente. En el interior hay una nueva interfaz de infotenimiento que se ve genial y funciona bien.

En cuanto al estilo, Frank Markus comentó, “Rediseñar un 911 es por lo general un concepto tan enormemente limitado que no creo que llegue siquiera a obtener un puntaje súper alto en cuanto a avance de diseño”. Pero el 991.2, una ligera renovación del 991.1 más grande y con proporciones hábilmente modificadas, sigue siendo una interpretación magníficamente ejecutada de los temas clásicos del 911: moderno y espléndido.

El Porsche domina absolutamente el criterio de intención de desempeño. “Cuando todos los autos excepto uno sean autónomos, por favor que sea éste, el último auto conducido por humanos”, dijo Kim Reynolds, hablando por todos nosotros mientras describía el profundo atractivo del 911. “Por el bien de la posteridad”.