Primer Manejo Pruebas

Nissan Leaf 2018: Primer Manejo

¿El vehículo eléctrico más vendido está a la par del Model 3 y el Bolt EV?

¿El vehículo eléctrico más vendido está a la par del Model 3 y el Bolt EV?

“¿Saben qué haría si yo fuera ustedes?” El jet lag del vuelo de 11 horas a Japón me tenía hablando en una corriente de conciencia. “Yo construiría una versión NISMO del Leaf. Háganlo fuera de este mundo, ¿saben a lo que me refiero?” El joven ingeniero de Nissan que estaba sentado frente a mi se quedó mirando si comprender. Intenté un ángulo diferente. “La imagen del Leaf necesita un gran cambio. Elon Musk ha tenido a la prensa en la palma de sus manos con sus modos de manejo Insane y Ludicrous, ¿verdad? ¡Deberían de intentar algo similar!” Sin una expresión en la cara, me contestó “Gracias por su sugerencia, Sr. Reynolds. Comentaré sus puntos con nuestro equipo”. Después, inclinó su cabeza como un gesto de buena educación.

Bueno, eso salió mal. ¿Era tan obvio que el Nissan Leaf necesita más pulso?

Sin embargo, si se ve de una buena forma, esta versión rediseñada del modelo 2018 tiene los ingredientes de un NISMO eléctrico en el corazón. Aproximadamente media hora antes, cerca de 50 de nosotros estábamos sentados alrededor del Leaf donde nos explicaban su diseño en el Nissan Technical Center. Pero todo el tiempo yo me quedé mirando su perfil, pensando que me recuerda a otro auto. Se me prendió el foco: el Faraday Future 91 al que me subí hace algunos meses. Busqué en Google su perfil. El 91 es más grande, pero sí, hay algunas ideas muy similares aquí.

Y lo que es importante de esta declaración es esto: Ya sea que ese Faraday se hunda o (milagrosamente) nade, es un diseño seriamente de vanguardia. Y aquí estoy, comparándolo con uno de los descendientes más notorios de este siglo.

Si el Leaf 1 (mi apodo para el vehículo anterior) se veía como un anfibio de cuatro ruedas, este Leaf 2 que se encuentra frente a nosotros no solo ha evolucionado de forma esbelta, sino que también ha aprendido a hablar en el lenguaje de diseño visual del resto de la alineación Nissan. Debo de decir, no soy fanático de cada palabra en este vocabulario – particularmente las parrillas Vmotion de Nissan. Pero para el trabajo del Leaf, la parrilla cuenta con un interesante terminado en color azul tipo 3D, que atrae más al pasar más tiempo frente a él. Y ¿ya sabía que los faros del Leaf 1 tenían un propósito aerodinámico? Lo tenían – para mandar el aire hacia los lados y a los lados de los espejos. Ahora esos ángulos de los faros están acompañados de líneas más elegantes en el capó, un truco que demostraron los aerodinámicos de Nissan cuando pusieron al nuevo Leaf en el túnel del viento, donde vimos como el humo de una varita mágicamente dobla hacia un lado del capó. Los vehículos eléctricos son silenciosos, amplificando su conciencia del silbido del viento. Además, hay materiales adicionales que combaten el ruido en la cabina, incluyendo una mayor rigidez del inversor, una tapa que bloquea el ruido del cargador integrado, así como un motor más callado.

Volví a mirar el perfil. Hay muchas cosas que suceden ahí. Pero lo caracterizaría como un lugar más complejo que ocupado. Aunque el Bolt utiliza muchas de estas líneas identificables de los vehículos eléctricos, es un revoltijo de muchas piezas – algunas de ellas están un poco forzadas en un mismo lugar. Los elementos de Nissan están conscientes uno del otro. Están puestos como rectángulos ordenados en una pintura de Piet Mondrian. (Irónicamente, el Model 3 prescinde por completo de todas las pequeñas líneas de un eléctrico, terminando con una superficie totalmente pura. Para compararlo con otro pinto, yo elegiría a mi favorito, Mark Rothko).

Mientras nos fijamos en el perfil del nuevo Leaf, hagamos un poco de trabajo de detectives automotrices. Imagínese superponiendo el perfil del actual Leaf sobre el Leaf 1. ¿Ve las coincidencias? La parte delantera y trasera están exactamente igual de alineadas – lo que da a entender que la plataforma del Leaf 2 es fundamentalmente los mismos huesos, no solo en su distancia entre ejes, pero también los componentes esenciales de la suspensión y la posición de todas las partes básicas que se necesitan para crear un vehículo eléctrico moderno. Consecuentemente, sus especificaciones del interior por poco coinciden (su espacio en el maletero es más útil); externamente, es 1.4 pulgadas más largo, 0.8 pulgadas más ancho y 0.4 pulgadas más alto.

Pero no califique al Leaf 2 como una especie que simplemente recibió una nueva piel. Los técnicos de Nissan se tomaron el tiempo para analizarlo en la mesa de operaciones para darle un trasplante de múltiples órganos; el motor es totalmente nuevo, entregando 147 hp en lugar de 107 y ahora produce 236 libras-pie de torque, un incremento en comparación con las 187 libras-pie. La dirección eléctrica es más refinada. Nissan está ansiosa de notar que aunque las compañías están alborotando los nacimientos de sus primeros autos eléctricos, Yokohama estuvo ahí en 2010 y ahora tiene 270,000 clientes, 2.1 mil millones de millas y programas como las instalaciones de 6,000 cargadores en Japón, donde la carga/descarga bidireccional está asociada a paneles solares y está rebajando las cuentas de la luz. Este no es el primer rodeo de Nissan. Es su segundo. Y el show está a punto de hacerse famoso – el costo del almacenamiento de la batería ha bajado de $300 dólares/kW-hr en 2015 a una proyección de $150 para 2020-2023 y hasta a $100 para 2025-2026, según los analistas de Morgan Stanley. (Nissan señala que tendrán algo mejor que esto). Y para mediados de 2020, los autos eléctricos serán más baratos que los de combustión interna (en parte debido a la complejidad de los motores de combustión interna).

Así que.

Nissan debió de haber anticipado los números de autonomía del Bolt y el Model 3 de 238 y 225 millas, ¿verdad? Que suene el tambor. ¿Qué tan grande es el paquete de baterías del nuevo Leaf? (que sigue ubicado debajo del piso, que por cierto es enfriado con aire recirculado).

Cuarenta kW-hr para 150 millas de rango (en las versiones S y SV). Es cierto, eso duplica el rango original de 73 millas del Leaf (de 24 kW-hrs) y es un brinco de 40 por ciento en comparación con sus actuales 107 millas (de 30 kW-hrs).

En un mundo sin el Chevrolet Bolt, 150 millas sería un titular audaz. Ahora es un problema de matemáticas: ¿Cuál es la diferencia con 238? Habrá una gran cantidad de datos que dirán que 150 millas es lo que la mayoría de la gente necesita en el mundo real. Pero, déjeme preguntarle. ¿Cuántos sedanes a gasolina para cinco pasajeros pueden ser vendidos con una autonomía de 150 millas?

Tal vez anticipando las críticas, el nuevo Leaf ofrecerá una química mejor con un paquete de baterías de 60 kW-hr para la versión SL, seguramente extendiéndolo a alrededor de 225 millas (una estrategia como la que tomó Tesla con el Model 3). Si el utilizar la plataforma del Leaf 1 ha llevado a Nissan a un rincón, necesitará invertir fuertemente en su química para mantenerlo a la par con el Bolt y el Model 3 base. Otra cosa cuestionable: aferrarse a los estándares de CHAdeMO de carga rápida. Tal vez es la terquedad, tal vez Nissan tendrá una gran inversión en esta cosa, pero CHAdeMO está prácticamente muerto en los Estados Unidos y Nissan le haría un gran favor a la causa de los vehículos eléctricos al finalmente adoptar los estándares de SAE (o todos se tendrán que ir con los estándares de Tesla).

Hora de manejar. Durante las presentaciones, Nissan repetidamente enfatizó dos mensajes: Uno, que el Leaf hará el manejo menos estresante, y dos, que trata de hacerlo divertido. Sin saber exactamente lo que significa un manejo libre de estrés que sea divertido, fuimos a la posta para averiguarlo.

¿Cuáles son los relajantes del Nissan Leaf?

ProPilot Assist es como una luz del Autopilot de Tesla (a una fracción del precio). Basándose en un solo radar que ve hacia adelante y una cámara de video monocular, ProPilot Assist hace que se pueda manejar sobre un mismo carril sin utilizar los pedales (lo que hoy conocemos como control crucero adaptivo). Si hablamos por sí solo, eso no es nada nuevo. Su destreza en responder al tráfico (incluso cuando llegamos a 0 mph) es difícil. Sin embargo, lo que lo lleva al mismo nivel de conversación de Autopilot es qué tan preciso lo lleva por el centro del carril. Al igual que otros sistemas semiautónomos de Nivel 2, necesita mantener sus manos en el volante, pero no hay necesidad de corregirlo periódicamente. Las correcciones pequeñas y frecuentes de la dirección eléctrica automáticamente sienten su presencia. Después probé el sistema en Detroit, manejándolo por muchas millas en una carretera con mis manos relajadas en el borde del volante. Nunca aparecieron algunas señales indicando que pusiera mis manos en el volante (que, si lo hubiera ignorado, el resultado sería que el vehículo se detuviera completamente sobre el carril). ProPilot Assist hace un extraordinario trabajo gracias a un gran software y estará disponible a finales de este año. Se espera que en los próximos dos años el sistema sea incluso mejor (tal vez con más sensores) al llevar un cambio de carril automático y para 2020 debería de poder comportarse bien en una ciudad. El próximo año estará acompañado de ProPilot Park, que automatiza el proceso de estacionarse, y podrá identificar las aceras rojas para no estacionarse en lugares prohibidos. Recuerde que este sistema es el inicio de la tecnología semiautónoma que finalmente llegará a las masas. (Está presente en el 60 por ciento de los mercados donde ya está disponible en otros modelos Nissan).

La otra simplificación del manejo del Leaf es su característica de manejar con un pedal – lo que le llaman e-Pedal. Tesla lo ha ofrecido desde hace tiempo como un efecto similar para regenerar energía cuando suelta el acelerador. Pero para llegar a detenerse por completo necesita utilizar el pedal del freno. En el Bolt, si está en el modo Low de transmisión, podrá llegar a detenerse por completo, pero la tasa de desaceleración varía. E-Pedal trabaja con una tasa de desaceleración de 0.2 g y puede detenerse completamente. Si se detiene en una pendiente, el motor del Leaf lo detendrá sin moverse (después de una pausa, podrá levantar ambos pies de los pedales; no hay necesidad de pisar el freno). El nuevo Leaf podría convertirse rápidamente en el auto más popular de San Francisco.

E-Pedal y la disponibilidad de ProPilot Assist ponen en relieve la intención de hacer al Leaf el estándar tecnológico para la iniciativa de movilidad inteligente de Nissan, la campaña de Yokohama para manejar libre de estrés.

Lo que más desestresa es el precio inicial del vehículo, que se ha bajado a $29,990 dólares ($30,875 con gastos de envío). Eso es $690 dólares más barato. El estándar con eso llega con mejores materiales interiores y cuando adquiere el sistema de navegación, obtendrá Apple CarPlay y Android Auto. Después de los incentivos federales y estatales, este es un gran precio.

Pero ¿qué hay del factor de su manejo divertido? Podría contestar el 65 por ciento de esa pregunta. Sin duda, la potencia extra hace que el nuevo Leaf se siente más rápido y responsivo. Las pruebas en la pista faltan por llegar, pero dado que el Bolt y el Model 3 cuentan con mejor potencia (y una mejor relación peso-potencia), probablemente se quedaría detrás en una carrera de arrancones. El ruido en el interior es fenomenalmente callado – algo que se complementa bien con su calidad de marcha callada. Sin duda, es como una limusina en comparación con el Model 3. Sin embargo, la ventaja de Tesla es su rápida respuesta de la dirección, que es difícil de comparar con el Leaf porque las suspensiones de los prototipos japoneses no estaban ajustadas para las intenciones que Nissan tiene para el mercado de los Estados Unidos.

¿Intenciones? Más deportivas. Lo que me lleva a volver a hablar otra vez sobre su diseño.

A medida que el día iba terminando, el diseñador en jefe tenía una cara de travieso. De esas que uno tiene cuando quiere decir algo con pocas palabras. A medida que se acercaba a su asiento, finalmente abrió la boca: “Ah”, hizo una pausa. “Y eventualmente, eh, la letra N también estará asociada con el Leaf”. Habló mucho, así que tuvo que soltarlo todo. “Ahora no, pero eventualmente… habrá una versión NISMO”.

¡Dios mío! Un Leaf NISMO. La última vez que predije algo así de correcto fue en 1987 cuando sabía que lamentaría vender mi Austin-Healy Bugeye Sprite. Pero así están las cosas, Nissan: No se equivoquen. Esta es su oportunidad de darle al Leaf una identidad permanente. Hay espacio entre las ruedas traseras para almacenar un segundo motor (me fijé).

Ludicrous Leaf suena como un villano en una película de Batman.

Qué anticipación.