Primer Manejo Pruebas

Nissan Kicks 2018: Primer Manejo

Con ganas de vender e ir más allá

Con ganas de vender e ir más allá

Parece que todas las marcas automotrices quieren tener crossovers y satisfacer a los millennials. Parece que apenas fue ayer cuando hablábamos de la llegada de la Hyundai Kona, el jugador más reciente en llegar al segmento de los crossovers subcompactos. Y ahora, unos meses después, el Nissan Kicks 2018 está llegando a los Estados Unidos con un equipamiento y un precio dedicado a los millennials.

Inclusive desde el modelo base, que tiene un precio de $18,965 dólares incluyendo gastos de envío, el Kicks S viene equipado con tres puertos USB, botón de arranque y entrada sin llave, pantalla táctil de 7 pulgadas, Bluetooth para reproducción de audio y llamadas, frenado automático de emergencia y faros automáticos. Hace unos años, este equipamiento solo lo veíamos en las versiones más equipadas de algunos modelos.

Pero las cosas se ponen todavía mejor con la versión intermedia que lleva por nombre SV. Por $20,665 dólares, usted recibirá Apple CarPlay y Android Auto, un mejor sistema de infotenimiento para la pantalla de 7 pulgadas, radio satelital Sirius XM, monitoreo de punto ciego, alerta de tráfico cruzado en reversa, arranque a control remoto, ruedas de aluminio de 17 pulgadas, aire acondicionado automático, carcasas de los espejos del color de la carrocería y cubierta para el maletero.

Por último, la versión SR, que siempre ha sido conocida por ser la versión más deportiva de Nissan, tiene un precio de $21,265 dólares. Además de contar con todo el equipamiento de la variante SV agrega volante y palanca de cambios tapizados en cuero, asientos de tela con costuras contrastantes, cámara de 360 grados, luces LED, faros LED, faros antiniebla, terminados en cromo de color oscuro, spoiler trasero, y defensa delantera y trasera con terminados del color de la carrocería.

El único paquete adicional está disponible para la versión SR, que cuesta $1,000 dólares e incluye un sistema de sonido premium Bose con 8 altavoces, asientos tapizados en cuero, asientos delanteros con calefacción y un sistema de seguridad. Por este precio, el paquete es un robo, en especial con el sistema de sonido Bose. Éste no es un sistema de sonido cualquiera, ya que cuenta con un par de altavoces incrustados en el reposacabezas del conductor, lo que hace que el sonido sea nítido y claro, además de que se pueden escuchar diferentes instrumentos en diferentes ubicaciones. Realmente esta es una gran adición, ya que no solo funciona de forma excelente, sino que también distingue al Kicks del resto del segmento.

Pero al ser un crossover subcompacto, el espacio es apretado. Al sentarme en la segunda fila con el asiento del conductor ajustado a mi altura, mis rodillas tocaban con el respaldo del conductor (solo hay 33.2 pulgadas de espacio), y creo que tres personas viajarían de forma apretada en la parte trasera. Aunque el espacio en el maletero es bueno (25.3 pies cúbicos), los asientos traseros no se doblan de forma plana cuando están abatidos, y permiten que quepan 53.1 pies cúbicos de espacio cuando están doblados. El espacio para la cabeza es suficiente en la parte trasera. Otro punto intermedio es que el pasajero delantero no cuenta con un reposabrazos, y solo el conductor goza de esta característica.

Independientemente de la versión, todos los Nissan Kicks 2018 son propulsados por un motor 1.6 litros de cuatro cilindros de aspiración natural que entrega 125 caballos de fuerza y 115 libras-pie de torque. La única transmisión para el mercado estadounidense es una CVT que finalmente se comporta como debería. Durante muchos años hemos criticados las transmisiones CVT de Nissan por ser ruidosas y lentas. Sin embargo, esta nueva versión se comporta más como lo que hemos visto por parte de Honda o Subaru, y tiene una relación más parecida a una automática convencional. El Kicks comparte su plataforma con el Nissan Versa, por lo que la tracción integral no está disponible, y únicamente encontramos la tracción delantera. Quienes quieran obtener tracción en las cuatro ruedas tendrán que subir de escalón a la Nissan Rogue Sport.

En las calles de San Diego, California, el Kicks se comportó de forma decente. Evidentemente su motor no es potente, pero su bajo peso no hace que se sienta en desventaja. Goza de una buena calidad de armado, y la dirección está muy bien balanceada, entregando la respuesta suficiente de lo que ocurre. Además, nos gustó su corto radio de giro, sobretodo en las calles más apretadas del centro de San Diego. En nuestra prueba de manejo tuvimos cambios de elevación y muchas curvas, y el Kicks se sintió bien, mostrando un buen agarre en las carreteras sinuosas. Sin embargo, notamos que el ruido de los neumáticos se cuela demasiado a la cabina a velocidades de carretera.

El conductor puede tener una muy buena visibilidad hacia afuera, ya que la posición del asiento y las grandes ventanas hacen que esto sea posible. Y la cabina en general es cómoda. Las ventanas del conductor y pasajero se pueden subir y bajar de forma automática con pulsar una vez el botón.

En general, Nissan equipó de forma correcta al Kicks 2018. Lo que es más, su bajo precio lo hará muy atractivo para los millennials, quienes buscan un vehículo accesible y fiable, pero que también tenga el estilo con el que puedan salir con sus amigos y sentirse orgullosos de lo que compraron. Y Nissan les ha dado exactamente eso. Si usted está buscando un vehículo por debajo de los $25,000 dólares, el Kicks debe de estar entre sus opciones.