Pruebas

A Fondo con el Mopar ’17 Challenger

485 hp en una edición especial.

485 hp en una edición especial.

Como parte de las celebraciones de su 80 aniversario, Mopar presentó en el pasado Auto Show de Chicago el Mopar ’17 Challenger, un vehículo que incorpora cualidades y accesorios únicos para distinguirse del resto de la alineación Challenger. Únicamente se producirán 80 modelos en color Pitch Black/Contrusion Blue y otras 80 unidades en color Pitch Black/Billet Silver y nosotros fuimos afortunados de tenerlo durante una semana.

Este Challenger está equipado con el motor 6.4 litros V-8 que produce unos potentes 485 hp y 475 libras-pie de torque. Toda esa potencia llega a las ruedas traseras a través de una transmisión manual de seis velocidades. Si uno tiene ojo de águila podrá identificar que tiene las mismas tomas de aire que el Hellcat. Estéticamente, es fácilmente distinguido por el capó y las insignias Shaker, además de sus diferentes colores y aspecto vintage.

En el interior vemos detalles más vintgae como los logos Tungsten Mopar en los anchos asientos de tela y una palanca con un pomo retro. Al ser un vehículo de edición especial, cada dueño recibirá una caja Mopar que incluye un tipo “certificado de nacimiento” en donde se indican las especificaciones del vehículo, fecha de manufactura y número de VIN, además de una pieza decorativa para su escritorio y un llavero de Mopar.

En entrevista con Motor Trend en Español, Robert Duronio, responsable de planificación de producto de Mopar, señaló que uno de los procesos más largos es el pintar el vehículo, ya que toma aproximadamente dos semanas en completarlo. Hasta hace un par de meses, se habían construido 33 vehículos, y al ser un modelo especial, se comenzarán a fabricar cuando el futuro dueño lo ordene.

Aunque se trata de un vehículo muy de nicho, el Mopar ’17 Challenger recibió mucha atracción cuando lo estuve manejando en Los Ángeles. Sin embargo, personalmente no fue muy de mi agrado. Para empezar, es un vehículo enorme y aunque no resulta tan difícil de manejar en la ciudad, puede ser un poco cansado después de pasar más de dos horas en el tráfico. La palanca de cambios tiene recorridos muy largos y parece que estamos haciendo ejercicio al hacer los cambios. Me pareció que las ranuras para cada marcha eran muy estrechas y muchas veces terminaba en quinta velocidad en lugar de tercera. El motor tiene una gran potencia, pero el tamaño del vehículo hace que este reciba mucho balanceo de la carrocería, algo que es muy notable durante el arranque y las curvas. Por el otro lado, el interior es muy cómodo, con gran espacio para las piernas, hombros y cabeza. La pantalla de ocho pulgadas con el sistema UConnect es fácil de operar y le entrega mucha modernidad a un interior vintage, algo que es interesante.

Tuve la oportunidad de manejar a San Diego, y aunque disfruté su manejo en carretera, su manejo en ciudad no fue tan amigable. Estacionarlo de forma paralela no es tan fácil debido a lo largo que es y el pedal del embrague es un poco rígido, por lo que resulta cansado después de pasar tiempo en el tráfico. Lo mejor hubiera sido obtener el motor del Hellcat, pero no estaba disponible debido a la alta demanda que tiene, según agregó Durnonio. Además de que el espacio para pasajeros es muy amplio, los asientos traseros son abatibles, por lo que podrá poner objetos largos, como una tabla de surf.

A final de cuentas, si a usted le interesa tener una de estas ediciones especiales, le gustará saber que su precio es de $55,790 dólares más gastos de envío. Los distribuidores Dodge alrededor de Estados Unidos están tomando los pedidos; los estados de California, Texas, Florida, Michigan, e Illinois son hasta ahora los que más pedidos han realizado.