Premios SUV of the Year

Mercedes-Benz GLC Coupe: Contendiente a la SUV del Año de Motor Trend 2018

Inútilmente perfecto

Inútilmente perfecto

Nos gusta: el desempeño de su modelo AMG; su calidad interior y la tecnología.

No nos gusta: utilidad y espacio comprometidos.

No es un todoterreno, tampoco una vagoneta, ni un auto deportivo: la Mercedes-Benz GLC Coupe está sin duda cerca del primer lugar de la lista de cosas inútiles. Pero es una evidencia de cómo han evolucionado las SUVs tras haber pasado como vehículos biplaza con capacidad todoterreno.

Es difícil hacer que algo así de alto y voluminoso se vea sexy y bajo, pero la GLC Coupe ejecuta la idea con más ímpetu que la GLE Coupe (que es más grande). Aún así, es polarizador. “Este es una GLC comprometida”, dijo Seabaugh, haciendo referencia a la ganadora de nuestra SUV del Año 2017. “¿Y para qué? ¿Una línea del techo con apariencia boba?” Sin embargo, el interior refinado y bien equipado obtuvo elogios más unánimes. “Una calidad muy superior e inmensamente impresionante”, dijo Loh. Priddle añadió: “Se siente uno especial al momento de abrocharse el cinturón”.

La versión de entrada es impulsada por un motor turbo de cuatro cilindros con 241 hp, mientras que el modelo GLC43 maquilado por AMG es impulsado por un V-6 biturbo con 362 hp. La GLC300 Coupe es más ágil y seria que la GLC300, ganadora de nuestro premio, y aunque el chasis no decepciona, tampoco emociona. Tan solo es silenciosamente competente, con un andar y una dirección mejor que la BMW X4. Por otra parte, la versión AMG es “notablemente veloz en línea recta”, dijo Walton, “y ofrece suficiente agarre para alcanzar una velocidad absurda en los tramos veloces”.

Aunque la GLC43 Coupe ofrece un rendimiento que coincide con su estilo, la GLC300 Coupe se enfoca simplemente en lo visual. En el contexto de la GLC300 tradicional (que ofrece la misma calidad y tecnología, además de una mayor utilidad por menos dinero), la Coupe se queda corta.