Premios SUV of the Year

Mercedes-Benz GLC 2016 es la SUV del Año de Motor Trend

Cómo obtener la victoria en un segmento candente

Cómo obtener la victoria en un segmento candente

Mercedes-Benz no es ajeno a nuestro premio SUV del Año. La venerable marca de Stuttgart ya se ha llevado dos veces nuestro premio, una vez en 2007 con la Clase GL de tres filas y la otra seis años antes, por la segunda generación de la GL.

Lo interesante es que la primera SUV de Mercedes-Benz orientada a civiles, la ML320 1998, no ganó nuestro premio SUV del año (principalmente porque no lo habíamos ideado todavía). Sin embargo, la ML320 se coronó como nuestra Camioneta del Año en 1998, sin duda apresurando la decisión de preparar un premio solo para vehículos tipo SUV. Después de ver cómo la Clase M ayudó a introducir el vehículo crossover de lujo tal y como lo conocemos hoy, nos parece adecuado que la totalmente nueva GLC sea la cuarta SUV con una estrella de tres picos en su capó en llevarse a casa uno de los premios del año de Motor Trend en menos de dos décadas.

2016 Mercedes Benz GLC 300 4Matic front three quarter

No podría llegar en un mejor momento para Mercedes. Decir que el segmento de los crossovers/SUV está en llamas no son palabras suficientemente fuertes para describirlo. Las SUV excepcionales pequeñas y medianas han alcanzado una masa crítica, mientras que otros segmentos eternamente sólidos, como el de los sedanes familiares, se están rezagando. Para el mes de agosto, las ventas de las pequeñas SUVs de lujo aumentaron un 25.4 por ciento en comparación con el año pasado. Recuerde además que, como son “premium”, estos pequeños vehículos basados en autos son mucho muy rentables para sus fabricantes. Esperamos que la GLC sea una agradable contribución a la línea inferior de Daimler, ya que Mercedes-Benz trae el arma adecuada a la pelea adecuada, precisamente en el momento apropiado.

Antes de llegar al porqué del premio, veamos la razón de ser de la SUV. La GLC reemplaza a la antigua GLK, la mal amada y cuadrangular mini utilitaria con cara de schnauzer, que se conocerá por siempre como el personaje más creíble en Sex and the City 2. Pero se olvidará de esa cosa vieja cuando conozca a su sustituto considerablemente mejorado. El nombre cambió de GLK a GLC para cumplir con la nueva convención de nomenclatura de Mercedes. Es bastante lógico si lo piensa por un minuto. Todas las SUV, excepto la Clase G preparada por la Bundeswehr, comienzan con las letras GL. Después la siguiente letra coincide con el segmento en el que compite; la SUV Clase A se convierte en la GLA, la Clase C se convierte en la GLC, y así sucesivamente. Fácil, ¿no?

La GLC en sí es una mezcla de componentes de Mercedes, específicamente el chasis y las partes mecánicas del Clase E, y tanto el interior como los componentes electrónicos del Clase C. Descubrimos que esta es una manera especialmente brillante de fabricar un crossover. “Uno de los factores decisivos para mí fue la decisión de usar la plataforma del Clase E y las características del Clase C”, dijo Alisa Priddle para explicar su voto. “Esa es la forma inteligente de diseñar un producto”.

2016 Mercedes Benz GLC 300 4Matic inteiror

El juez Mike Accavitti agregó: “En general siento que este es un excelente vehículo. Creo que sabrá que está entrando a un Mercedes tan pronto como abra la puerta de la GLC. La calidad de los materiales y la elegancia del diseño son muy consistentes con la propuesta y la reputación de la marca Mercedes-Benz”.

La plataforma en sí es la inteligente plataforma MRA (arquitectura trasera modular) de Mercedes, que en el futuro sustentará 10 modelos, incluyendo todo, desde el Clase C y Clase E hasta un próximo sustituto para la desaparecida Clase R. La distancia entre ejes de 113.1 pulgadas de la GLC está casi a la mitad entre el Clase C de 111.8 pulgadas y el Clase E de 115.7 pulgadas. La longitud adicional se traduce principalmente en espacio del asiento trasero, incluyendo espacio adicional para la cabeza si se le compara con una competidora directa como la Cadillac XT5.

2016 Mercedes Benz GLC 300 4Matic front end static

Como la GLC no tiene el elegante interior del Clase E, conozco varios alemanes a quienes les gusta bromear que es el Clase E más económico que se pueda comprar. El caso es que no están bromeando. El interior del Clase C es el mejor de su clase, y la mayoría de las personas no podrían diferenciarla de un Clase E de todas formas. “Esta cosa es simplemente agradable” dijo Christian Seabaugh. “Desde el momento en que entro me siento inmediatamente relajado. Los asientos son tan suaves como un sofá pero a la vez muy firmes. Todos los puntos de contacto se sienten como si costaran un millón de dólares”. Accavitti señaló: “Tiene una apariencia muy lujosa, con mucho cuero y madera. Me encanta cómo el sistema de infotenimiento le advierte que no se distraiga con él, ¡pero luego no puede evitar distraerse con todas esas impresionantes pantallas que muestra!”. Angus MacKenzie sintetizó bien el interior: “se ve caro y lujoso, como una mini Clase S. Establece el parámetro de referencia de una pequeña SUV lujosa”.

Nos gusta el exterior también. A diferencia de la rara GLK, que nunca se asemejó a ningún otro vehículo de Mercedes-Benz, la GLC es la mayor contribución del jefe de diseño Gorden Wagener en cuanto al estilo actual de Mercedes. “Me gusta la forma en que el nuevo lenguaje de diseño de Mercedes se traduce en esta SUV”, dijo Frank Markus. “Tiene una forma muy placentera, incluso aunque no sea tan emocionante”. MacKenzie dijo que la forma es “muy conservadora”, aunque Seabaugh dijo, “Es una ‘trucklette’ muy atractiva. Se ve casi como una Jeep Grand Cherokee desde la vista trasera de tres cuartos, pero en realidad es una inconfundible Mercedes”. Yo estoy de acuerdo con Seabaugh, en la medida en que esta es la primera vez que el nuevo lenguaje de Mercedes converge totalmente como un todo unificado. Si observa el auto desde cualquier ángulo notará que, además de ser claramente una GLC, no cabe duda de que también es un Mercedes.

2016 Mercedes Benz GLC 300 4Matic interior view

La única versión de la SUV no tan pequeña de Mercedes que tuvimos la oportunidad de probar fue la GLC300 4Matic. Bajo su capó gruñe el ubicuo M274, un motor 2.0 litros de cuatro cilindros turbocargado que desarrolla 241 caballos de fuerza y 273 libras-pie de torque. La potencia del M274 se canaliza primero a la transmisión automática de nueve velocidades de Mercedes, antes de repartirla a las cuatro ruedas. A pesar de que pesa 4,078 libras, la GLC300 llega a 60 mph en unos respetables 6.8 segundos y corre el cuarto de milla en 15.3 segundos a 89.7 mph; aunque dudamos que un cliente estadounidense llegue a solicitar una propulsión de esa magnitud. “Se siente muy parecido a un V-6”, dijo Chris Walton sobre el gruñido del pequeño motor, “y bastante bueno”. Scott Evans coincidió, “Todavía no puedo creer que sea un turbo de cuatro cilindros”, dijo. “Es muy rápido, y siempre tiene potencia disponible”. Si la GLC tuviera un punto mecánico débil, sería la transmisión de nueve velocidades. “En general la transmisión es buena”, continuó Evans, aunque dijo que hubo unos cuantos cambios rígidos que calificó como “desprovistos de carácter”. Angus comentó que la transmisión podría ser “un poco más consistente”.

Pero estas son las irregularidades ocasionales de un tren motriz que normalmente es excepcional. En su mayor parte, nos encanta la forma en que se conduce la GLC300. Algunos (como Angus) no quedaron totalmente satisfechos con el andar sobre las ruedas opcionales de gran diámetro. Las ruedas más pequeñas con neumáticos más anchos limaron sin duda las asperezas. Nuestros dos editores con sede en Detroit alegaron que esta mala calidad en el andar sería un infierno en los agresivos baches de Detroit. Markus, por ejemplo, comentó que la GLC “tenía un andar mucho más abrupto que el de la Cadillac XT5”, un auto que supuestamente se había calibrado para lidiar con el asfalto de Detroit deteriorado por la intemperie. Hubo cierta especulación de que tal vez la suspensión delantera se modificó ligeramente en el circuito de prueba, específicamente en la sección todoterreno de alta velocidad (involuntariamente). ¿Estaba desalineada, como afirmó Evans? Walton comentó que el volante era estrábico. O, como Mark Rechtin se preguntó, ¿acaso estábamos molestándonos por nimiedades? “El andar fue tambaleante y ajetreado”, dijo acerca de conducir en el estridente simulador de la autopista 110, “pero no fue nada grave”.

2016 Mercedes Benz GLC 300 4Matic instrument cluster 02

Regresemos a lo encantador que se siente conducir este vehículo. “Lo primero que observo es lo silenciosa que está la cabina”, dijo Evans. “A velocidades bajas, prácticamente no se escucha el ruido exterior”. Cierto, a velocidades de autopista hay ruido del viento, pero el auto hace un excelente trabajo para evitar que entre el ruido de la carretera y de los neumáticos. Y lo más importante, señaló Evans, es que la GLC300 “barre con la competencia” en términos de niveles de sonido. “La dirección es perfectamente fluida y está muy bien balanceada”, continuó. “La GLC traza las curvas con mucha más suavidad y madurez que la Jaguar F-Pace, que se siente saltarina en comparación”. Walton dijo que fue “fácil conducir por la ciudad; sin un mapeo de aceleración irregular y con frenos gentiles y predecibles”. Una vez en Cameron Road, Walton se encontró “alentándome a mí mismo, conduciendo cada vez más agresivamente porque la GLC simplemente se siente tan confiable, capaz y predecible”. El jefe Ed Loh, que no era el gran admirador de la GLC mientras se encontraba en el circuito de prueba, cambió de parecer en Tehachapi. Y Angus dijo que “se siente como el chasis más ágil de aquí, después de la F-Pace”. Nota: Esto es extremamente importante, ya que a Angus le encantan los Jaguar. En mi opinión, parecía como si se hubiera incorporado un poco de deportividad al chasis de la Mercedes.

Todo lo anterior hace hincapié en una SUV muy buena y cuidadosamente diseñada. Pero para entender por qué votamos por la GLC como la mejor de este año, vea lo que Jason Cammisa tiene que decir: “Este es un cambio abismal para una marca de lujo alemana. Es la primera vez que una SUV ha sido tan buena o mejor que el sedán de la categoría de precio equivalente en el que se basa. Cada SUV anterior se basó en un sedán, pero nunca había estado tan bien ejecutada. Los alemanes consideraban que los compradores de SUV eran más conscientes de los precios (y lo son) y que aceptaban más la mala calidad (lo hacen), por lo que las SUVs se diseñaban para venderse en grandes cantidades. Esta GLC parece haber sido diseñada para ser un buen Mercedes-Benz”.

La última parte tal vez sea la más importante. La GLC es un vehículo más pequeño que se siente tan perfeccionada como un Clase E, e incluso un Clase S. El W205 Clase C actual es el primer sedán pequeño de Mercedes en sentirse tan superior; la GLC es la primera SUV pequeña.

“Este es un producto ingeniosamente dirigido que ofrece una mezcla rentable de nueva tecnología y hardware tanto de las Clase C como de la Clase E, en un segmento candente del mercado y a un precio sorprendentemente asequible”, dijo MacKenzie. Asimismo, Seabaugh se esforzó por encontrar desventajas sobre la pequeña Benz. “La GLC es simplemente sólida”, dijo. “Supera seis de nuestros criterios sin titubear en lo más mínimo”. Priddle agregó: “Logra combinar una relajante elegancia y una ajetreada diversión. Es mi elección número 1”.

Analizar a los competidores dentro del segmento de la GLC también será de utilidad para entender nuestra decisión. Se lanzó directamente en contra de la Lexus RX y de la Cadillac XT5. Nombro a estos dos específicamente porque en una comparativa que realizamos antes de la SUV del Año con las tres, la Mercedes GLC barrió con el resto. “La GLC300 se lleva la medalla de oro”, escribió Chris Walton en ese momento. “No pierda de vista este vehículo para el premio a la mejor SUV del próximo año”. Hablando de presagios.

2016 Mercedes Benz GLC 300 4Matic rear three quarters in motion 02

¿Cómo compite la GLC contra las otras SUV alemanas que tienen ventas fuertes, como la Audi Q5 y la BMW X5? Son competidoras sólidas sin duda, pero la experiencia nos dice que la GLC lo hace todo mejor. Eso también se aplica a las competidoras más pequeñas en el segmento: Jaguar F-Pace, Maserati Levante, Porsche Macan, Acura RDX, Infiniti QX50 y Volvo XC60. Todas son SUV Premium agradables (algunas incluso hacen un buen trabajo imitando autos deportivos), pero ninguna es tan completa como la Mercedes-Benz GLC. Aunque no es un criterio oficial, ser la mejor en un segmento determinado ayuda en gran medida a asegura votos para el primer lugar.

Aunque no es la más sexy de las SUV, la GLC es sin duda la más inteligente. El diseño es sólido, el interior es de primera clase, la ingeniería es de lo mejor que se puede lograr en una SUV pequeña y la propuesta de valor es sólida. No tenemos datos de colisiones aún, pero el chasis del Clase E en el que se basa la GLC sustenta a uno de los autos más seguros en la carretera. Y a pesar de sorprendernos con su desarrollo de potencia, considerando que es solo de 2.0 litros significa que el motor también es terriblemente eficiente. Si una de nuestras categorías de clasificaciones pesara más que cualquier otra, sería la de Desempeño de la función esperada. ¿Hay alguna otra SUV premium pequeña que haga tantas cosas bien? ¿Y que satisfaga a tantos de sus clientes? No este año. Concederé la última palabra a Cammisa, ya que su opinión refleja la de todos nosotros. “Mercedes, definitivamente victoriosa”.