Pruebas

Mercedes-AMG GT R 2018: Primer Vistazo

577 caballos de poder.

577 caballos de poder.

Cuando coronamos al Mercedes-AMG GT S como nuestro Mejor Auto del Conductor el año pasado, señalamos que se trataba del “mejor auto deportivo que Mercedes jamás haya construido”. Así que es difícil de imaginar cómo se puede sentir una versión mucho más potente.

La Bestia del Infierno Verde (como se le conoce al AMG GT R), que pasó sus años de formación jugando en el circuito Nürburgring, parece muy diferente si lo comparamos con el modelo estándar. Tiene los guardabarros más anchos y una nueva fascia delantera con grandes tomas de aire. En lugar de la parrilla de serie con su barra horizontal que corre a través del logo de Mercedes, el GT R cuenta con la parrilla del AMG GT3. Las barras verticales se deslizan por la parrilla, dándole al modelo un aspecto totalmente nuevo. Por atrás, encontraremos una nueva fascia con un doble difusor. Hay dos cosas sobre el GT R que por supuesto no se puede perder: el gran alerón en la parte trasera, así como el exclusivo color “AMG Infierno Verde magno”.

Todavía más importante, el Mercedes-AMG GT R cuenta con más potencia a través del motor 4.0 litros V-8 twin turbo utilizado en los modelos GT de serie. Produce 577 caballos y 516 libras-pie de torque, un aumento sobre los 503 caballos y 479 libras-pie que tiene nuestro Mejor Auto del Conductor. Respaldado con la transmisión de doble embrague de siete velocidades, el auto de tracción trasera llega a las 60 mph en 3.5 segundos, aunque ese número podría ser conservador si consideramos que un AMG GT S que probamos logró el objetivo en 3.2 segundos. La velocidad máxima es de 198 mph.

El GT R utiliza aleaciones de aluminio para su cuerpo y chasis, así como magnesio en el frente y acero para la puerta del maletero. La fibra de carbono se ubica en los guardabarros delanteros, techo y el eje de transmisión entre el motor y transmisión. Con todo esto, el modelo pesa 3,428 libras para el modelo europeo.

El GT R cuenta con la dirección activa de las ruedas traseras, que debería de ser más responsivo a los movimientos del volante para mejorar su manejo. La suspensión es de tipo coil-over y se combina con la amortiguación AMG Ride Control que ofrece tres modos de manejo: Comfort, Sport y Sport Plus.

Por adentro, encontraremos los asientos AMG Performance tapizados en cuero Nappa y el material de microfibra DINAMICA. Los cinturones de seguridad amarillos son opcionales, al igual que el nuevo paquete Interior Night, que cuenta con acabados brillantes de color negro en las paletas de cambio, volante, bisel y los umbrales de las puertas.