Primer Manejo Pruebas

Mazda CX-5 2017: Primer Manejo

El modelo pasado ganó nuestra Gran Prueba. Ahora es tiempo de conocer el nuevo modelo.

El modelo pasado ganó nuestra Gran Prueba. Ahora es tiempo de conocer el nuevo modelo.

Desde su debut en 2012, la Mazda CX-5 ha sido elogiada amplia y consistentemente por su inspiradora dirección y confiable manejo, su dinámico y eficiente motor de cuatro cilindros, su cautivador exterior y su atractivo diseño interior. Incluso al final de su primera generación, la Mazda CX-5 siguió ganando comparativas como nuestra reciente Gran Prueba de crossovers pequeños 2016-2017. Con tres niveles de equipamiento y opciones que son fáciles analizar, Mazda ha simplificado las decisiones de compra, y no es sorpresa que haya sobrepasado al Mazda3 como el vehículo más vendido de la compañía, con un poco más de 112,000 unidades. Para 2017 esta excelencia permanece, y sin embargo hay un sinfín de modificaciones que mejoran aún más a la rediseñada CX-5.

Al ser un fabricante de autos de tamaño modesto en comparación con sus competidores, Mazda se enfoca en analizar los componentes y el sistema en el vehículo, encontrar una forma de mejorar su rendimiento, eficiencia o apariencia y luego diseñar piezas y métodos para alcanzar sus metas. Uno pensaría que tal estrategia sería la predominante en la industria automotriz, pero no es así; al menos no en el nivel detallado (podríamos decir, obsesivo) que existe dentro de Mazda.

¿Quiere algunos ejemplos? Los contornos de las manijas de las puertas se adaptan mejor al perfil de los dedos en vez de aletas de pingüino. Luego están las más de una docena de medidas adoptadas para asegurar la bastante notable reducción de los niveles de ruido en el interior: modificaciones en la parte inferior del auto, los limpiaparabrisas ocultos bajo la línea del capó, un parabrisas más grueso, pilares A con forma diferente (y más delgados), cristal lateral delantero acústico, muchos sellos adicionales en puertas y ventanas, un nuevo revestimiento interior del techo, superficies alfombradas que evitan que el sonido entre a la zona de carga y una bandeja inferior aerodinámica forrada de fieltro. Todo esto sin hacer trampa con la cancelación activa de ruido de los altavoces. Estos son algunos de los detalles sutiles y lujosos que se unen para formar un crossover muy por encima de su clase.

Para la CX-5 2017, Mazda se concentró en cuatro áreas principales: mejorar la respuesta de aceleración y la linealidad, reducir el ruido, la vibración y la dureza, mejorar la comodidad en el andar y mantener su dirección y manejo como los mejores de su clase. Mientas estaban en eso, los ingenieros de Mazda rediseñaron el exterior y el interior ya de por sí elegantes, para representar un vehículo crossover compacto más exclusivo, de modo que se diferenciara todavía más de sus muchos rivales. ¿Lo lograron? Sí, totalmente.

El exterior con su lengiaje de diseño Kodo, que aún es evocador, ha madurado de una manera contenida. Funciona. Hay una cohesión minimalista que no se ve como un tema pintado sobre un lienzo de dos compartimientos del crossover. La parrilla vertical más grande flota sobre los faros LED estándar, y estos elementos representan un rostro con más profundidad, sofisticación y presencia. Mazda se esforzó mucho para darle un perfil sutil y esculpido. De manera similar, en la parte trasera, las luces se estrechan y la atención se enfocó en simplificar el parachoque y el portón trasero.

Necesitaría micrómetros para verificarlo, pero la silueta de la CX-5 aumenta ligeramente su longitud (0.4 pulgadas) y anchura (0.1 pulgadas). Su techo es 0.4 pulgadas más bajo. En términos del espacio que ocupa, la distancia entre ejes se reduce 0.1 pulgadas, pero la anchura del eje aumenta por casi 0.4 pulgadas al frente y 0.3 pulgadas atrás. Las dimensiones interiores de la CX-5 se reducen por fracciones de una pulgada, pero el espacio para las piernas del asiento trasero aumenta 0.3 pulgadas, y hay una sensación de holgura proveniente de los respaldos de los asientos, que ahora se reclinan de 24 a 28 grados (en vez de una posición fija de 22 grados) para más comodidad.

Los compradores de “cajas planas” se complacerán en saber que la sección de carga ya no tiene un ligero escalón cuando los asientos traseros se doblan hacia delante, pero la consecuencia es un piso ligeramente levantado (2.2 pulgadas) que reduce el volumen total por 3.2 o 5.2 pies cúbicos con los asientos traseros levantados o plegados, respectivamente. Las medidas totales siguen siendo competitivas: 30.9 pies cúbicos nominales y 59.6 pies cúbicos máximos. La parte trasera ahora tiene la opción de asistencia eléctrica y altura programable.

Particularmente en el nivel de equipamiento Grand Touring con tratamiento en dos tonos, el renovado interior tiene un diseño lujoso que evoca el modernismo clínico de Audi. Aunque gran parte del aparellaje es igual que en el modelo anterior, la nueva apariencia enfatiza la simetría, simpleza y una operación intuitiva. La apariencia visual del tablero es menos monolítica, y ahora el panel es esculpido y con costuras. La pantalla táctil a todo color de 7.0 pulgadas que viene como equipamiento estándar es ahora independiente, como en los vehículos Mercedes-Benz.

El paquete Grand Touring Premium opcional que condujimos contaba con asientos de cuero perforados con doble costura además de un asiento del conductor eléctrico de ocho posiciones con soporte lumbar eléctrico. Tanto los asientos delanteros como traseros cuentan con calefacción. Este paquete de $1,830 dólares incluye también un head-up display con reconocimiento de señales de tráfico, un asiento del conductor con memoria, un asiento del pasajero delantero eléctrico, volante con calefacción y descongelador de limpiaparabrisas. Si los diseñadores de interiores de Mazda estaban buscando un ambiente convencional y exclusivo, lo lograron.

2017 Mazda CX 5 front three quarter 04

Todas las CX-5 2017 son impulsadas por un motor 2.5 litros de cuatro cilindros modificado que produce 187 hp y 185 libras-pie de torque, acoplado a una transmisión automática recalibrada de seis velocidades. (El nivel de equipamiento Sport MT con su motor de 2.0 litros desapareció.) Aún hay tres paquetes de nivel de equipamiento: el Sport que tiene un precio inicial de $24,985 dólares con tracción delantera y $26,285 con tracción total. Puede agregar $1,870 dólares a cualquiera de estos paquetes para obtener el paquete Touring, o $5,350 por el Grand Touring. Todas las CX-5 cuentan con vectorización de torque, lo cual arregla efectivamente el comportamiento en las curvas, aparentemente por telepatía y sin usar los frenos.

El ahorro de combustible sigue siendo el mismo para la variante de tracción total, en 23/29/26 mpg en ciudad/carretera/terreno combinado, pero aumenta a 24/31/27 mpg en los modelos con tracción delantera. El equipamiento de serie incluye ruedas de aleación de 17 pulgadas, apertura con control remoto, encendido mediante botón, faros LED, espejos laterales eléctricos del color de la carrocería, un alerón de techo y limpiaparabrisas intermitentes variables. En el interior, el sistema de infotenimiento intuitivo cuenta con radio HD y dos puertos USB. Un reproductor de CD no sobrevivió el recorte de este año, y tristemente tampoco están disponibles Apple Car Play o Android Auto. Mazda nos aseguró que esta última característica podría requerir tan solo una actualización de software en caso de que los clientes la exijan. Nosotros definitivamente la exigiremos. Además, una nueva pantalla a color de 4.6 pulgadas se une al velocímetro y al tacómetro en el panel de instrumentos. Seis bolsas de aire, una cámara de visión trasera y un sistema de frenado automático de baja velocidad completan las características de seguridad.

El nivel de equipamiento Touring agrega faros autonivelantes, ventilas del aire acondicionado para los pasajeros traseros, dos puertos USB traseros y vidrio de privacidad. Las superficies de los asientos cambian de tela a cuero sintético con imitación gamuza, el sistema del aire acondicionado pasa de manual a automático de doble zona y entrada sin llave. El equipo de seguridad se expande para incluir monitoreo de punto ciego y alerta de cruce de tráfico en la parte trasera.

Casi la mitad de los compradores de la CX-5 terminan decidiéndose por el ambiente convencional exclusivo. Como tal, el nivel de equipamiento Grand Touring agrega ruedas de 19 pulgadas, faros automáticos con seguimiento de curvas, faros antiniebla y luces traseras LED, espejos calefaccionados/de atenuación automática, limpiaparabrisas automáticos, portón trasero eléctrico, asientos de cuero, quemacocos, un sistema de audio Bose de 10 altavoces mejorado con radio satelital y navegación. La red de seguridad se expande al control de velocidad crucero adaptivo basado en radar con capacidad de parada-arranque automático, aviso/asistencia de salida de carril y luces altas automáticas.

2017 Mazda CX 5 front side

En las pruebas de la generación anterior, elogiamos el confiable manejo de la CX-5, líder de su clase, su respuesta intuitiva de la línea motriz y su aceleración competitiva. Para ser claros, la versión 2017 es aún mejor. La aceleración y la transmisión reaccionan con rapidez ante el pie derecho del conductor. Mazda optó por mantener la sensible transmisión de seis velocidades por esta misma razón: otros fabricantes de autos han agregado engranajes y por ende sufren de reducciones de triples engranajes al exprimir, exprimir y seguir exprimiendo el acelerador. Además, la CX-5 no salta a la marcha más alta cuando se abre parcialmente el acelerador ni oscila agonizantemente, como algunos competidores equipados con CVT. Esta inmediatez se agudiza aún más con el botón deportivo. Puesto que los pesos en vacío anterior y nuevo reportados tienen una diferencia de solamente 66 libras y la potencia de motor aumentó solo 3 caballos de fuerza, vamos a predecir que la aceleración del Grand Touring AWD será la misma, una carrera competitiva de 7.8 segundos hasta 60 mph.

A pesar de rediseñar sus amortiguadores para tener menos fricción y provocar como resultado un andar más dócil, la CX-5 no flota ni holgazanea…nunca. Ciertamente, Mazda mantuvo el confiable manejo distintivo de la CX-5 (ahora con bujes de brazo de control llenos de fluido) y la rectitud mejorada de la dirección (ahora con una cremallera rígida montada). El peso de la dirección se volvió un poco pesado esta vez, pero es algo bueno. En realidad, es una cualidad única en esta clase ofrecer un andar tan aislado y cómodo, manteniendo a la vez un manejo líder en su clase.

Gracias a un incesante proceso de análisis, ajuste, diseño y pruebas la Mazda CX-5 2017 ha sido mejorada en comparación con el ya de por sí destacado modelo anterior. En la Gran Prueba del año pasado, la Mazda CX-5 fue aún lo suficientemente buena como para ganar en un grupo de nueve competidores, superando por una escasa ventaja a una Honda CR-V que también se encontraba en la recta final del ciclo de su modelo. Ahora que la Mazda y la Honda se han rediseñado (y perfeccionado) para 2017, va a ser bastante difícil determinar cuál es el mejor crossover compacto del grupo.

Mazda CX-5 2017
PRECIO BASE $24,985-$26,285 dólares
ESQUEMA DEL VEHÍCULO Motor delantero, FWD/AWD, 5-pasajeros, SUV de cuatro puertas
MOTOR 2.5L/187-hp/185-lb-ft DOHC 16-válvulas I-4
TRANSMISIÓN Automática de 6 velocidades
PESO EN VACÍO 3,550-3,650 lb (fabricante)
DISTANCIA ENTRE EJES 106.2 pulgadas
LARGO X ANCHO X ALTO 179.1 x 72.5 x 65.3 pulgadas
0-60 MPH 7.6-7.8 seg (Estimado Motor Trend)
AHORRO DE COMBUSTIBLE SEGÚN EPA 23-24/29-31/26-27 mpg
CONSUMO DE ENERGÍA EN CIUDAD/CARRETERA 140-147/109-116 kW-hrs/100 millas
EMISIONES CO2, COMBINADAS 0.73-0.76 lb/milla