Novedades

Lincoln Navigator 2018: Primera Prueba

El nuevo estándar del mundo. Perdón, Escalade

El nuevo estándar del mundo. Perdón, Escalade

Durante décadas, tener un Lincoln significaba haber alcanzado el éxito. Los Lincoln no solo eran símbolos de riqueza y éxito, sino que también eran realmente lujosos (para su época), tanto en el interior como en el exterior. Lincoln ha estado intentando desesperadamente recuperar el estatus de lujo durante los últimos años, y finalmente lo logró con la nueva Navigator 2018.

La Lincoln Navigator siempre ha sido una excelente SUV grande de carrocería sobre bastidor, pero en definitiva los modelos anteriores eran derivados de un producto de Ford. No se puede decir lo mismo del modelo 2018. Es cierto que debe su existencia a la Ford Expedition sobre la que está basada, pero la relación de Lincoln con el contenedor de piezas de Ford no es tan obvia esta vez, en especial una vez que entramos al interior.

Nuestro vehículo de prueba era una Navigator 4×4 Black Label 2018, con un precio de casi seis cifras incluso antes de comenzar a agregarle equipamiento opcional. Una vez que agregamos el paquete de entretenimiento para el asiento trasero con un costo de $1,995 dólares, la pintura exterior Chroma Molden Gold de $1,750 dólares, los asientos Perfect Position de $1,250 dólares con masaje Active Motion y el sistema de gestión de carga por niveles de $420 dólares, el precio de este vehículo alcanzó la deslumbrante cifra de $100,315 dólares. ¿Se siente como un vehículo que valga los cien mil dólares? Así es. Por supuesto.

Ya lo dijimos en nuestro Primer Manejo, pero lo diré de nuevo: Lincoln dio en el clavo con el interior de esta SUV. Nunca se sentirá como si estuviera en una Expedition “recalentada”. Los materiales y el diseño transmiten perfectamente la sensación de que está entrando a un genuino vehículo de lujo. La pantalla táctil central autónoma de 10.0 pulgadas ejecuta una versión de Sync 3 de Ford, pero los nítidos gráficos y los sensibles controles táctiles hacen que la unidad se sienta de mucha mayor calidad. La pantalla digital de medidores de 12.0 pulgadas se siente también apropiada para un vehículo de seis cifras. Al conducir, el panel de instrumentos es predominantemente negro con muy pocos gráficos para formar el velocímetro y el tacómetro. Es sencillo, elegante y efectivo al mismo tiempo. Pero al accionar la perilla para seleccionar el modo de manejo, la pantalla cobra vida con vibrantes colores y movimiento, ya que cada uno de los siete modos de la Navigator 2018 tiene su propia secuencia de animación colorida.

El factor sorpresa continúa mientras vemos hacia adelante y observamos el head-up display que se incluye como equipamiento de serie en la versión Black Label y es inusualmente amplia. La proyección es de gran tamaño pero no distrae, y es lo bastante brillante como para poder verla claramente durante el día. Y a diferencia de muchos otros vehículos en los que uno tiene que andar rebuscando por el tablero el ajuste de altura o el regulador de intensidad, los controles del head-up display están ubicados, de manera conveniente, en el volante.

Y luego tenemos los asientos delanteros Perfect Position de 30 posiciones, que vimos primero en el Continental. Los únicos asientos tipo cubo basados en el tema espacial de la cabina con cojines de apariencia futurista que se adaptan a su cuerpo mientras juega con todos los controles ubicados en la puerta. Tardará un poco en encontrar su ajuste ideal, pero una vez que lo haga, el asiento delantero se sentirá muy cómodo. El masaje Active Motion me pareció tan relajante como cualquier otra experiencia de masaje que haya experimentado en un Mercedes.

Los asientos individuales de la segunda fila también son cómodos; ofrecen mucho espacio para las piernas además de almacenamiento en la consola central, y puertos USB debajo de los controles del aire acondicionado trasero e integradas en las pantallas de entretenimiento traseras opcionales. Los asientos individuales son los únicos que se ajustan en forma manual; esto los hace sentirse un poco fuera de lugar en un vehículo que cuesta más de $100,000 dólares. Pero si ignora ese detalle, disfrutará de una experiencia de primera clase con un lujoso descansabrazos y controles para el sistema estéreo Revel Ultima con 20 altavoces, que suena increíble. Si opta por pagar la opción de las pantallas traseras duales contará también con entretenimiento a bordo, ya que podrá transmitir contenido desde su dispositivo móvil de manera inalámbrica a través de Miracast. Pero aunque esas pantallas de 10 pulgadas son agradables, los botones capacitivos en la parte inferior hacen que el proceso de navegar por los menús sea incómodo. En realidad deberían haber sido pantallas táctiles.

Al igual que la Expedition, la Navigator tiene una tercera fila apta para adultos. Puede uno sentarse sin tener que agacharse y puede acomodarse contra el respaldo, lo cual hace que el asiento de banca trasero sea lo bastantemente cómodo como para viajes por carretera. Además, cuenta con un amplio espacio para las piernas y es posible reclinar los respaldos de los asientos, aunque tal vez su cabeza haga contacto con el cristal trasero eventualmente. Y al igual que la Expedition, todos los asientos traseros de la Navigator pueden abatirse totalmente mediante interruptores en la zona de carga. Solo tenga cuidado al bajar los asientos de la segunda fila si tiene el paquete de entretenimiento trasero, ya que los reposacabezas golpean las pantallas muy duro.

Aunque la mayoría de los “mimos” se ofrecen dentro de la Navigator, la experiencia comienza en el exterior con los estribos eléctricos, que se bajan automáticamente, y los detalles con luces LED en los faros y el emblema de la parrilla, que se ilumina lentamente a medida que se acerca con la llave en su bolsillo. Una de las cosas más interesantes sobre el logotipo de Lincoln iluminado es que su apariencia es cromada cuando no está encendida. El resto del exterior se ve muy distinto a la Expedition, pero no nos prepara para lo que está ocurriendo en el interior.

La Navigator tiene un buen andar para ser una SUV de carrocería sobre bastidor; es un poco más cómoda que su contraparte Ford gracias a un juego de amortiguadores adaptativos electrónicos. Las ruedas de 22 pulgadas y los neumáticos de bajo perfil transmiten más impactos a la cabina de lo que podría uno desear en un auto de lujo, pero tenemos que admitir que son algo necesarios para poder lograr esa apariencia ultra lujosa. Andar sobre ruedas de 20 pulgadas simplemente ya no es suficiente. Aparte del ocasional ruido de los neumáticos debido a las imperfecciones en la carretera, la cabina de la Navigator es excepcionalmente silenciosa. Se siente uno aislado del mundo exterior, como debería ser en un buque insignia de lujo.

Sometimos a la SUV de lujo a nuestra serie usual de pruebas y quedamos impresionados con su aceleración. La Navigator 2018 cuenta con la versión de alta potencia del 3.5 litros EcoBoost V-6 biturbo que también se usa en la F-150 Raptor, lo que significa que dispone de 450 hp y 510 libras-pie de torque a nuestro alcance. Esos 75 hp y 40 libras-pie adicionales en comparación con la Expedition 2018 ayudaron a la Navigator a alcanzar las 60 mph en 5.9 segundos, 0.3 segundos más rápido que la Ford, a pesar de que la Lincoln pesa casi 400 libras más. Esa ventaja de 0.3 segundos se mantuvo en el cuarto de milla, en donde la Navigator tardó 14.5 segundos en recorrer esa distancia con una velocidad de detención más alta de 94.9 mph. La Cadillac Escalade, con su motor V-8 de 6.2 litros, 420 hp y 460 libras-pie, es casi tan rápida como la Navigator con 5.9 segundos de 0 a 60 mph y 14.4 segundos en el cuarto de milla, aunque nuestro último vehículo de prueba tenía una ventaja de peso de casi 300 libras. El resto de los competidores con carrocería sobre bastidor se quedan cortos en cuanto a la aceleración, respecto a la Navigator. Una Infiniti QX80 2015 necesitó 6.3 segundos para alcanzar las 60 mph, y una Lexus LX 570 2015 necesitó 7.0 segundos. En comparación con la Navigator anterior, que contaba con un motor EcoBoost de primera generación, el nuevo modelo 2018 es 0.3 segundos más rápido de 0 a 60 mph y 0.4 segundos más veloz en el cuarto de milla.

Estando detrás del volante, la Navigator se siente tan rápida como los resultados de la prueba sugieren. La ráfaga de potencia no comienza inmediatamente después de presionar el pedal como en un V-8, pero no hay que esperar mucho. A velocidad de carretera puede aplicar solo un poco de aceleración para despertar a la transmisión automática de 10 velocidades y hacer que baje a una marcha apropiada para rebasar. Al pisar el acelerador fuertemente el V-6 biturbo emite un sonido fuerte y agradable, pero quienes estén cambiando su Escalade o Infiniti tal vez extrañen ese rugido del V-8.

Si acostumbra a manejar rápido, tenga en cuenta que necesitará de una distancia considerable para detenerse. La Navigator frenó de 60 a 0 mph en 132 pies, solo 1 pie menos que la Escalade. Una QX80 con un peso de 6,013 libras necesitó solamente 123 pies y una LX 570 con un peso casi igual al de la Lincoln pudo detenerse en 125 pies. Sin embargo, el equipo de prueba no reportó problemas de estabilidad durante la carrera de frenado y dijeron que la capacidad de la Navigator para detenerse era sólida. Y aunque no debe uno confiar en la tecnología de seguridad activa para salvar su pellejo, la Black Label dispone de un sistema de advertencia de colisión trasera con frenado automático como equipamiento de serie y un sistema de control de velocidad crucero adaptivo que puede reducir la velocidad hasta detener el vehículo por completo y reanudar el avance cuando estamos en el tráfico.

La Lincoln completó nuestra pista en forma de ocho en 27.8 segundos con un promedio de 0.64 g, un tiempo más rápido que una Infiniti QX80 2015 (28.3 segundos) y que una Lexus LX 570 2015 (27.9 segundos). Sin embargo, la Cadillac Escalade superó a la Navigator en el circuito con un tiempo de 27.4 segundos, al igual que las opciones monocasco como la Mercedes-Benz GLS 550 (27.5 segundos) y la Range Rover HSE (27.7 segundos). El director de pruebas Kim Reynolds comentó que en esta prueba, a la que la mayoría de los propietarios nunca someterían a sus Navigator, puede uno sentir el peso y notar algunos movimientos de la carrocería bastante fuertes.

Pero en la calle, la Navigator se maneja mejor de lo que podría uno esperar de un vehículo que pesa más de tres toneladas. Por lo general, otras SUV de este tamaño traen a la mente términos náuticos cada vez que pedimos a las ruedas delanteras que hagan algo más que avanzar en línea recta, pero la Navigator se siente extraordinariamente sensible en las curvas. No debería entrar a una rampa de acceso demasiado rápido en algo de este tamaño, pero si le apetece puede hacerlo con relativa confianza en la Navigator. El radio de giro es también razonablemente bueno para una SUV grande, lo que nos facilita realizar las vueltas en U en un solo intento. La dirección es ligera con un radio lento, pero eso ayuda cuando uno se estaciona y necesita realizar pequeñas correcciones.

Hablando de estacionamiento, a quienes les intimida el tamaño de la Navigator tal vez sean menos aprensivos una vez que estén detrás del volante. Dejando de lado un gran punto ciego al mirar sobre su hombro izquierdo (gracias a un pilar B extra grueso), la visibilidad es buena. Uno se acostumbra a la elevada posición del asiento y se sentirá vulnerable y expuesto en el instante en que vuelva a conducir algo más pequeño. Maniobrar en lotes de estacionamiento estrechos siempre será algo desafiante para la Navigator de 17.5 pies de largo y 6.5 pies de ancho, pero el sistema de cámaras de 360 grados que se incluye como equipamiento de serie en la Black Label alivia algo de la tensión en tal situación. La cámara de reversa es clara y cámara de 360 grados es bastante precisa. Me gusta el hecho de que pueda activar la cámara en cualquier momento con un botón fácil de encontrar, justo debajo de la pantalla. Si no se anima a estacionar en paralelo una gigantesca SUV por su cuenta, la función Active Park Assist, que se incluye como equipamiento de serie en la Black Label, puede hacer la mayor parte del trabajo por usted. Solo encuentre un espacio adecuado, siga las instrucciones y listo.

Puede conseguir una Navigator por menos de $100,000 dólares, pero creo que es mejor la versión Black Label. Realmente podemos ver que esto es lo mejor que Lincoln tiene para ofrecer, y es impresionante. La Navigator está más cerca del nivel de la Mercedes GLS (que es más pequeña) y de la Range Rover en términos de calidad, pero la Lincoln es mejor en ciertas áreas. También ofrece sin duda un mejor valor, ya que la Navigator alcanza el máximo nivel a un precio de poco más de $100,000 dólares, mientras que los vehículos de tres filas de Mercedes y Land Rover pueden ir mucho más arriba de esa cifra.

Para los que somos demasiado jóvenes como para recordar el apogeo de Lincoln, la Navigator ofrece una muestra del glamur y lujo que solo hemos escuchado de nuestros abuelos o visto en las películas en blanco y negro. Sin duda, esta era en la historia de Lincoln será igual de legendaria para las futuras generaciones.

Lincoln Navigator 4×4 Black Label 2018
PRECIO BASE $94,900 dólares
PRECIO DEL VEHÍCULO A PRUEBA $100,315 dólares
ESQUEMA DEL VEHÍCULO Motor delantero, 4WD, 7-pasajeros, SUV de 4 puertas
MOTOR 3.5L/450-hp/510-lb-ft* doble turbo DOHC 24-válvulas V-6
TRANSMISIÓN automática de 10 velocidades
PESO EN VACÍO (DISTRIBUCIÓN DELANTERA/TRASERA) 6,162 libras (49/51%)
DISTANCIA ENTRE EJES 122.5 pulgadas
LARGO X ANCHO X ALTO 210.0 x 78.8 x 76.3 pulgadas
0-60 MPH 5.9 segundos
CUARTO DE MILLA 14.5 segundos @ 94.9 mph
FRENADO, 60-0 MPH 132 pies
ACELERACIÓN LATERAL 0.77 g (promedio)
PISTA EN FORMA DE OCHO 27.8 segundos @ 0.64 g (promedio)
AHORRO DE COMBUSTIBLE, SEGÚN LA EPA 16/21/18 mpg* ciudad/carretera/terreno combinado
CONSUMO DE ENERGĪA, CIUDAD/CARRETERA 211/160 kW-hrs/100 millas
EMISIONES CO2, COMBINADAS 1.08 lb/milla
* Los números de caballos de fuerza y torque son derivados con gasolina de 93 octanos; Los números de la EPA son con gasolina de 87 octanos.