Pruebas Truck of the Year

Chevrolet Colorado 2016 es la Camioneta del Año de Motor Trend

De vuelta en la silla de montar.

De vuelta en la silla de montar.

En caso de que no sea un lector frecuente de esta revista o de que se haya perdido todos los anuncios comerciales durante los últimos doce meses, la nueva camioneta mediana Chevrolet Colorado 2015 ganó nuestro premio Camioneta del Año 2015. Chevy se arriesgó para fabricar la mejor camioneta mediana desde cero, y vaya que lo logró. En este punto tal vez el lector se pregunte: “¿Cómo volvió al ataque tan solo un año después? ¿Cómo diablos ganó …de nuevo?”

La respuesta a la primera pregunta es simple. Para 2016, la Colorado está disponible con un motor diésel Duramax de 2.8 litros y cuatro cilindros en línea que produce 181 caballos de fuerza, lo que la convierte en la única camioneta mediana en ofrecer un motor así (junto con su prima, la GMC Canyon). Esta es una adición importante en el tren motriz y es suficiente para garantizar una invitación a defender el título. En cuanto a la última pregunta, la respuesta es un poco más compleja, pero no por ello menos convincente.

Excelencia en ingeniería

Comencemos con lo que probablemente sea el criterio más importante, que se relaciona con la capacidad, el desempeño dinámico y el disfrutar su manejo en general. “Lo que realmente se destaca aquí es simplemente el tamaño pequeño y el peso más liviano de la camioneta, gracias a lo cual consta de una dirección ágil y un manejo diestro”, dijo Reynolds, “y todo esto gira en torno a un motor que ofrece un ahorro excelente”.

A decir verdad, la Colorado no es tan pequeña ni tan ligera. En esencia tiene el mismo tamaño que la nueva Tacoma ampliada y es unas cientos de libras más pesada, pero está diseñada para que al conducirse se sienta pequeña y ligera, más parecida a un crossover que a una camioneta. “La diferencia entre la Tacoma y la Colorado es la noche y el día”, dijo Seabaugh. “Mientras que la Tacoma parece de la vieja escuela y se asemeja más a una camioneta, la Colorado se conduce como el futuro de las camionetas pequeñas”. Esta disparidad subjetiva se extiende a la pista de pruebas, en donde las Colorado 4×2 y 4×4 superaron a sus contrapartes Tacoma tanto en aceleración lateral como en frenado de 60 a 0. En la pista de arrancones, las Colorado aceleraron de 0 a 60 en 8.6 (LT) y 9.5 (Z71) segundos, y recorrieron el cuarto de milla en 16.5 a 82.1 mph (LT) y 16.9 a 78.9 (Z71).

Ninguno de sus tiempos fue notable, especialmente si lo comparamos con las estadísticas de mayor velocidad de las Tacoma, pero el comportamiento de las Colorado en la carretera convenció a nuestros jueces de que el Duramax era el motor más potente y gratificante entre las contendientes de tamaño mediano. “Es un deleite conducirla”, comentó Kong. “No parece esforzarse, tensionarse o agotarse”. Loh agregó: “El torque del diésel brinda mucha confianza al remolcar. Incluso al tirar del remolque con carga máxima, la pequeña Colorado roja nunca pareció estresarse demasiado”. Sin duda, a pesar de arrastrar un remolque de 7,600 libras, la Colorado LT logró recorrer el cuarto de milla en 23.4 segundos, superando fácilmente a la Tacoma SR5 y su ancla de 6,700 libras en 24.1.

En la prueba de carga útil en subida y bajada en las 11.2 millas de la presa Davis, cada una de las Colorado llevaba 500 libras en la caja. Aunque, detrás del volante, las 500 libras se sintieron más bien como 50. Al subir por la agotadora pendiente, las 369 libras-pie de torque del motor Duramax (desde 2,000 rpm) solo pidieron que mantuviéramos el acelerador presionado (generalmente ni siquiera requirió un cambio descendente) para empujar con total facilidad a una Colorado cargada. “Su velocidad fue consistente y realmente no mostró señales de que transportaba una carga pesada”, dijo Seabaugh. El tiempo de prueba de frustración de 50 a 70 mph de la LT de 8.3 segundos quedó por atrás de los 7.0 de la Tacoma SR5, pero su suave repunte cargado de torque fue apacible, tranquilo y sereno en comparación con los múltiples cambios hacia abajo del V-6 de la Tacoma.

Desde el exterior de la cabina, el Duramax exhibió un estrépito de diésel notable pero no molesto. Por el contrario, desde el interior de la cabina, el Duramax casi logró un silencio de biblioteca gracias a su aislación acústica adicional en el panel y a la cobertura del motor, así como un amortiguador pendular centrífugo de vibración en el convertidor de torque del Hydra-Matic 6L50, un truco de ingeniería que cancela las vibraciones de torsión del motor.

Al bajar la pendiente de la presa Davis, el sistema estándar de frenos de escape diésel inteligente de la Colorado, que heredó de la Silverado HD, utilizó el poder de compresión del motor para ayudar a mantener la velocidad y reducir el desgaste de los frenos. Como resultado, no hubo necesidad de realizar cambios hacia abajo de forma manual para activar el frenado del motor; solo bastó soltar suavemente el acelerador y bajar por la pendiente con tranquilidad y sin interrupciones.

Eficiencia

El nuevo motor Duramax tiene un ahorro de combustible según la EPA de 22/31/25 mpg en ciudad/carretera/terreno combinado para los modelos con tracción en dos ruedas y 20/29/23 mpg para los modelos con tracción en las cuatro ruedas. Pero según nuestra propia prueba Real MPG, podemos confirmar que la diésel Colorado es por mucho la camioneta mediana más ahorradora de combustible del mercado. Con cifras de 23.2/31.4/26.3 mpg, los números de la Colorado LT Duramax 4×2 se asemejan más a los de un sedán Malibu de 1.5 litros (20.8/34.3/25.3), superando la clasificación combinada del pequeño motor de gasolina por 1 mpg. Para que tenga una idea de cómo se puede comparar con una camioneta de gasolina, la Tacoma SR5 4×2 con un motor V-6 de 3.5 litros ostenta cifras de la EPA de 19/24/21. (No pudimos obtener las cifras de la prueba Real MPG de esta camioneta.) Para un motor de gasolina, las cifras de la Tacoma son excelentes (casi en la cima del grupo que no es de diésel, de hecho), pero a la luz de la Colorado Duramax, sus puntuaciones la hacen ver como si estuviera usando el V-8 de 5.7 litros de la Tundra.

¿Prefiere usted una 4×4 para ir a donde sea con neumáticos ruidosos? La Trail Boss Duramax Z71 que cuenta con los neumáticos Goodyear Wrangler DuraTrac logró cifras aún más impresionantes de 25.5/29.3/27.1. Para poner esos resultados en contexto, aunque de gasolina a diésel, la Tacoma TRD Off-Road con neumáticos Goodyear All-Terrain Adventure más orientados a la carretera logró 15.8/21.8/18.1.

Desde luego que el Duramax no es el único motor eficiente de la Colorado. Los motores de gasolina I-4 de 2.5 litros y V-6 de 3.6 litros ofrecen el mejor ahorro de combustible de su clase (o lo igualan).

Valor

El Duramax, disponible en los niveles de equipamiento Z71 y LT, viene con un recargo de $3,730 dólares más que el V-6 de gasolina. Pero se requieren otras opciones cuando se selecciona el motor diésel. Para la Z71 se requiere el paquete Trailering, un aumento de $3,980. Si opta por el nivel de equipamiento LT, se agregarán automáticamente un diferencial trasero con bloqueo (estándar en el Z71) además de los paquetes Safety y Convenience, lo que eleva el costo más de $5,000. Pero creemos que el dinero vale la pena. “Este motor diésel es maravilloso”, dijo Seabaugh. “El hecho de que pueda remolcar 7,600 libras y promedie 24 mpg después de dos circuitos de conducción mixta dice mucho sobre este motor. Además, el diésel suaviza los cambios de la transmisión y, en esencia, le da menos trabajo qué hacer, ya que la caja de engranes no tiene que buscar los cambios para hacer que la camioneta avance; la enorme curva de torque se encarga de eso. Desconozco la razón por la que alguien compraría otro motor en esta camioneta”.

Si su cartera puede pensar más allá de Seabaugh, tanto el I-4 2.5 como el V-6 3.6 representan valores sólidos y competitivos en su clase. Por ejemplo, una camioneta 4×2 base con motor I-4, caja larga y cabina extendida tiene un precio inicial de menos de $21,000 y una Z71 V-6 4×4 con caja corta y doble cabina bien equipada cuesta alrededor de $37,000. De cualquier forma, cada una tiene como equipamiento estándar una transmisión de seis velocidades, frenos de disco en las cuatro ruedas, portón trasero con seguro y una cámara de reversa con líneas de guía dinámicas.

Además, muchas de las opciones de la Colorado son placenteramente razonables: navegación por $495, protector de caja (aerosol) por $475 y un paquete Safety que incluye alerta de colisión delantera y aviso de salida de carril por $395; así que para personalizar la camioneta ideal no es necesario desequilibrar el presupuesto.

Seguridad

La Colorado también cuenta con seis bolsas de aire, control de estabilidad con mitigación de volcaduras, asistencia de arranque en pendientes y control de descenso en pendientes (Z71).

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras todavía no ha probado la Colorado, lo que deja al Instituto de Seguros para la Seguridad en Carreteras y su prueba de choque frontal con superposición moderada como nuestra única referencia. Por fortuna, la buena noticia es que la Colorado (bueno, la GMC Canyon) recibió la puntuación más alta (Good), que se traduce en lo siguiente: “Las [mediciones] tomadas del maniquí indican un bajo riesgo de cualquier lesión considerable en un choque de esta magnitud”.

Avance en el diseño

Es cierto que tiene un año de antigüedad y hay una Tacoma más joven en el escenario, pero la Colorado sigue siendo la referencia de diseño del segmento. Su estilo es deportivo y atractivo, aunque discreto. Entre más se admiran sus líneas simples, su audaz fascia delantera y sus estrechos huecos en los paneles, más atrae nuestra atención. Pero también están los detalles. Con su parachoques CornerStep de mayor profundidad en la caja, su almacenamiento bajo el asiento de la segunda fila, sus puertas con triple sello, el capó de aluminio (primero de su clase) y sus parrilla aerodinámica con obturadores activos, la Colorado fue diseñada para funcionar tan bien como se ve.

En el interior, la historia es muy similar. La mezcla de materiales y presentación de diseño no es tan fresca u original como en la Tacoma, pero los aspectos ergonómicos y la facilidad de uso no tienen rival. “La ergonomía sigue siendo espectacular”, dijo Kong. “La región de la consola central más estrecha y fácil de alcanzar coloca todo dentro del fácil alcance de un brazo extendido”. Vance agregó: “El interior no tiene adornos excesivos, pero tiene todas las funciones básicas, incluyendo un asiento trasero en el que el respaldo se abate y la parte inferior se sube para proveer un área de carga junto con algunas casillas”.

Desempeño de las características planeadas

La navaja suiza. Hay muchas maneras de describir a la inmensamente versátil Colorado. Con el nuevo Duramax, el caballo de batalla mediano de Chevy logra el mejor ahorro de combustible de su clase, una facilidad de conducción extraordinaria y hasta 7,700 libras de remolque y 1,547 libras de capacidad de carga útil. ¿Podemos llamarla una navaja suiza para todo uso? Si opta por el V-6, el remolque y la carga útil se ajustan a las todavía impresionantes cifras de 7,000 y 1,580 libras, respectivamente. ¿Quiere probarla en el sendero Rubicon? La nueva Trail Boss con un diferencial trasero con bloqueo, cubierta protectora de la caja de transferencia y excelentes neumáticos Goodyear, está lista para intentarlo. ¿Necesita una camioneta comercial sin la caja? La Colorado es la primera en su segmento en ofrecer un paquete sin caja para mejoras de carrocería personalizadas. ¿Desea conectarse a Internet o alimentar varios dispositivos? La Colorado ofrece una zona de acceso 4G LTE Wi-Fi y hasta cuatro puertos USB. ¿Tiene un iPhone? El sistema MyLink de la Colorado ahora cuenta con Apple CarPlay, con lo que permite el uso de una variedad de apps a través de la pantalla táctil multicolor montada en el centro.

“La Colorado tuvo un buen desempeño en todas las pruebas”, dijo Martinez. “Remolque, transporte, navegación, ajetreo, carreteras suaves; fue muy impresionante. El potente tren motriz agradablemente ordenado, su atractivo diseño, la extensa lista de amenidades, su ahorro de combustible superior y su útil versatilidad dan un impulso adicional a la marca Colorado y al popular segmento que ocupa”. Y en última instancia, eso es más que suficiente para que la Chevy Colorado 2016 sea una camioneta merecedora del título Camioneta del Año de Motor Trend por dos años consecutivos.