Primer Manejo Pruebas

Kia Rio 2018: Primer Manejo

Olvidándose de su pasado.

Olvidándose de su pasado.

Durante cuatro generaciones y 17 años, el Kia Rio ha estado en el mercado internacional llevando a miles de familias a sus destinos. La primera generación, que llegó como año modelo 2000 a los Estados Unidos, fue el auto más barato que se podía encontrar en el mercado, pero las malas críticas y su calidad extremadamente pobre hicieron que el subcompacto no tuviera mucho éxito. Unos años más tarde, cuando se presentó la tercera generación, una comparativa de Motor Trend en febrero de 2012 puso al Rio como el último de su segmento. “Ninguna persona racional pensaría que el Rio está relacionado con el Accent”, dijo Jonny Lieberman en esa comparativa. Para 2018 la historia es diferente. Kia quiere olvidarse del pasado y espera que el Rio 2018 sea un buen primer auto o un modelo eficiente para quienes únicamente tienen que manejar unas millas al día para llegar a la estación de tren.

Sabemos que la marca coreana ha llegado muy lejos últimamente en cuanto a calidad se refiere, ganando dos años seguidos el Estudio de Calidad Inicial de J.D. Power. Y a pesar de eso, Kia quiso renovar el Rio con un estilo Europeo, dejando como encargado a su estudio de diseño por esos lares. Con una mejor ingeniería detrás del Rio y un diseño europeo, la marca está lista para hacer de su compacto una gran opción en el segmento. Para comprobarlo, viajé a Baltimore para conducir el nuevo Kia Rio 2018.

Durante la presentación, Orth Hedrick, vicepresidente de planificación de producto, habló sobre el valor que tiene el Rio, y por un precio de $13,990 dólares para la versión base con transmisión manual o $14,990 para la automática del sedán, el subcompacto representa una gran propuesta. Sin embargo, la versión base (que es la LX) tiene un equipamiento muy pobre. Las ventanas y los espejos son manuales, no hay control remoto para abrir el vehículo y los paneles de las puertas cuentan con terminados duros donde normalmente ponemos nuestro brazo. No hay descansabrazos ni ningún tipo de infotenimiento, aunque sí cuenta con Bluetooth. Sin embargo, la versión que manejé fue la más equipada (EX) y debido a que todavía no tiene precio es difícil poder pensar en el valor. Las versiones S y EX todavía no cuentan con un precio específico, pero si nos fijamos en el modelo actual, podremos esperar que el modelo más equipado esté alrededor de los $20,000 dólares.

Todas las versiones en los Estados Unidos están propulsadas por un motor 1.6 litros de inyección directa de cuatro cilindros que entrega 130 hp y 119 libras-pie de torque, 8 caballos menos y 4 libras-pie de torque menos que el modelo 2017. Las versiones S y EX únicamente están disponibles con la transmisión automática de seis velocidades. La versión EX cuenta con mucho equipamiento adicional como asientos de cuero, volante tapizado en cuero, vidrios y espejos eléctricos, una consola central que actúa como descansabrazos, así como mucho equipamiento de conveniencia como una pantalla de siete pulgadas con el sistema UVO 3, Apple CarPlay y Android Auto y cámara de visión trasera.

Todo esto es un gran equipamiento para un auto subcompacto, aunque la competencia cada vez se pone mejor. El Chevrolet Spark y el Honda Fit cuentan con este tipo de equipamiento y para que Kia pueda colocarse bien en el mercado necesita de una buena estrategia de precio. Si el modelo alcanza los $17,000 dólares, muchos dejarán el Rio por el Forte, algo que a Kia le conviene para tener más rentabilidad, pero es un juego en el que no quiere participar.

Y a todo esto, ¿cómo se maneja el nuevo Rio? Su motor y transmisión hacen un buen trabajo conjunto para entregar una potencia decente y mover a un paso adecuado al hatchback o sedán subcompacto. No deslumbra por su rapidez, pero satisface las necesidades que muchos tendrán cuando piensen comprar este modelo. La dirección entrega muy poca sensación de lo que ocurre al frente de las ruedas, y la suspensión hace un buen trabajo al absorber los desperfectos de la carretera. El uso de acero de alta resistencia en esta nueva generación hizo que el Rio cuente ahora con un chasis 30 por ciento más rígido que antes. Y las mejoras que hubo en términos de insonorización hacen una gran diferencia en comparación con el modelo anterior. El ruido del viento y las vibraciones del motor se sienten menos en la cabina. Por otro lado, la versión EX cuenta con frenado de emergencia automático y alerta de choque, algo que prácticamente nunca vemos en los modelos subcompactos.

En el interior encontramos un buen espacio para las piernas, cabeza y hombros en la parte delantera y trasera. Este periodista de seis pies cupo perfectamente detrás del asiento del conductor que estaba ajustado a mi manera. Los asientos traseros son abatibles desde la versión base, mientras que la versión EX cuenta con un cargador USB para los pasajeros que viajen en la fila trasera. Los cambios que se realizaron en el diseño de la parte trasera le dieron al Rio más apertura para artículos grandes.

En cuestiones de diseño, el Rio tiene un gran potencial. En la calle, el pequeño vehículo tiene mucha presencia y sus líneas europeas lo hacen sobresalir en comparación con el resto de la competencia. Y esa es una gran diferencia. Mientras otras marcas enfocan sus vehículos subcompactos en los mercados emergentes, Kia enfocó el Rio en Europa, uno de los lugares donde mejor se vende y lo posicionó en todo el mundo para darle una mejor oferta a quienes buscan un vehículo en esta categoría. La marca espera vender 1.6 millones de unidades a nivel mundial de este modelo. Es tan importante que el Rio es el auto más vendido de Kia en todo el mundo y aunque los mercados se están enfocando cada vez más en los crossovers, para Kia el Rio no se puede olvidar.

Kia espera que el Rio 2018 entregue 28/37/32 mpg en ciudad/carretera/terreno combinado para los modelos hatchback y sedán que estén equipados con transmisión automática, mientras que los que cuenten con la caja manual tendrán una autonomía de 27/37/32 mpg. También se espera que el Rio cuente con la calificación Top Safety Pick por parte del IIHS.

A pesar de ser un segmento pequeño en los Estados Unidos y con poca rentabilidad, el Rio es un modelo importantísimo para Kia y el hecho de que finalmente lo tengamos en suelo estadounidense representa una opción más para quienes buscan algo en esta categoría. Ya sea un primer vehículo o un modelo económico para transportarse a la estación de tren, el Rio espera atraer a más clientes.