Car of the Year

Kia Cadenza: Contendiente al Auto del Año de Motor Trend 2017

Se comporta como un viejo sedán de lujo estadounidense de gran tamaño

Se comporta como un viejo sedán de lujo estadounidense de gran tamaño

Nos gusta: su asiento trasero tan grande como el de una limusina, y su lujoso habitáculo.

No nos gusta: la dinámica de arador geriátrico exacerbada por los controles de asistencia de estabilidad.

Condujimos este auto espalda contra espalda con su competidor directo, el Buick LaCrosse, y la mayoría de nosotros preferimos el Kia Cadenza. A Ed Loh le pareció que el interior en cuero y costuras con patrón de diamante era “de mucho mayor calidad que el del LaCrosse”. Kim Reynolds dijo con entusiasmo: “Es sólido y refinado, bien diseñado. Realmente pone el Buick en un transportador de vuelta a Michigan (o a donde sea)”. Angus MacKenzie lo encontró “más fluido y refinado”, añadiendo que su “motor es más sensible y su transmisión realiza los cambios con más rapidez que la transmisión aletargada del Buick”. Cuando se fabriquen mejores Buick, Kia será quien lo haga”. Si esa era la intención, Cadenza lo hizo muy bien.

 

2017 Kia Cadenza SXL front three quarter in motion 02

Pero ¿es Buick el mejor objetivo? Loh dijo que Kia debió haber intentado “vencer al Avalon de Toyota”. Pero fracasó en esa misión al carecer de la nítida dinámica de conducción del Avalon (finalista del premio al Auto del Año 2013). En su defecto, el Cadenza se comporta más “como un viejo sedán de lujo estadounidense de gran tamaño, y no como un Avalon silencioso, fluido pero sorprendentemente rápido y moderno”.

El propósito del modo de conducción Smart nos desconcertó. No se ajustó el cinto al atacar nuestra pista sinuosa (lo que provocó que Mark Rechtin dijera, “En cuanto a dinámica, esta cosa ara como una F-350 con cuchilla para nieve”), ni agregó suavidad al recorrer los baches y topes de las superficies especiales, decepcionando a Scott Evans cuando no pudo cumplir con “el paseo en la alfombra mágica que había previsto”.

En otros criterios, el gurú de diseño Tom Gale encontró que parte de las líneas de la carrocería se contrarrestan unas con otras, alternando entre adelgazar y ensanchar el volumen visual de la forma. Y a pesar de actualizar de seis relaciones de engranaje a ocho, el ahorro de combustible sigue siendo de los peores en su segmento.

Por ende, no hay premio.

 LOS CONTENDIENTES