Pruebas

A Fondo con el Kia Cadenza 2017

Gran diseño, gran equipamiento, no muy tan buen manejo.

Gran diseño, gran equipamiento, no muy tan buen manejo.

Cuando Kia presentó el Cadenza en el Auto Show de Nueva York el año pasado, muchos nos quedamos impresionados con el diseño que la marca coreana le entregó a su sedán de tamaño completo. El Cadenza llegó en un momento difícil para los sedanes. Por un lado, llegó para darle más competencia al Nissan Maxima, pero por el otro lado las ventas de los sedanes han estado cayéndose fuertemente en el último año, dando más espacio a los crossovers y SUVs.

Aún así, Kia diseñó un Cadenza elegante, como suelen ser sus modelos más nuevos. El Cadenza tiene un tipo de aspecto de lujo, de querer competir para más de lo que en realidad es. El diseño no es sólo por fuera, también por dentro. Los terminados en el interior del Cadenza son de buena calidad. Nuestro modelo Limited, la versión más equipada, contaba con asientos tapizados en cuero Nappa con costuras tipo diamante en los costados. Todo el interior era el mismo color a excepción de los pilares y el techo, algo que se ve elegante, pero en realidad nos gustaría ver más combinaciones para atraer a un público más joven. También encontramos terminados de piano black y madera en color negro que agregan a esa presentación elegante.

2017-Kia-Cadenza-SXL-rear-three-quarter-in-motion

Mecánicamente, nuestro Cadenza estaba equipado con el motor 3.3 litros V-6 que entrega una potencia de 290 caballos de fuerza y 253 libras-pie de torque y está asociado a una transmisión automática de ocho velocidades. El motor tiene la potencia suficiente para mover a este vehículo de 3,630 libras, pero no destaca por ser rápido. Sin duda nos gustaría ver un mejor desempeño, sobretodo cuando nos incorporamos a la carretera. Toda la potencia es enviada a las ruedas delanteras y para un manejo un poco más entretenido tenemos la posibilidad de hacer los cambios de la transmisión con las paletas de cambio al volante. Además hay un modo de selector de manejo que permite conducir en modo Normal, Sport y Eco. En modo Sport, podemos notar que el motor trabaja a mayores rpm, y aunque la respuesta de la dirección se vuelve un poco más rígida, no lleva el nombre de Sport en la sangre.

Por el otro lado, el manejo es tranquilo y sereno. Kia hizo un buen trabajo en impedir que el ruido de afuera se colara a la cabina, aunque cuando conducimos por la carretera sí escuchábamos ruido que llegaba de los neumáticos. Los asientos fueron muy cómodos durante los viajes largos y en el asiento trasero viajaron confortables dos adultos. Tres adultos no viajarían de forma tan cómoda, ya que la persona que se siente en medio tendrá un poco de problemas con el túnel de la transmisión, pero sí disfrutarán el techo panorámico para una sensación de una cabina más abierta.

Donde nos seguiremos quejando es con el sistema de infotenimiento UVO3, que a pesar de que es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, las gráficas comienzan a mostrar su edad y el sistema es un poco lento en responder a los llamados del conductor. Un head-up display mostraba amablemente las indicaciones del sistema de navegación y durante todo el tiempo desplegaba la velocidad a la que viajábamos. No hace falta mencionar que estas son características que normalmente encontramos en un vehículo de lujo, pero que Kia ha logrado equipar en un sedán por un precio decente.

2017-Kia-Cadenza-SXL-cockpit

Hablando del precio, el Kia Cadenza inicia desde los $32,890 dólares incluyendo gastos de envío, pero nuestro modelo totalmente equipado llegó hasta los $45,290 dólares. El precio no es malo para todo el equipamiento que uno recibe, pero nos gustaría que pudiéramos experimentar un manejo más deportivo y divertido con este sedán de tamaño completo.

No podemos dejar de hablar del ahorro de combustible. El Cadenza 2017 entrega 20/28/23 mpg en ciudad/carretera/terreno combinado. Esto es un poco más bajo que el Maxima, que entrega 21/30/25 mpg, pero recordemos que el Maxima cuenta con una transmisión CVT, que sin duda ayuda a mejorar el ahorro de combustible, pero no nos deja completamente satisfechos en cuanto al manejo.

Así es pues el Kia Cadenza, un sedán de tamaño completo que prueba el esfuerzo que Kia ha hecho en los últimos años para equipar y diseñar a sus vehículos con mejor calidad. Falta mejorar en cuanto al desempeño en el volante y que el conductor sienta emociones. Ahí viene el Kia GT Stinger, una prueba de que la marca coreana está detrás de ello.